jueves, 8 de marzo de 2007

El Ser Humano y su Comportamiento

Harvey William Vanegas B
EL SER HUMANO Y SU COMPORTAMIENTO

AGRADECIMIENTOS

Quiero agradecer y reconocer que he tenido la fortuna de relacionarme con personas que han aportado para mi formación personal, como mis familiares, compañeros de trabajo, jefes, amigos, vecinos... y, por supuesto, mi familia, mi esposa, que siempre ha estado a mi lado incondicionalmente, y mis hijos que me enseñan a diario lo que es un niño. A mi cuñado Carlos Alberto que siempre estuvo ahí apoyándome en la realización de este libro con su colaboración y aportes
Agradezco también a una gran persona que ha trabajado mucho en la formación de este ser humano, que hoy se inspira para escribir estas notas, ya que ella con sus consejos, afecto, comprensión, amor maternal, humanismo y ese gran don de ser humano que la caracteriza, el cual vive enseñando día a día, siendo un ser que admiro mucho, me siento orgulloso de que sea mi madrina y amiga. Le doy gracias a Dios, por haberla puesto en mi camino, a la Señora LIGIA REY.
PRÓLOGO

En el transcurso de mi vida, y de las experiencias aprendidas, investigadas, y vividas con mi familia y la sociedad que me rodea, he venido observado a las personas, las cuales a diario me viven aportando enseñanzas buenas y malas, reacciones y comportamientos variados ante situaciones cotidianas, por lo que he analizado los hábitos de las personas en su diario vivir, en su entorno.
Además, me he basado en la investigación, que he realizado durante años, en libros escritos por sicólogos, médicos, profesionales con experiencia en este campo, entre otros están los Dres. Paulino Castells y Tomas J Silber, con su libro "Guía Práctica de la Salud y la Psicología del Adolescente"; la Dra. Hanna Barlett, con su libro, "Habla con tu Hijo"; El Rabino, Profesor de la Universidad de San Diego, Wayne Dosick, con su libro, "Reglas de Oro: Los Diez Valores que los Padres deben Enseñar a sus Hijos"; los doctores Vladimir Gessen y Maria Mercedes de Gessen, con su libro, "Psicología para todos"; y la compilación, Larousse De Los Padres, realizada con la participación de varios doctores en diversas áreas de la medicina.
Estos libros, entre muchos otros, que he tenido la fortuna de leer, me han servido como soporte para sacar mis propias conclusiones del comportamiento de las personas en una sociedad como la nuestra, llegando a la conclusión general que El comportamiento de las personas es independiente de su forma de pensar y es precedido e influenciado por sus sentimientos, sin importar la clase o el estrato social en que el individuo se desenvuelva.
Cierta vez escuché a mi cuñado decir que un filósofo del siglo XVII había dicho "Pienso luego existo"; esta frase despertó en mi la curiosidad de enlazarla con los comportamientos que venia observando en las personas en sus casas, sus trabajos y, en general, en su diario vivir en comunidad como reuniones sociales, familiares o de trabajo.
En principio creía que las personas se comportaban de diversa forma porque se dejaban llevar de sus pensamientos y, que por sus acciones se podía creer que no pensaban antes de actuar. Sin embargo, al leer de Rene Descartes, el filósofo francés del siglo XVII, matemático, abogado, teórico de la ciencia y sacerdote, que entre otros aportes dejo la teoría cartesiana, y que enunció la frase que motivo este escrito, argumentando que algo existía porque alguien pensó en ello previamente, y que al hablarse del comportamiento, según mi consideración, debía existir primero el sentimiento que invita a crear para luego sí pensar en lo que se va hacer y terminar en la acción. Así pues, en principio debía existir un sentimiento, no comprensible a la razón del pensamiento, pero que genera éste.
Las personas adultas tenemos serios problemas para cambiar nuestra manera de pensar, especialmente en los temas que tienen relación con los sentimientos, muy subjetivos al tratarse de un tema tan personal.
Por esta razón, si se quiere ayudar a las personas se debe intentar cambiar los esquemas del pensamiento para así entrar a resolver los problemas que nos afectan y tomar una decisión mas acertada en la vida diaria, especialmente en lo referente al trato con las personas que nos rodean.
Además, al observar las personas que están en medio de una situación especial ellas manifiestan cambios físicos que denotan sus cambios psicológicos; el rostro pone en evidencia las características sicológicas del individuo en ese momento, sea esta cualquier emoción o preocupación, como alegría, tristeza, miedo, duda, terror, o cualquiera otra. Asimismo, se hacen notorios los sentimientos negativos como la envidia, la ira, el dolor, la intolerancia, el irrespeto, y sus manifestaciones físicas como la violencia, entre otras. Cuánto más, se notarán los sentimientos positivos como la alegría, el amor, el cariño, la tolerancia, la comprensión, el respeto o la honestidad. Lo importante, entonces, es la transformación de las manifestaciones negativas de los sentimientos en positivas; objetivo que este ensayo pretende aportar en quienes así lo deseen.
Por eso una de mis primeras inquietudes en el desarrollo de este ensayo fue la viabilidad del cambio en los seres humanos, especialmente en un tema tan personal como son los sentimientos.
Sé que es una tarea complicada, porque así como cuando era niño hoy me pregunto: ¿Por qué los adultos se golpean y no dialogan? ¿Por que se debe de arreglar las diferencias con violencia?
Aún no obtengo una respuesta que me complazca.
Una de las cosas que he venido aprendiendo en el transcurso de mi vida es analizar a las personas independientemente de su entorno. Desde la niñez me gustó observar y preguntar por todo. Se despertó en mí el interés de saber y de aprender; preguntaba como cualquier niño ansioso de respuestas y averiguaba a otras personas cuando la respuesta obtenida no era suficiente. Definitivamente no me quedaba con la duda. Entonces, hay que dar el primer paso para resolver esta inquietud; este ensayo es el resultado de aquella intención.
Talvez no suceda como cuando en la niñez se me presentaron dichas preguntas con relación al comportamiento de los adultos, y sólo obtenía respuestas evasivas como "Este chino si que es preguntón" o "porque sí".Sé, que así como cuando al insistir en mi empeño, obtenía una respuesta que aunque no me convenciera o no fuera la correcta para mí, obtenía la atención necesaria. Usted, también me dará una respuesta y, por qué no, obtendrá una para sí.
Lo importante es que empiece a pensar en el por qué de su comportamiento y a razonar en sus respuestas.
Espero, sin embargo, que no suceda como cuando los adultos con tal de sacarle el cuerpo a los niños, evaden la pregunta o se inventan respuestas para salir del paso, tales como que la Cigüeña viene de París y es la que trae los niños, o que el Ratón Pérez deja siempre una moneda debajo de la almohada cada vez que mudan de dientes, y se acepte la invitación para que todos empecemos a cambiar los hábitos de comportamiento y de enseñanza con los hijos.
Recuerde que de la misma manera que en el rostro se manifiestan los sentimientos, las decisiones también son notorias, no vaya a ocurrir como cuando las personas mienten evada la mirada, se comporte intranquilo, y en sus expresiones denote una angustia o cualquier otro sentimiento negativo.
Es importante afianzar en nosotros mismos la decisión de cambiar y emprender el camino para hacerlo.
Así pues, la intención que tengo al escribir estas palabras es dar a conocer mi punto de vista de la sociedad en la cual vivo y la que he venido observando, especialmente en lo referente al comportamiento y los sentimientos de las personas en el ámbito social.
No obstante, estoy hablando de la sociedad de la que hago parte; y, entonces, soy parte del problema o de la solución. Este libro es mi respuesta: Es mi aporte a la solución de los problemas de la sociedad, dándole al individuo una respuesta referente a sus sentimientos.
Es gratificante para mí servir de ayuda, porque desde el momento que tuve la necesidad de escribir fue con la intención de compartir, de dar a conocer mi opinión, a las personas que me rodean, quienes, de una u otra forma, me han permitido obtener estas conclusiones. Así, algunas se sentirán identificadas con mi punto de vista de que lo importante es cambiar el comportamiento de las personas para cambiar la sociedad.
Son ustedes, los miembros de la sociedad, quienes me han venido enseñando y aportando el material de este ensayo, de ésta manera, quienes han dado respuesta a mis inquietudes y preguntas.
Es importante, entonces, redundar en el aspecto de que escribí estas notas con la intención de aportar a la sociedad más no de criticar a nadie en particular. El motivo es dar un aporte a la juventud que está empezando a vivir en un mundo que da la impresión que quién sobrevive es el más astuto o, quizás, el más mentiroso. La sociedad que en ocasiones olvida los valores que la ayudaron a formarse, o por lo menos eso pareciera, es la que me inspira, y genera en mí la necesidad de dar a conocer mi posición a quienes me rodean, que hacen parte de mi vida. Es necesario emprender el cambio como individuos para gestar el cambio en la sociedad
Para responder la pregunta del por qué de este tipo de comportamientos negativos, y las razones de la falta de entusiasmo para cambiar, especialmente por parte de los adultos.
La enseñanza que debemos a nuestros hijos no es más que un legado y compromiso moral.
Las falencias con respecto a la formación de nuestros hijos suceden tal vez por la falta de interés de los adultos para escucharlos, o peor aún, para cumplir el deber de orientarlos. Recuerden que los niños aprenden más rápido si sus padres les enseñan, en el momento que se les dedique tiempo. Entre más se desarrolle el niño en el ámbito de la expresión y la comprensión mejor va a ser su desarrollo en la vida social.
Surge entonces una cuestión, los padres debemos tener Sentido de Pertenencia empezando con nuestra familia, no es solo de acciones, sino también de pensamientos.
Entonces, el Sentido de Pertenencia debe entenderse como el conjunto de valores donde se pone en practica la responsabilidad, honestidad, respeto, cuidados, lealtad, tolerancia, amor por lo que se hace, etc. Complementándose con muchísimos valores más.
Los jóvenes, en ocasiones no hacen las cosas lo mejor posible porque se tiene pereza hasta de pensar. Tal vez es producto de la época, porque estamos en un mundo en donde, en la medida que pasa el tiempo, la ciencia nos va facilitando todo. Se está viviendo una era de revolución tecnológica, va siendo menor el esfuerzo que debemos hacer para conseguir o hacer algo, ya se ha inventado desde sistemas eléctricos para cortinas, encendido de luces por voz, robots y muchos aparatos más que, día por día, hacen que las personas dejen de esforzarse para conseguir algo. Con el tiempo, esta misma tecnología, termina por alejar más a las familias, es por ejemplo, el caso de los jóvenes que dedican más tiempo a los juegos de video, chatear, Internet, entre muchas otras actividades propias de la era. En las familias se ha perdido la costumbre de tomar los alimentos en la mesa, acompañado de los demás miembros del núcleo familiar, se prefiere aislarse en otras ocupaciones o tomar los alimentos mientras sé esta frente al computador, televisor o en el cuarto en solitario. Los jóvenes se encierran con el equipo de sonido a todo volumen, escuchando la "música moderna", para su consideración, y prefieren recibir allí sus alimentos con tal de escuchar las cien canciones más sonadas del momento sin ser interrumpidos.
Con esto no quiero dar a entender que la culpa de la falta de Sentido de Pertenencia sea de la ciencia, o de la revolución tecnológica; sino, que diera la impresión que el ser humano la utiliza como una forma de limitar su energía para llegar a ser menos productivos, y de paso un motivo para descuidar a la familia.
Este tipo de comportamientos, en los jóvenes se lleva acabo bien sea porque los padres no les han inculcado este tipo de responsabilidad, o por la sencilla razón que no les interesa. Como en ocasiones ellos mismos responden.
Recordemos que un joven mal preparado tanto cultural, como socialmente, con el tiempo va hacer un ser humano con tendencia a ser un mediocre; y, peor aún, si no llegase a reaccionar en algún momento de su vida.
Nosotros, los adultos, tenemos un gran compromiso con estos jóvenes, que son el futuro de esta sociedad, más aun, el compromiso con nuestros hijos.
Recuerde que llevar a nuestros hijos por el camino de la sabiduría contribuiremos formando seres humanos inteligentes, sabios, que sobresaldrán ante los demás. No quiero invitar a una competencia egoísta, donde ustedes, mis queridos lectores, se irían a preocupar más por los suyos; la función del adulto es enseñar a todos los que la necesiten, ya que somos lideres para enseñar el camino que estos jóvenes deberán transitar para construir un mundo mejor, o como diría en este caso, una Colombia mejor: ¡Mi Colombia!
Por último, en este ensayo hago mucho énfasis en los niños porque ellos son el futuro de la sociedad y están a tiempo de remediar nuestros errores. Sin pretender con ello excluir a los adultos, ya que nunca es demasiado tarde para entender y cambiar.
Todas las personas nacemos con la capacidad de ser felices, y ese es el motivo de la vida, de nosotros depende cómo queremos vivir en esta sociedad que nos han dejado nuestros padres y abuelos... Así, como nos interesamos por sacar adelante a nuestros hijos y familia deberíamos de ayudar a sacar adelante esta sociedad que hace parte de esta misma familia que se llama Colombia.
Al finalizar este libro, en una serie de fábulas y cuentos cortos encontrará la aplicación efectiva de los principios de convivencia aquí tratados. El efecto de los sentimientos en el quehacer diario de los seres humanos y la forma de crear de nuestra sociedad un mejor vividero y de nuestra vida un ejemplo del camino a la felicidad.
Los sentimientos y la vida, entendida ésta como el cúmulo de experiencias, relaciones, sueños e ilusiones, propias del ser humano, son de orden subjetivo y personal; la intención con este título y su complemento de fábulas es compartir con ustedes la visión que tengo de un mundo mejor, que espero aprovechen, la debatan, la compartan o la rechacen, de tal manera, entre todos haremos posible esta realidad. Cada uno desde su propia subjetividad, pero con una meta común: ofrecer una mejor sociedad a nuestros hijos, dejar un mundo mejor…
William Vanegas


CAPÍTULO I
EL SER HUMANO Y SU COMPORTAMIENTO
Con la edad que tengo y mi poca experiencia relacionándome con las personas, he venido observando, investigando, y aprendiendo que el comportamiento del ser humano es independiente de su forma de pensar y está precedido por un sentimiento.
Las personas actuamos, nos expresamos dependiendo el estado emocional en el que nos encontremos, porque en el momento de reaccionar ante una situación primero se siente, luego se piensa y se termina en la acción. De alguna manera, aún se preserva en los seres humanos la reacción instintiva.
Se dice que los sentimientos como el orgullo, la vergüenza o la culpa, por señalar solo algunos, son un conjunto de necesidades y deseos que se adquieren en el transcurso de la vida. Las personas, desde muy corta edad, aprenden a sentir emociones, sentimientos, en el ámbito social y en los hogares, los cuales son producto de un aprendizaje diario aportado por los miembros de la familia y la sociedad, es decir, por el entorno en el que se vive. Pero, estos hábitos, costumbres y formas de sentir, se pueden modificar para bien. No necesariamente se debe establecer que el entorno en que se vive es un obstáculo insalvable para el cambio, tampoco se puede concluir que el ser humano es o será porque viva en cierto lugar de un país o barrio, porque de esta manera se limitaría la capacidad humana, ya que así como se aprenden ciertos sentimientos, hábitos o costumbres, se puede aprender a corregirlos cuando se está equivocado o se consideran mal enfocados.
Las personas aprenden primero a sentir. Esto sucede desde que se encuentra el bebé en el vientre de la madre. En el momento que la madre presenta una emoción éste lo percibe. De esta manera, el ser humano antes de su nacimiento ya puede establecer contacto con el mundo exterior desde el seno materno y, también, le empieza a afectar la relación que establecerá con la sociedad. En principio le afectan los estados de animo de su madre, a partir del quinto mes el niño ya ha desarrollado su sistema nervioso y empieza a relacionarse con el mundo, entonces, se puede decir que desde mucho antes de que nazca el hombre empieza a recibir estímulos del mundo exterior, y a medida que aumentan las emociones de la madre el futuro bebé participa de estas emociones del mundo externo.
Así, el bebé no tiene otra alternativa que el mundo intrauterino que le brinda la madre; por esto, es importante brindarle a éste ser lo mejor y alejarse de todo lo que sea desagradable en el mundo exterior, en procura de brindarle sentimientos positivos.
Cuando el niño nace, a partir de este proceso de aprendizaje, identifica los ruidos, los gritos, las discusiones en voz alta, que manifestaban cambios en su madre y que afectaban su psicología. Con estos ruidos, cuyo origen aún no son capaces de identificar, los niños suelen ponerse intranquilos y tensos. Al momento de nacer recordaran la voz de las personas ruidosas y poco amables, las voces de sus padres y de las personas que lo rodeaban en ese mundo exterior cercano a su madre. Así pues, las primeras impresiones para el bebé son positivas, ¿se pueden imaginar la influencia que tendrán en su desarrollo anímico y en su adaptación a la sociedad?
Talvez, se piensa que nueve meses de gestación son muy pocos si se toma en cuenta cuántas horas de la vida se pierden inútilmente en un erróneo aprendizaje de las reglas sociales. Sin embargo, en ellos se sientan las bases, y es ahí en donde el ser humano entra en la tarea de escoger lo que más le convenga y analizar lo que es bueno y malo para su formación social; desde este primer momento deben sus padres desempeñarse en la formación de este ser, en un acuerdo socio-cultural entre hombres y mujeres, con el único fin de darle y enseñarle lo mejor que tiene esta sociedad, corrigiendo las malas actitudes, orientándolo desde este mismo momento.
Es importante recordar que el lazo emocional que une al bebé a su madre puede decirnos que cuando la mamá llora el bebé llora, cuando la mamá se estresa él bebe se estresa, de allí nace una de las teorías de la depresión, la del origen gestacional. Las madres que han atravesado por embarazos traumáticos le deparan un mal inicio a la vida social del bebé, es él quien más lo siente, como si la criatura tuviera que nacer con ésta condición negativa en su vida y, en un futuro, estos seres deben empezar a atravesar por situaciones difíciles de depresión, como:
• autoestima baja
• llanto frecuente
• conducta dirigida a lastimarse a sí mismo
• aislamiento social
• manifiesta acerca de atentar contra su vida
• fobia a la escuela
• estado de ánimo irritable o depresivo; etc.
Las anteriores son características dependientes de la personalidad del niño y de la etapa del desarrollo en que éste se encuentre. Si se deja solo a un niño por algún tiempo él termina por convertirse en "papá" o "mamá" y lo manifiesta en el momento que este jugando con sus muñecos, y en el juego expresa sus temores y necesidades.
En una etapa previa, un niño de corta edad, empieza a encontrar alternativas que implican la necesidad de tomar una decisión por alguna situación que se le presente. Puede decidir sí es importante o no para él, en principio, y la forma de reaccionar ante ésta, en un proceso continúo de aprendizaje.
Entonces, las personas tienen la ventaja de decidir cómo se debe reaccionar en un momento dado desde su primera infancia, hacia los dos años de edad. Lamentablemente queda de este proceso de aprendizaje hábitos erróneos, muchas veces se dejan llevar por sentimientos negativos, especialmente por aquel que se llama "ira", una reacción agresiva ante el entorno, en procura de proteger algo que se considera personal, como una personificación atemporal del Mío.
A partir de estos sentimientos, manifiesta agresión y genera en el "adversario" otros sentimientos igualmente negativos. Así pues, cuando la persona que esta recibiendo este dolor a la vez está generando un sentimiento de inconformidad, desacuerdo, ira, entre otros.
Cuando una persona roba, mata, hiere, ama, por señalar solo algunos comportamientos, es motivado por un sentimiento. Inclusive cuando un padre corrige a su hijo, discute con su patrón o su pareja, estos comportamientos varían dependiendo de la situación, a mayor dolor mayor reacción, tal como sucede en lo físico.
Un ejemplo muy sencillo es cuando nos tropezamos con alguien por la calle sin ninguna intención de lastimarlo, y este tropezón es leve en dolor sé opta por pedir disculpas, y la persona que se le empujo las acepta, acompañadas de una sonrisa y una respuesta como "no hay cuidado", "tranquilo". Si se es agresivo, como cuando las personas optan por este tipo de comportamientos y atentan contra la integridad del otro, no siempre de manera leve, la persona agredida opta por reaccionar de forma agresiva porque en el momento de la agresión fue tanto el dolor que la llevo a pensar en una reacción de esta índole.
Las personas deben, entonces, aprender que todo lo que sienten, digan o hagan, debe hacerse con amor, siempre buscando el beneficio de los demás. Cuando se quiere algo, normalmente se cuida mucho, llámese un juguete, una loción, una carta, todo aquello que represente algo importante y que tenga un valor sentimental; por eso, debería dársele la debida importancia a todo y a todas las personas que nos rodean, ya que, de una u otra forma, se sufre o se siente dolor al saber que un familiar, un amigo, el vecino, o cualquiera otro, este atravesando por una situación que no nos gustaría vivir, por mas odiosa, o intolerable que ésta sea. Las personas normalmente niegan sus propios sentimientos ante los demás y ante sí mismos, porque consideran que el decir lo que sienten es inapropiado, falto de respeto, ridículo.
Entonces, si se va a decir o a reclamar algo, se debe de hacer con amor, tacto, y respeto. Así no se estará generando en los semejantes un sentir diferente al del entendimiento, sin entrar en discusiones o enfrentamientos, sentimientos que ocasionarían mas daño; ya que cuando se causa molestia en el otro, no deja de afectarle a uno mismo. De igual forma, cuando no se entiende lo que otros quieren decir se siente inconformismo o ira hacia el otro; llegamos a pensar cosas desagradables hacia la persona que hizo el reclamo o la sugerencia o, en casos extremos, a actuar de forma agresiva, dependiendo de la importancia que se le llegue a dar la situación.
Pero, estas reacciones no son producto del momento, las personas empiezan a adoptar estas emociones desde el principio de su infancia por la misma convivencia que tienen con la sociedad y, sobretodo, con la familia, que colabora con su formación; sin embargo, hay parámetros que enseñan los comportamientos que se deben tener ante los demás.
En ocasiones se niega la realidad, se llegan a tomar decisiones respecto a cómo comportarse, aún a sabiendas de lo que se hace puede traer consecuencias negativas y en vez de optar por una reflexión positiva, se opta por cerrarse a la idea y se termina por llevar a cabo su propósito, así le este ocasionando daño a los semejantes.
Luego, cuando se tiene la oportunidad de reflexionar, las personas se dan cuenta que se ha cometido un error, o una equivocación mayor, y terminan culpándose por sus acciones, que no fueron más que reacciones tomadas a la ligera por la falta de reflexión. Por eso, es aconsejable que el ser humano aprenda desde pequeño a amarse a sí mismo y a todo lo que lo rodee, ya que así podría entender a sus semejantes. Mientras que las personas no se conozcan a sí mismas y sus sentimientos, nunca podrá entender a su prójimo, mucho menos podrá pedirle que lo comprenda, ya que se tiene el gusto de pedir, pero no de dar. Hay que aprender a dar para luego recibir. "Riega hoy y recogerás mañana."
Los adultos, representan un papel importante en la formación de los niños ya que sé ha creído desde muchos años que la edad es sinónimo de sabiduría, su función es ser maestros, por esto tienen un compromiso con la sociedad: Formar los niños, seres que están empezando a conocer el mundo que se les va a dejar. Al ayudar en la formación de los niños se está colaborando con el futuro de la humanidad.
La sociedad vive angustiada por la inseguridad, la violencia, el terrorismo, el abandono, por señalar solo algunos problemas que la aquejan; entonces, todos nosotros, miembros de ésta, debemos tomar conciencia de nuestra participación, preguntarnos quiénes somos y de qué forma aportamos al cambio, especialmente con la formación de los niños, si ellos se están orientando y educando, para que sean capaces de amar, comprender, tolerar, respetar, a los semejantes. De hacerlo, estaríamos contribuyendo con la solución, se estaría enseñando uno de los significados de la vida y de la convivencia.
Piense por un momento: ¿a quién no le gustaría vivir sin menos preocupaciones y siendo más aceptados por la humanidad?
Todos nosotros quisiéramos vivir así.
Las personas son seres maravillosos, tenemos el poder de amar, orientar, enseñar, pero muchas veces no aceptamos nuestros errores, aunque, sí nos percatamos de los errores de los demás. En ocasiones, no nos atrevemos a decirlo, porque cuesta trabajo hacerlo, argumentando que no se hace por no tener discusiones, perder una amistad, evitar problemas, etc. Un ejemplo típico para ilustrar este comportamiento es: Iban dos personas caminando por la calle y una de ellas observó un hueco en la mitad de ésta. No le avisó a la otra y ésta cae al hueco. Cuando salió, el amigo que se encontraba de espectador comentó: "Le iba a avisar, pero no lo hice porque creí que había visto el hueco" Al contrario, un verdadero amigo es quien nos alerta en cualquier situación, en este caso ¿Será, o no, un amigo?
Amigo es: Quién orienta, corrige, aconseja, ayuda,…es el gran tesoro que dice el Rey Salomón.
Es necesario aprender a decir lo mucho que significan los demás.
A veces se necesita escuchar cuánto significamos, sentir el cariño, el afecto y el amor, por las personas que a diario convivimos, sean llamados madre, padre, amigos, familiares, esposo, esposa, todos necesitamos saber que somos valiosos. Por esto, es muy importante hacerles saber a los demás lo mucho que significan para nosotros; hay que aprovecharlas al máximo mientras las podamos tener. Debemos darles importancia a los sentimientos, ayudar a orientar a los personas que nos rodean y las que amamos; no se debe de actuar como lo hizo el amigo del cuento, por el contrario, se debe de actuar con el fin de que no vayan a caer en un hueco, como el de los malos hábitos y los pocos principios.
Piense por un momento:
? ¿Qué persona es intolerable cuando se le brinda afecto que sale del interior?
? ¿Cuándo se molesta por saber que le aman por su forma de ser tan especial con las personas con las cuales está conviviendo?
Las personas en ocasiones son difíciles de entender, pero si se hace un esfuerzo y se aprende a tolerar, lo más seguro es que sería fácil lograrlo, es cuestión de intentarlo y no desfallecer en la primera decepción que se tenga. Recuerde, el comportamiento del ser humano no es perfecto
Así pues, las experiencias que uno va acumulando en el transcurso de la vida le ayudan a forjar su personalidad, su carácter; los seres humanos deben aprender siempre, lo bueno y lo malo de la vida, y en el momento de sentir, pensar, o actuar, deben tomarse el tiempo necesario para no errar en las acciones, para luego no tener arrepentimientos. Ya que por lo regular, de las cosas malas también se aprende y se debe de sacar provecho. "La vida que no se analiza no es digna de ser vivida", Platón. Filósofo griego.
"El errar es de humanos", pero hay que aprender a tolerar, disculpar y entender al otro si se quiere que más adelante se tolere y entienda lo que uno hace.
En las personas existe en ocasiones más dolor que placer, es como si sólo se observara en los semejantes las actitudes negativas que transmiten, y nunca se recibieran las cosas positivas. Por lo regular, en ocasiones sé malinterpreta lo que se dice, es como si se viviera a la defensiva, porque no se acostumbra a respetar y tolerar a los semejantes, o reconocer que en algún momento de la vida se está equivocado; como si en ese momento, adoptarán una posición de sabio, en donde por ningún motivo permite que se le corrija, considera que su forma de pensar, de actuar, es la acertada, sin llegar a considerar el poder de la duda. Es ahí en donde muchas veces sé malinterpretan los sentimientos y las acciones de los semejantes, se reacciona de una manera no acertada y se llega a extremos como la violencia. Se hacen presentes sentimientos negativos como el dolor, la incomprensión, la ira, el desacuerdo, y manifestaciones físicas como el llanto. "La vida no es fácil", Sigmund Freud.
Entonces, las personas tienen algunas conductas negativas precedidas por sus sentimientos, como la hipocresía, la intolerancia, la falta de respeto, la violencia, la crítica, entre otras; quienes adoptan estos comportamientos sienten la necesidad de defenderse ante una sociedad agresiva que olvida los valores, pero sí los vive reclamando en los demás. En el momento de analizar estas situaciones, debemos decir que algunas actuaciones son comprensibles más no aceptables. Ya que comprender es encontrar justificados o naturales los actos o sentimientos de otro, como comprendo tus temores, comprendo tu protesta, en cambio, aceptar es aprobar dar por bueno algo, sin reserva alguna
Las personas actúan dependiendo de lo que sientan en su interior, como sucede cuando a una persona se le insulta, que por lo regular contestan con otro insulto; sin embargo, también está la otra posibilidad, no entrar en este juego, como se dice popularmente, "no igualarse"; entonces, las personas deciden si los insultos o cualquier acción que se haga en su contra amerita una reacción violenta o pacifica; se debe afianzar en el carácter la respuesta pacífica ante acciones agresivas, no se les debe poner cuidado, como se dice popularmente, "no hay que pararle bolas al asunto".
Muchas veces, las reacciones negativas se ponen en práctica contra los niños, porque se cree que son seres poco importantes y, en pro de su educación se les maltrata verbal o físicamente. Las personas han llegado a tal grado de desorden social que se llega a abusar de los niños. Los adultos hacen victimas de abuso sexual a las jovencitas porque visten con ropas a la moda, o vestidos sugestivos, considerados por ellos como sexys, personas enfermas que justifican sus acciones argumentando que son ellos las víctimas de la insinuación de las mujeres; las víctimas se convierten en verdugos, se trasponen los valores, al punto que son las víctimas quienes se preguntan: ¿cómo debo de vestir o actuar?
Lo peor del caso, es que algunas culturas, tanto nacionales como internacionales, considerando esto atenuante en el castigo. Las mujeres son el verdugo de los hombres al incitaros sexualmente.
Las personas muchas veces justifican sus acciones independientemente del motivo que hayan tenido.
Existe, además, otros tipos de comportamientos relacionados con los sentimientos que encierra muchos más. La mediocridad es uno de éstos, que se desprende de varios comportamientos sociales acompañados de sentimientos personales e independientes.
Este hábito cultural lleva al ser humano a comportarse de manera negativa, como cuando a alguien se le pregunta por qué hace, dice o se comporta de cierta manera y se responde con justificaciones que, a su parecer, son valederas. Personas que suelen afirmar que se comportan de cierta manera porque es algo normal, o que a veces no tienen razones por las que actuaron, aún a sabiendas de que en su interior conocen la respuesta.
Tal sucede muchas veces con un violador, ladrón, asesino, padre castigador, esposo maltratador, maestro intolerante, empleados deshonestos, patrones arbitrarios, que no tienen justificación alguna para obrar en contra de las personas haciendo daño, causando dolor, maltratando, privando de la vida a un ser humano, o en ocasiones privando de la libertad a otros.
En última instancia es conveniente reiterar que todos los comportamientos del ser humano son entendibles más no siempre justificables. Salvo el caso de los seres humanos enfermos sicológicamente.
Las personas deben de modificar su comportamiento para gestar el cambio de los sentimientos, aprender a respetar, tolerar y entender al otro; recuerde que los sentimientos son el reflejo de la personalidad, la tarjeta con la cual se está presentando ante las demás personas y por los cuales se darán a conocer.
Recuerde:
La primera impresión es la que cuenta





CAPÍTULO II
LOS SENTIMIENTOS


Para los expertos los sentimientos son precedentes de ciertas direcciones del pensamiento, de ciertas formas de conducta que lo hacen actuar; la importancia de los sentimientos nace en su relación con la inteligencia y con la voluntad, son lo más humano, los que rebelan al ser humano en su interior.
En los sentimientos actuales se considera que el hombre se atiene a lo que le gusta y evita lo que le disgusta. Son estados emocionales y anímicos, generados en el interior de la persona, causados por una acción o comentario, ya sea por: Un regalo, halagos, regaños, duelo -"demostración de pesar por la muerte de alguien"-, dolor, tristeza, ira, o cualquier acción que lleva a demostrar en el comportamiento y las acciones, el sentir, tales como: La intolerancia, envidia, hipocresía, mentira, comparaciones, criticas, violencia, irrespeto, orgullo o vergüenza.
Por lo regular, las personas no se toman el tiempo para pensar como actuar sino actúan y luego piensan, se dejan llevar por su sentir del momento, como por ejemplo: cuando a una persona se le hiere y no se deja esperar para reaccionar, de una forma no recomendable. Aunque a veces alcanzan a reaccionar y toman la decisión de tolerar, dándoles la importancia a las personas que estas requieren.
Las formas de reaccionar son independientes del pensamiento, porque cuando se le hace daño a las personas estas actúan de una forma diferente. Se tiene por costumbre maltratar verbal y físicamente a las personas con la intención de hacerlas sentir mal o causarles daño.
Sin embargo, también se presentan los buenos sentimientos, al momento de brindarlos se siente alegría, así como al recibirlos. Un ejemplo muy sencillo es cuando se saluda a una persona con la que existe amistad, cariño o afecto, como si este sentimiento fuera una burbuja que los recubre y acoge en este calor afectivo. De igual forma se podría representar como cuando se encuentra a un amigo que se encontraba de viaje, que no se veía hacia mucho tiempo, y la manifestación de alegría no se deja esperar, se representa con lagrimas, con un saludo efusivo, un abrazo,... ¿Alguna vez ha visto en los aeropuertos, o terminales de transportes, a los familiares que esperan la llegada de un ser querido que se encontraba lejos? Ahí, se presentan este tipo de sentimientos positivos.
Las personas actúan diferente cuando se les felicita, cuando se les brinda cariño, cuando se les dice lo importantes que son, lo valiosos que son, en este momento, al sentir estas emociones, se alegran de estar rodeadas de personas que los quieren y aceptan, brindan este mismo afecto, procuran brindarlo con más efusividad; si el sentimiento es negativo, se llega a un estado de animo de similar magnitud, que varía dependiendo de cómo lo asimile en su interior. Las personas, cuando se sienten maltratadas optan por responder de la misma manera con insultos, sarcasmos, ironías, como cuando se les grita, regaña, insulta o comparan, la respuesta es igual de negativa, el ser humano opta por conductas en donde quiere causar daño para que aquél sepa que este tipo de acciones duele y si puede causar más daño que el que le causaron, lo hace sin medir las consecuencias.
Por ejemplo, en los sentimientos de duelo, como en el fallecimiento de un familiar o ser querido, se llega a causar trastornos depresivos, estados anímicos que afectan el organismo y la manera de pensar de las personas, que en muchos casos generan pensamientos negativos, que hacen sentir que las personas se sientan vencidas y sean solitarias. El daño que se causan y provocan, es importante. El duelo es un sentimiento que nace en las personas, como la alegría, el amor o la ira; las personas se niegan a aceptar la triste y dolorosa realidad de la muerte, no reconocen en el duelo un sentimiento. Se debe, entonces, tratar de entender que todo tiene un principio y un fin, reconocer la importancia de valorar las personas que nos rodean, para no tener arrepentimientos más adelante por las acciones, brindarles a estos seres queridos todo el amor, demostrándoles que son muy importantes.
También, hay personas que suelen maltratar a sus semejantes, bien sea porque piensan diferente, como aquellos que tienen sentimientos negativos e inspirados por ellos suelen hacer comentarios y se comportan de manera agresiva.
Otras personas de buenos sentimientos demuestran su afecto a los demás, porque en su corazón no cabe en ese momento el sentimiento negativo.
Las personas muchas veces no saben como manifestar su cariño. Como si para sentir cariño primero debiera existir el pensamiento para no ir a lastimar, aunque el cariño, el amor, no se piensa, se siente y se comparte; así, cuando se quiera corregir a alguien se debe hacer con todo el tacto posible, organizar los sentimientos para no ir a lastimar a nadie, especialmente a las personas que se aman o se aprecian.
Cuando a alguien se maltrata se genera tristeza, duda, incomprensión, preguntas sin respuestas, se percibe que a quien se le brindo cariño, afecto, amor, en su momento fueron personas desagradecidas, porque no valoraron el regalo que se les brindo. Entonces, se opta por alejarse de este tipo de personas para no seguir sintiendo emociones negativas, que ocasionarán dolor o ira, se piensa que al brindar una amistad sincera e incondicional se está obrando mal; así, se cumpliría la premisa que en estos momentos dice que "es mejor estar sola (o) que mal acompañada".
Los niños son las personas que con mayor facilidad interpretan los sentimientos, quienes mejor los comparten con sus semejantes; quizás, porque responden desde su gestación de las emociones transmitidas por a madre o el padre, cuando aún vivían en el vientre. Según los expertos, los bebés aproximadamente a las catorce semanas de gestación empiezan a desarrollar la sensibilidad y el gusto. Desde muy corta edad se está aprendiendo este tipo de afectos porque la sensibilidad es una facultad de sentir y responder a un estimulo. Aproximadamente a partir del quinto mes, el bebé siente seguridad al tocar sus manos o pies, logra superar el temor a lo desconocido para él. A partir del séptimo mes el bebé logra percibir los sonidos como las voces de sus padres, o algún otro ruido, lo manifiesta con sobresaltos o con calma dependiendo cómo lo asimile.
Durante el embarazo, la madre y el bebé están sometidos a varias emociones, diferentes tipos de estrés, al demostrar mayor actividad física por parte de la madre. Según los expertos , a fínales del siglo XIX se creían que los bebés eran ciegos y sordos cuando nacían, hoy en día se afirma que el bebé dispone de sorprendentes dotes sensoriales al menos desde el sexto mes de embarazo, manifestando su sensibilidad a los ruidos, al calor, sabor, luz, caricias, etc.
Cuando el bebé nace guarda en su cuerpo las sensaciones percibidas en el vientre de la madre, estas primeras enseñanzas van a repercutir en el desarrollo emocional de ellos, entonces ahí nace la importancia de brindarles amor, tranquilidad, seguridad, y muchos más sentimientos para el futuro de este ser humano. A una edad aproximada de tres años los niños son sociables, autónomos; comprenden, y llegan a diferenciar su sexo. El niño demuestra sus primeras pataletas a partir del año, es cuando empiezan a sentir ira, una manifestación de independencia y la necesidad de algo, precedido por sus sentimientos. Entre los tres y los seis años, el niño no ha resuelto el complejo de Edipo, que Sigmund Freud mencionó sobre las relaciones triangulares, donde se encuentran involucrados el niño y sus padres en el plano afectivo; a esta edad el niño aprende a ser tolerante, a desarrollar su espíritu crítico hacia los demás y hacia el mismo, cuando descubre el respeto, y quiere ser querido por otras personas diferentes a su familia, siendo esta etapa muy importante y estos comportamientos se notan especialmente en el jardín infantil o colegio.
Años después cuando los niños entran a la adolescencia, son más sensibles a lo que les rodea, como las miradas, un llamado de atención, una sugerencia, una burla, responden en mayor medida a las emociones demostrándolo con actos, que con discursos. En ocasiones, se hacen notar con comportamientos en donde manifiestan su desacuerdo por algo, bien sea dejando de estudiar, vistiendo como los roqueros, fumando, gritando, siendo vulgares o, en muchos casos, entran en un estado depresivo, porque no los comprenden y no entienden su mundo, como ellos mismos lo manifiestan.
Los jóvenes en la etapa de la adolescencia empiezan a interesarse mucho más por el sexo, debido al mismo organismo, el cual empieza a secretar hormonas y es ahí cuando a la mayoría de los padres les asalta una de las muchas preocupaciones más importantes, toman medidas, muchas veces sin saber cómo abordar estos temas, y optan por advertencias, con ultimátum, por el temor, no encuentran otra forma de salir de estos sentimientos de angustia y miedo. Por eso, siempre se aconseja a los padres que tengan confianza en sus hijos, que dialoguen mucho con ellos como al principio cuando este ser se encontraba en el vientre de la madre; recuerde que los hijos son el reflejo de sus padres. Se debe tener en cuenta los charlas que se tuvieron sobre la educación, el respeto, la confianza, que uno mismo haya obtenido desde la infancia.
Hay que orientar muy bien a estos jóvenes, se les debe dar la suficiente confianza, que ellos la tengan con sus padres relacionados con las preguntas o sentimientos, que se presenten en el transcurso de la vida; un joven vive la mayor parte de su vida preguntando y queriendo experimentar, son personas sedientas de información y curiosidad; recuerde, si se despejan las dudas, se orienta con tacto, paciencia, con amor, se reducirá el grado de angustia y preocupación, sólo es cuestión de darles confianza y no asfixiarlos, como ellos mismos lo manifiestan; se debe de confiar y estar seguro de qué hijos formó para el futuro.
Entre parejas los sentimientos son variados, se presentan tanto negativos como positivos, dependiendo el estado emocional que en ese momento se viva, por ejemplo: la intolerancia, los celos, la incomprensión, la falta de respeto, la falta de afecto, o la comprensión, la honestidad, la fidelidad, por solo señalar algunos.
En ocasiones sucede por las mismas costumbres que vive la sociedad, especialmente en un país donde predomina la perdida de valores, el machismo o el feminismo; en el primer caso los seres humanos crecen con la mentalidad que el que manda es el varón, en el segundo la mujer. Las respuestas negativas buscan, muchas veces, no permitir que la pareja llegue a la falta de respeto, de tolerancia por su pareja, generando así con estos comportamientos sentimientos de dolor, ira, incomprensión, sentimientos que alejan a la pareja.
Sin embargo, cuando esto sucede, se opta por referirse a la pareja con palabras soeces acompañadas de ira, llanto, dolor, decepción, dejando la reputación del otro, como se dice popularmente, por el suelo. No se llega a pensar que se está demostrando su personalidad, que posiblemente puede haber una reconciliación, y los demás no van a perder oportunidad para tomar partido, porque no se pregunta el por qué sucedieron las cosas, por lo regular ocasionadas por trivialidades, aunque en ocasiones se tiene sus excepciones.
Muchas veces los sentimientos negativos inspiran ideas suicidas, las personas atentan contra sus propias vidas, se suben a un puente, toman algún veneno, manifiestan sus sentimientos de inconformismo con la vida, hacen notorio su ansiedad, baja autoestima, incomprensión.
Es tanto el dolor que se genera con el maltrato psicológico o físico en la pareja, que no se calcula el daño que se causa. No se superan los sentimientos negativos que ocasionan daño, a uno mismo, a la familia y a los hijos, son ellos en los que menos se piensa al tomar decisiones como una separación o abandono. En ocasiones, personas cercanas retroalimentan ese dolor de alguna forma, sin darse cuenta del daño que están haciendo con sus comentarios, colaborando con el sufrimiento del otro, terminan así por hacer parte del problema, también se afectan, se deprimen y se convierte este sentimiento en una enfermedad que actúa en cadena con los demás miembros de la familia.
Hay adultos que no reconocen el significado de respeto y tolerancia, el significado del amor por la familia, hacen notar su respuesta con comportamientos y acciones como: la de tomar licor exageradamente, fumar sin medida, siendo agresivos, vulgares, con el fin de olvidar "sus penas". Es así, que hacen comentarios diversos acompañados de sandeces, como se dice popularmente "pendejadas", las cuales tienen el fin de llamar la atención y obtener lastima o conseguir algún propósito ya sea sentimental o material, es una forma de chantaje, manipulación, que no deja de ser un sentimiento bajo entre otros de los que tiene el ser humano.
En cambio, los sentimientos positivos generan actitudes positivas, es el caso de las parejas donde existe el dialogo a diario y, se procura la tolerancia, el respeto por la familia y los hijos; son hogares que optan por dialogar y replantear lo sucedido; escuchando al otro, dando sus propias opiniones para poder convivir y corregir los errores sin lastimar a los demás; recuerde que nadie es perfecto, si quiere que lo entiendan hay que aprender a entender.
No se necesita ser muy inteligente, sabio, o haber estudiado en las mejores universidades, ni haber hecho cursos de pareja, para saber que lo que se ama no se maltrata, por más intolerable que esta persona sea; recuerde, si su pareja es poco tolerante, incomprensiva, es talvez porque así lo ha permitido con su comportamiento, con el cual solo quiere recibir pero no dar; los sentimientos son muy importantes en la vida de una sociedad que solo piensa en el bien personal, hay que aprender a querer, tolerar, respetar, a todas las personas de nuestro entorno. Recuerde: Como seamos con nuestros semejantes ellos serán con nosotros
El lugar de trabajo no se escapa a los sentimientos ya sea cariño, afecto, gratitud, comprensión, o en otros casos envidia, intolerancia, cizaña, odio.
Las personas cuando sienten envidia de sus compañeros de trabajo optan muchas veces por cuestionar, cizañar, porque se sienten muchas veces inferiores a los demás, no son capaces de desempeñar una función, ya sea porque les queda grande, como se dice popularmente, la única salida es comentar y sentir pensamientos negativos; no alcanzan a comprender que hay personas que trabajan con esfuerzo, hacen las cosas con cariño y entrega por su trabajo, es decir Sentido de Pertenencia.
Cuando se escucha a una persona haciendo comentarios de otra muchas veces producen sentimientos de lastima, en ocasiones, de tristeza, porque son personas que no son gratas para brindarles una amistad; la pregunta que en ese momento asalta con relación a este tipo de personas es: ¿Será que de mí también piensa así?
Lo más probable es que sí.
Por el contrario, hay empleados que sienten mucha gratitud por sus compañeros y superiores, son empleados líderes, con sentido del compañerismo y ética laboral. Estos empleados trabajan por el futuro de la empresa, de sus familias, por la capacitación de sus compañeros, este comportamiento se ve en empleados a los cuales se les valora su desempeño y entrega por su buen desempeño laboral, sentido de pertenencia, cumplimiento y don de gente.
Sin embargo, muchos empleados no van trabajar sino a dedicarse al chisme, la cizaña o la envidia. Son empleados que no hacen su trabajo sino se dedican a indisponer a los compañeros o superiores con sus comentarios, son compañeros que se dicen ser amigos pero que cuando escuchan algún comentario no desaprovechan la oportunidad de ir con el "chisme", como se suele decir, inventando cosas que no se dijeron con el único fin de desequilibrar la convivencia; por lo regular, son personas que dan la impresión de infelicidad en su vida, que no conciben que otra persona sea feliz, son seres intolerantes, amargados, solitarios, despreciables, para la misma sociedad en la que viven.
Es tal la lastima que genera un individuo de estos que el solo hecho de tenerlo cerca se entra en una serie de preguntas: ¿Por qué es así?
¿Será que cuando pequeño no lo querían?
¿No le gustará lo que hace?
¿Tendrá muchos problemas?
¿Qué quiere conseguir con estos comentarios? ...
Se debe, entonces, tolerar más y no permitirse sentir así en sus corazones. Recuerde, "es tanto lo que se desprecia a alguien que terminan por convertirse en esa persona", como decía un gerente de una reconocida empresa. He ahí la importancia de no caer en este tipo de comportamientos, donde se sale mal librado y juzgado por los mismos compañeros. Recuerde: "Es más bobo el que cree bobo al otro"
CAPÍTULO III
EL RESPETO POR EL SER HUMANO

El respeto es un sentimiento que nos invita a tratar con tolerancia, comprensión, y amor, a nuestros semejantes, para así poder llevar a cabo una convivencia sana. Destaca en primer lugar el derecho a la vida, a la educación y a la diferencia. Para poder practicarlo es necesario tener conciencia sobre el derecho que tienen los seres humanos de opinar, sugerir, compartir o actuar, de forma diferente a la nuestra.
El respeto es el principio básico que garantiza la convivencia en sociedad; empieza por el que se debe a uno mismo, al otro y a todo lo que nos rodea, la naturaleza, el hogar, los lugares públicos, el trabajo, y todo lugar donde cohabitemos.
Hay que aprender a tratar a los demás como nos gustaría ser tratados.
Las personas cuando no tienen respeto llegan a tal grado de ignorancia que pasan por alto las más simples normas de convivencia, y tolerancia. Por lo regular, cuando cometen una falta de respeto contra alguien o algo, quieren imponer su voluntad o punto de vista, en ocasiones hacen alarde de su comportamiento, comentando que son personas que no se dejan de nadie, como si el comportarse de una manera arrogante produjera admiración en los demás. Hay personas que al demostrar este tipo de comportamientos esperan escuchar de las personas que la rodean comentarios como que son personas "duras", como se suele decir. Sin embargo, no imaginan que otros están observando estos comportamientos y van a opinar lo contrario, que son personas que viven engañadas, que producen tristeza con su arrogancia y prepotencia.
Son muchas las faltas de respeto que se tienen con los semejantes, especialmente debido a la falta de tolerancia. Es como si desconocieran que el irrespeto produce dolor.
Sin embargo, si uno se siente agredido con una falta de estas, no duda en pedir respeto, ya sea manifestándolo con un grito, un llamado de atención, o con actitudes igualmente agresivas. Así, argumentan que por ningún motivo van a permitir la insolencia.
En muchos casos las personas irrespetuosas a sabiendas de su comportamiento muestran su despotismo, sin importar el qué dirán.
El origen se encuentra en la enseñanza desde el hogar, reforzado con el entorno, en la escuela con los maestros autoritarios, o arbitrarios. Así, si el maestro es autoritario, el niño lo será con sus compañeros, y si el maestro es comprensivo, el menor igual será, mucho más quien está involucrado es el padre de familia.
Los niños caracterizan a los adultos, a los personajes de televisión, a las figuras de importancia para ellos, como cuando se representa a un personaje. Entonces, se debe dar la importancia que tiene el formar, el dar el mejor de los ejemplos, la orientación, para que encarnen el mejor personaje, que va a regir en sus vidas futuras.
Las personas representan varios personajes durante sus vidas, roles como ser padre, profesional, empleado, al punto que en ocasiones olvidan parte del libreto como los valores, entre ellos el respeto.
Las personas que no tienen respeto atentan contra lo que no conocen, lo que en un futuro les servirá. Son los "desadaptados o vándalos", personas que desconocen el significado del respeto o, por lo menos, es lo que aparentan.
Hay casos de irrespeto que no se tienen como tal, es el caso del trabajador que no quiere hacer lo que se le paga. Este tipo de empleado reacciona sin llegar a imaginar que uno de los afectados por su falta de compromiso, de respeto con sus superiores o compañeros de trabajo, es él mismo. Es el caso del empleado que malgasta su tiempo en labores diferentes a las de su trabajo, que no es diferente a aquél que roba la herramienta o cualquier otro objeto de la empresa.
Asimismo ocurre con los jefes mal preparados, con sed de mando, que abusan de su autoridad y con su actitud le faltan al respeto a sus subalternos, bien sea dando órdenes arbitrarias, gritos, insultos, mediante acoso laboral, pagos de salarios injustificados, descuentos no justificados, sanciones arbitrarias, memorandos, etc. Abusan con los empleados porque saben que tienen que aguantar en nombre de su necesidad.
El acoso laboral es un aspecto especial del irrespeto, tiene un motivo, fastidiar al empleado con el único fin de desesperarlo, como se suele decir, "buscarle él quiebre" para poder tener una razón para despedirlo. Otro caso especial es el acoso sexual, que no solo sucede a las mujeres, también a los hombres, empleados que muchas veces acceden a los deseos del jefe con tal de conservar el trabajo.
En la escuela, sea esta el colegio o la universidad, también se presentan casos de acoso estudiantil o sexual, por parte de algunos profesores inescrupulosos, que aprovechan su doble calidad de maestro y adulto para abusar de los menores. Con amenazas intimidan a sus alumnos, le hacen saber que van a perder la materia, el semestre, o el año, si no aceptan sus propuestas, o que acudirán a los padres informándole las "irregularidades" que vienen presentándose.
En estos lugares, se hace manifiesta la falta de respeto, desde el robo de un lápiz, el saqueo de la maleta, hasta el robo de "las onces",
La falta de respeto empieza con uno mismo, continúa con las personas con las que se convive y con la sociedad.
Recuerde usted, el momento que un niño tiene una duda y le pregunta a sus padres el por qué de algo, si el padre no se encuentre bien anímica o sentimentalmente, pobre del niño, porque si no lo manda para el cuarto, lo más probable es que lo mande a la "China", como se dice popularmente. Es como si este mundo fuera una especie de lotería en donde gana el que mejor familia tenga. Sin embargo, ese mismo adulto le exige al niño que debe respetar a sus mayores… ¿Cómo hacerlo?
Una persona que no respeta a sus familiares, pero sí vive reclamando respeto. "Predica pero no aplica", dice el adagio popular.
Es importante entender que el niño quiere ser como el papá o la mamá, que para él son en sus héroes o heroínas.
Piense por un momento: ¿Cuándo las personas dan mal ejemplo a los hijos con comportamientos de falta de respeto?
Por lo menos unas cuantas veces al día. ¿Verdad?
Puede que no haya sido con sus propios hijos, pero sí con otras personas, llámese el portero del edificio, el vecino, el hermano, el señor de la tienda, el conductor del otro carro…, no faltan las palabras soeces o la violencia para faltarle al respeto a las personas, el solo hecho de pensar o hacer sentir mal a alguien es faltarle al respeto. Piénsalo.
Uno de los mandamientos de la Ley de Dios, el noveno, nos dice que no se deben tener pensamientos impuros; también nos enseña que se debe amar a los semejantes como a uno mismo. Básicamente los mandamientos de la Ley de Dios hablan y nos enseñan de cómo poder vivir en paz y tranquilidad, si tan solo se siguieran estos consejos, estas normas de vida que tienen como fin invitar al respeto, al amor y la tolerancia por los semejantes, todo sería distinto. ¿No crees?
Cuántas veces se falta al respeto a los demás con palabras sarcásticas, irónicas, con burlas finas y disimuladas, creyendo así pasar desapercibidos.
Muchas personas sienten admiración por JESUCRISTO, créase o no en su divinidad, por su bondad, generosidad, entrega, amor por el prójimo; pero, es como si estas enseñanzas fueran muy difíciles para las personas, entenderlas pareciera imposible, mucho más, darnos cuenta de quiénes y cómo somos.
Las personas preguntan cuál es el camino que conduce a DIOS, unos dicen ¡el que yo sigo!, independientemente de la religión que se tenga, pero es bien sabido que todos los caminos conducen a DIOS, pero solo hay uno que es el de la voluntad de este mismo DIOS. Debemos perdonar, amar a nuestro prójimo, no mirar la basura en el ojo ajeno, no juzgar, entre otras lecciones que debemos aprender. y que usted, querido lector, ya conoce.
Las personas faltan al respeto a sus semejantes con comentarios, burlas, chismes, comparaciones, sin pensar por un momento que con ellos también se lo están faltando a sí mismos.
Recuerde que:
"El respeto no se exige, se gana"




CAPÍTULO IV
EL SER HUMANO EN SU INFANCIA

Los niños aprenden a comportarse oyendo y observando. El niño tendrá buena independencia al pensar y al tomar sus propias decisiones; es un aprendiz activo y dinámico del lenguaje. A los niños se les debe hablar mucho y responderle todas sus preguntas e inquietudes ya que así se le estará enseñando que todo lo que lo rodea hace parte de su vida, tanto cosas buenas como malas. Al momento de responderle a éstos sus inquietudes, debe hacerse de forma clara y concisa, ya que así se les va preparando para cuando tenga la necesidad de compartir con otras personas, sobretodo con la sociedad.
Los niños tienen tanta curiosidad por saber y preguntan:
¿Ese señor es el cartero?
¿Cómo se llama el vecino?
¿Ese señor porque es de otro color?
¿La señora porque tiene el cabello rojo?
¿Esa señora porque es tan gorda?...
Otras veces, sin embargo, hacen preguntas que sorprenden a los padres desprevenidos; recuerde que una buena respuesta saca de dudas y evita problemas futuros.
Así pues, que debemos prepararnos para enfrentar este tipo de preguntas:
? ¿Papi, qué es la vagina?
? ¿Mami, qué es el pene?
? ¿Por que yo no tengo pene?
? ¿Por qué mi hermanita se da besos con Juan?
? ¿Por qué le sale sangre al señor de la televisión?
? ¿Por qué la señora de la televisión se quita la ropa?
? ¿Por qué el vecino le pega a don Pedro?
? ¿Por qué la señora de la tienda se pelea con la vecina?
? ¿Mami por qué mi papi fuma?
? ¿Papi a qué sabe la cerveza?
Surgen entonces varios temas importantes, entre ellos, la educación sexual. Esta se ha considerado como un problema pedagógico y moral, parte integral de la personalidad.
Educar a los niños en este tema forma niños libres de prejuicios y peligros, formando una juventud sana de cuerpo y espíritu, corrigiendo y orientando conductas inapropiadas; recuerde, el sexo ha dejado de ser un tabú.
Los padres de hoy cuentan con conocimiento de cómo abordar estos temas ayudados por los maestros. Existe información acerca de los métodos de planificación, las enfermedades de transmisión sexual, los riesgos de embarazos prematuros, utilicemos dicha información para educar a nuestros hijos.
Los padres juegan entonces un papel muy importante porque los jóvenes para satisfacer su curiosidad recurren a los amigos, medios de televisión, películas pornográficas, revistas, Internet, medios donde es evidente que no se les está orientando de la manera adecuada.
Entonces, cualquiera que sean sus valores, debe de hablar con franqueza y honestidad a los niños, recuerde que los tiempos cambian y las enseñanzas en cuánto a estos temas han dejado de ser un tabú en donde se vivía prohibiendo con el argumento que es malo. Debe, entonces, aprender a escuchar a sus hijos, que ellos expongan su punto de vista, sus emociones, con el fin de poder orientarlos y aconsejarlos para evitar inconvenientes mayores. Es importante reconocer que la curiosidad infantil no tiene límites, no espere que los niños hagan las preguntas para hablar de ello, o que experimenten sin la debida orientación, tenga en cuenta que es en los colegios donde más se presentan casos de embarazos en los niños por falta de información.
Un papel de los padres es ofrecer vigilancia a sus niños, supervisar con apoyo de sus educadores las conductas erróneas; por eso, la labor es ardua y empieza desde la primera infancia:
El niño entre los tres y los seis años comienza a manifestar curiosidad de su sexualidad, empieza a tocarse y a percibir sensaciones agradables de orden genital, su exploración llega a la masturbación, tanto en los niños como en las niñas. La evolución de ellos depende de la buena orientación de los padres y maestros; la curiosidad por saber todo lo relacionado con su cuerpo es importante, las niñas notan que les está creciendo el pecho, les comienza a salir vello púbico, se les ensanchan las caderas, los niños notan que su voz se escucha más ronca, les sale vello púbico, sus músculos empiezan a tornarse más grandes, y, en unos y otros, a la razón de los cambios hormonales surgen preguntas como:
? ¿Que es clítoris?
? ¿Qué es óvulo?
? ¿Qué quiere decir ser gay?
? ¿Qué es abuso sexual?
? ¿Qué es una violación?
? ¿Qué es masturbarse?
? ¿Qué es sexo seguro?
? ¿Cuántas veces lo haces con mi papá?... Entre otras.
Prepárese, responda con la verdad, sin evasivas, con toda la calma y serenidad que un tema tan natural implica. Bríndeles siempre confianza y afiánceles la idea que el sexo es natural, aunque es algo muy íntimo y personal.
Los adultos en ocasiones dan respuestas equivocadas por el solo hecho de salir del paso, optan por mentirles, creen que así los están orientando, que si al niño no se les dice la verdad pueden llegar a cometer errores en su vida, o en casos extremos ponen en riesgo su propia integridad y la de los demás.
Los padres aún hoy se escandalizan con las preguntas que hacen los niños. Como si nunca hubieran sido niños y tuvieran preguntas que les habría gustado que se respondieran con la verdad.
Otro aspecto importante de la educación en la infancia está relacionado con el maltrato infantil, que incluye además del maltrato verbal, el físico, el abuso sexual. Aquél tiene su inicio desde el nacimiento; muchos padres maltratan a los bebés con un sacudón, donde pueden ocasionar problemas en la cabeza o el cuerpo. Existen casos documentados de padres maltratadotes que arrojan a sus bebés a la cama con violencia por el solo hecho que están llorando y no soportan el llanto. Las niñeras y las madres, especialmente las que no esperaban serlo, que no se imaginaron la responsabilidad que se adquiere al serlo, también se convierten en agentes matratadores. Cuando se pregunta a estas personas la razón de su comportamiento, responden con el argumento que lo hacen para corregirlos.
Muchos casos en cada una de nuestras ciudades demuestran el maltrato: en Méjico un tío para que el sobrino no se orinara en la cama le ataba el pene con un nailon y aquél terminó por cortarle el glande.
Las causas del maltrato a menores son disímiles: por problemas familiares, violencia intrafamiliar, abuso sexual previo, maltrato infantil sufrido por el agresor, situaciones económicas, entre otras. La violencia, entonces, adopta varias formas como: maltrato físico, psicológico, sexual, negligencia, abandono, explotación laboral y sexual.
Su origen se remonta al origen de la sociedad: El maltrato infantil se originó por creencias religiosas, se sacrificaban niños para glorificar a los dioses, como ocurrió en Méjico, se sacrificaban los niños para que la cosecha fuera más productiva; en Colombia, los antiguos habitantes del altiplano, sacrificaban a un recién nacido cuando sembraban el grano, cuando ya estaba sembrado sacrificaban a un niño mayor, cuando estaba listo para recoger se sacrificaba un adulto y cuando recogían la cosecha sacrificaban a un anciano; si la cosecha no servía entonces castigaban a los pequeños introduciendo sus cabezas dentro de un perol donde se asaban los chiles hasta causarles una asfixia no letal. Las culturas griegas, romanas, mesopotámicas, consideraban el infanticidio colectivo como una alternativa. El rey Herodes, personaje bíblico, representa un episodio de crueldad hostil hacia los niños en la matanza de los inocentes. Los espartanos, de origen griego, lanzaban a los niños que nacían enfermos, débiles y con malformaciones, a un precipicio. En suma, varias culturas del mundo, han observado el maltrato infantil con total naturalidad.
Sin embargo, existen muchas otras formas de maltrato a los niños, entre otras están cuando los padres niegan la alimentación y ellos tienen problemas de nutrición con sus nefastas consecuencias. El maltrato verbal, es tratado con levedad, sin considerar el daño que se causa. Frases que muchas veces solo quieren demostrar lo infelices que son los padres al tener una familia que no sabe el significado del respeto, la tolerancia, la comprensión, el entendimiento, el amor, ocasionan maltrato verbal. Cuando los niños se involucran en los conflictos de adultos, por lo regular, son los más perjudicados, al asumir la necesidad de restablecer la armonía en sus hogares. Los padres justifican este tipo de maltrato afirmando que es preferible regañar a los niños, "vaciarlos", llamarles la atención, en lugar de golpearlos o echarlos a la calle. Los padres no comprenden que el Maltrato Verbal, como el físico, es maltrato; se refieren a los niños con palabras negativas, vulgaridades, que ocasionan traumas, complejos, rebeldías, que generan niños callados, reprimidos, aislados, nerviosos, malgeniados, agresivos.
Los padres maltratadores creen que las enseñanzas con "rejo" se entienden mejor. Por si fuera poco, comentan "la clase de hijo" que les toco…
Ejemplos de maltratos verbales los encontramos en cualquier lugar, las palabras que se utilizan son variadas, entre ellas:
? Este chino es muy mamón.
? Mi hijo es muy insoportable.
? Es un bueno para nada.
? Quite de aquí.
? ¿Es que usted es bobo, o que?
? Cuántas veces le tengo que repetir que apague ese bendito televisor.
? Recoja los juguetes o se los hago recoger.
? ¿Haga las tareas, o que quiere, que se las haga.
? Cuántas veces tengo que decirle que se harte la sopa.
? Este chino parece que fuera del vecino.
? Esta igualita a su prima.
? Maldigo la hora que lo traje al mundo…
Muchos padres abandonan o entregan en adopción a sus hijos con el argumento, que su situación los llevo a tomar la decisión de abandonarlos, piensan que es por amor o por necesidad. Muchas veces, los padres han aprendido desde su infancia que su responsabilidad tiene un límite, pasaron por necesidades y "quieren evitarles" el dolor de vivir de la forma que les tocó a ellos y lo justifican abandonándolos por "amor". Piensan que lo mejor para él, según su punto de vista, otro se lo dará.
Otras circunstancias que también llevan a los padres a tomar la decisión de abandonar o entregar a sus hijos en adopción, es que no los aceptan, los consideran una carga, porque los abuelos, en padres adolescentes, no aceptan a este nieto y le dan a escoger a ellos entre el bebé o la casa. Las madres adolescentes por falta de orientación, maltrato, engaños, curiosidad, rebeldía, malas amistades, llegan a experimentar su sexualidad y al quedar en embarazo no quieren una "desilusión" para sus padres, piensan en el aborto o la adopción.
Antes de tomar una decisión tan importante como esta, reconsidérelo. Piense que enviarlos a la calle, abandonarlos a su suerte, no solucionará el problema, transmitirá a los niños inseguridad, falta de amor e incomprensión. Enseñará a sus hijos la supervivencia del más fuerte, donde aprenderá a ser otra persona que la misma sociedad se encargará de amoldarla. El abandono puede llegar a extremos, los padres abandonan a sus hijos en basureros, potreros, parques, es tal la falta de amor y los problemas de carácter social, cultural, psicológico, que aquejan a la sociedad que estás se consideran normales.
En la adopción los expertos consideran que cuando nace un niño son todavía fetos en desarrollo. Los niños nacen dependientes, requieren de cuidado, protección para sobrevivir, que ofrecerá su madre biológica. Las primeras experiencias que aprende el bebé se las brinda la madre con caricias, hablándole, atendiéndolo, preparándolo para el mundo exterior, en una sociedad que exige mucho de las personas que la conforman.
Los niños cuando nacen requieren del amor de su madre, con quien tiene un vinculo que inició en un proceso biológico de simbiosis entre madre e hijo; cuando se separa al bebé de su madre se maltrata a este ser, como si se le estuviera quitando algo que hace parte de él, así no lo sepa o lo comprenda; sufrirán estos niños de un dolor que puede considerarse el dolor del abandono.
En la adopción el impacto biológico y sentimental es tan importante que en el futuro se presentaran infinidad de problemas como: arrepentimientos sin solución, problemas sicológicos, sentimientos de culpa, remordimiento, reproches… Las consideraciones previas, "Fue un error," "metí las patas", no tienen ingerencia en el mal causado: Los niños se ven sometidos a trabajos psíquicos, deben empezar a reconocer su nueva familia, nuevos objetos, colores, otras voces, se debe acoplar al nuevo ambiente. Más adelante, los niños adoptados son jóvenes que saben su realidad, sufren de rebeldía y traumas sicológicos.
Las madres justifican sus acciones, independientemente de los motivos que hayan tenido para haber traído a estos seres a la vida, para tomar la decisión de abandonarlos o darlos en adopción. Es común en estas encontrar respuestas como:
? Es que no quiero que mi hijo sufra necesidades.
? No tengo con qué darle de comer
? No tengo trabajo
? Es que todavía estoy muy joven para ser mamá
? El padre dice: No sé si es hijo mío
? Yo le dije que no quería hijos
? Mi novio no me quiere con el bebé
? Mis padres no me aceptan con mi bebé
? Si llego a mi casa con mi bebé mis padres me echan.
El abandono, considerado por los expertos como una deformación o rompimiento de lazos afectivos, no solo acontece con los niños sino también con cualquier miembro de la familia, especialmente los abuelos. En este caso, el abandono se disfraza delegando a terceros nuestra responsabilidad dejándolos en ancianatos, "hogares para la tercera edad", o en la calle, porque para algunos los viejos se consideran como una carga, un "estorbo"; pregúntese, reflexione por un momento, que pasaría con ustedes cuando lleguen a viejos (¿,?)
Es tal la ignorancia de padres e hijos, al tomar la decisión de abandonar, que no se llegan a dar cuenta del daño que ocasionan a estos seres, y de paso a la misma sociedad, que de una u otra forma, es responsable en estas decisiones por la falta de valores que tiene la humanidad, que no respeta condición social.
En los rostros de las personas adultas se logra notar diversos sentimientos, que en ese momento perciben cuando ven a un ser de estos, habitantes de la calle, mal llamados "desechables" o gamines, que pareciera les pasará por el cuerpo una sensación de escalofrió, terror, ganas de correr; se notan en ellos expresiones como si con la mirada quisieran decirle a estas personas que de llegarse a acercar los van a golpear, tanto que sí vuelven a verlos no se les ocurriría aparecerse por el lugar de la acera por donde vayan, o es tanto el terror que se llega a tener que entran en un estado de parálisis momentánea y angustia total.
Muchas veces las personas se limitan a juzgar, a hacer comentarios, a dar opiniones, de qué deben hacer en vez de estar en la calle, pero casi siempre desconocen los motivos por los que estos seres se encuentran allí en este momento, o qué los llevo a tomar esta decisión, peor aun, quién los abandono en esa selva en donde si no se defienden se mueren o lo lastiman.
Las estadísticas demuestran que la mayoría de los niños habitantes de la calle, viven en ella por la sencilla razón que han sido maltratados, física, verbal o sexualmente, inclusive por sus propios progenitores o miembros de la familia; en muchos casos el maltrato y las pocas muestras de afecto hacen que estos seres tomen la decisión de vivir en la calle, sometiéndose a la prostitución, la drogadicción o el atraco, con tal de conseguir lo que ellos llaman "las lucas" para la "papita", o "la grasita" para el bareto, que los mantiene momentáneamente alejados de la realidad.
Ellos son personas que sienten, sufren, lloran, como cualquiera otro que tiene las más mínimas condiciones para subsistir, con la diferencia que por lo menos hay personas que tienen una casa, cama, cobijas y un agua de panela caliente para alimentarse. Agua de panela, que en ocasiones muchas personas que tienen la fortuna de beberla no lo hacen, al contrario reniegan porque no viene acompañada de un buen pedazo de queso y dos panes.
Se debe pensar por un momento en las personas que les ha tocado estar viviendo una situación como esta. Hay seres que nunca contaron con la fortuna de tener una familia que los tratara bien, muchos niños nacieron en familias de la calle, es el caso de los niños que nacieron en un lugar llamado "el cartucho", en Bogotá, Colombia, que nunca pidieron nacer en este tipo de familias sino que tuvieron el infortunio de vivir en una sociedad que en vez de solucionar los problemas, lo que hace es formar parte de ellos, con criticas, burlas, intolerancia, y con las miradas de algunas personas que los observan como si fueran seres humanos que tuvieran alguna enfermedad contagiosa, como en otros tiempos la lepra. Recuerde, muchos de estos niños que se encuentran en las calles, no sólo vienen de familias muy pobres, porque allí hay todos los estratos sociales.
Los niños cogen la calle por diferentes situaciones que se presentan en los hogares. En familias acomodadas económicamente también existen las drogas, las malas amistades, la intolerancia, la incomprensión, la violencia o el abuso.
Muchos tienen por creencia que en las familias de estratos altos no se presenta este tipo de comportamiento, pero es falso. En la calle vive desde un analfabeta hasta un doctor en medicina, abogados, ingenieros, personas que provienen de familias económicamente solventes, que llegaron a la calle por diferentes circunstancias y, que de una u otra forma, pidieron ayuda y esta les fue negada, o peor aun no se contaba con los recursos para pagar un sitio de rehabilitación.
Recuerde: "La verdadera naturaleza de la humanidad es la libertad".
Existen muchos aspectos que se deben tener en cuenta en la educación de los niños. Estos al sentir que se les está asfixiando con los métodos de crianza escogidos, o de educación, no tienen otro camino que el de huir para poder estar en su propio mundo; los adultos también lo tienen, ellos por ninguna razón permiten que se les llegue a invadir su espacio, y si por algún motivo lo hacen, lo defiende como sea, si es el caso recurriendo a la violencia.
Se dice que "las familias, la mayoría de las veces, sólo son un reflejo de la sociedad y la cultura" Si esto es así, se debería de aportar para que día por día, las familias sean las mejores de la sociedad. Con la pareja, los hijos, hermanos, primos, vecinos...
Piense, ¿Si toda la humanidad trabajara en este propósito será que así se ayudaría a la sociedad que tanto lo necesita?
Lo más probable es que ¡sí!
¿Qué puede hacer una familia en donde se corrige, orienta y ama a sus hijos, para ayudar en este propósito?
Lo más probable es que se diría que ésta sería una familia donde los padres asumen la responsabilidad de enseñar a sus hijos a razonar en un ambiente de amor, comprensión y valores. El crecer en este tipo de familias permite a los niños aprender a identificar y valorar su libertad y a tomar responsabilidades por sí mismos, y finalmente por la sociedad.
El amor, la comprensión, el respeto y la tolerancia, son necesarios para el buen funcionamiento en la vida. En los hogares se debe de aprender que amar a los hijos no es convertirse muchas veces en padres que renuncian a sus principios o valores, en donde a veces se les aprueba o se les omiten ciertos comportamientos con tal de no entrar en polémica con ellos. Es el caso de la sobreprotección. Donde el padre, asume con este comportamiento querer a su hijo, pero no se da cuenta que lo está limitando y no lo está dejando aprender a tomar sus propias decisiones y riesgos. Se ha sabido de casos en donde los padres terminan siendo cómplices de ellos y, en otras ocasiones, terminan en enfrentamientos verbales al punto que se pierde el respeto y se presentan los reproches, ya sea de la pareja o del mismo niño, con la justificación que lo que hacen lo están haciendo por amor, o por el solo hecho de llevarle la contraria a la pareja, lo que se conoce como "quitar autoridad", cuando se deben de llevar unas mínimas normas de convivencia.
Cabe recordar que los niños son seres que en la medida que pasa el tiempo van "absorbiendo" información, que les va llegando de uno u otro lugar, y si no se les orienta a tiempo, lo más probable es que se llegue a lamentar en un futuro. Porque las personas no están exentas de los problemas, si no los sabe afrontar entran en comportamientos donde los únicos afectados van a ser ellos convirtiéndose en seres dependientes. Ya que en ocasiones el problema que tengan, si no lo saben afrontar, les podrá generar una depresión y terminan por empeorar, cuando este no era tan grave. Se dice: "todo problema tiene solución y si todo problema tiene solución... ¿cuál es el problema?" Es por eso la importancia que se debe tener con la educación y formación de los niños. Ya que por lo general uno de los pensamientos de los padres es que a los hijos se les debe de dar todo lo que yo no tuve.
En las familias mejor acomodadas, se suele expresar cariño con regalos en exceso, ropa de marca, plata, carro a los quince años, viajes al exterior, joyas, y si por alguna razón no se cumpliera uno de los caprichos de los niños ellos forman un tremendo escándalo, donde sea, sin importarle quién este presente, con tal de lograr su cometido, porque saben que formando la pataleta consiguen lo deseado. Si no llega a dar resultado la estrategia, optan por amenazar con algo que los padres le hayan prohibido; saben que por el amor que le tienen serían capaces de ceder a sus pretensiones, que no es más que simples pataletas. En ocasiones el comportamiento de estos niños es influenciado por sus amigos, no aceptan un "no" por respuesta y si no obtienen lo que quieren se enferman u optan por conductas no aprobadas por sus padres, como pertenecer a grupos poco aceptados en este tipo de familias como roqueros, hippies, metaleros, rumberos, etc... Este tipo de comportamientos lo adoptan con el fin de fastidiar a sus padres, sin darse cuenta que en uno de sus juegos pueden salir lastimados o involucrados, que cuando reaccionen posiblemente es demasiado tarde. Esto sucede cuando se hace parte de una sociedad que vive criticando mas no ayudando.
Imaginemos una familia con mucho dinero, y a un niño al que se le da todo lo que pida, y todo lo que los padres quieran darle.
¿Será que a este niño le llegara hacer falta algo?
Es el caso de los hijos llamados popularmente "de papi y mami", que juegan un papel muy importante en una sociedad como la nuestra, que cree que suficiente dinero los hiciera ser diferentes seres humanos.
¿Por qué será?
En ciertas ocasiones, se logra notar este tipo de rivalidades entre clases sociales, entre personas de diferente estrato social, porque no se respeta al otro, porque se pretende demostrar una superioridad de clase cómo si las personas que cuentan con mejores recursos tuvieran el derecho de humillar al que no cuenta con el dinero, o porque tuvieron la fortuna de poder terminar una carrera universitaria sin tener que preocuparse por el dinero del semestre, porque antes de los dieciocho años ya tenia su propio apartamento, carro...
Es bien sabido, que muchas veces en las familias adineradas, hay personas que critican y se burlan de las familias pobres o paupérrimas, como suelen llamarlos, sin imaginar que la vida, como la tierra, da muchas vueltas en torno a algo y en esas vueltas que vive dando genera cambios. Las vidas de seres humanos que algún día fueron pobres se modifican con el dinero.
Entonces, es necesario dar la importancia debida al respeto con sus semejantes, no se sabe en qué momento la vida traiga cambios, un día viviendo en las calles y otro dirigiendo una reconocida empresa.
JESUCRISTO nació de una familia humilde y hoy en día se acepta, se le quiere, se le ama, por ser quién fue, mas no por la familia de la cual provenía o del dinero que tenia. Es bien sabido de personajes de la política, de la televisión, de las ciencias, que provienen de familias humildes que con esfuerzo están donde están gracias a la formación que les dieron sus padres, como Manuel Elkin Patarroyo, científico colombiano de extracción campesina, por sólo mencionar alguno.
He ahí la importancia de agradecer a DIOS, cualquiera que sea su credo, por tener la fortuna de tener una familia como la que tiene, y si algo está fallando pida a DIOS que le ayude a formar estos seres amados que son los niños para que puedan vivir en una sociedad como la nuestra, donde existe la competencia social.
Recuerde como una vez dijo un famoso matemático:
"Educa al niño y no tendrás que castigar al hombre", Pitágoras.
(Matemático griego)

CAPÍTULO V
LA CRÍTICA
Piense: La crítica por constructiva que sea es perjudicial.
Reflexione ahora: ¿En qué momento las personas se abstienen de criticar?
Esta pregunta requiere de un tiempo para poder responder.
Las personas viven criticando a sus semejantes por cualquier motivo, ya sea por su forma de caminar, su forma de vestir, su estatura, su color de piel, su situación económica. Andan más pendientes de cómo son los demás, cómo viven, como si al vivir criticando tuvieran una razón para subsistir como comer, dormir o trabajar; es un comportamiento que se adquiere por experiencias vividas en su entorno, transmitido por las personas que le rodean, que una vez aprendido es difícil de evitar, más no imposible, es cuestión de intentarlo.
Vivir criticando a los semejantes es un hábito, que nace por la sencilla razón que no se ha aprendido a respetar, tolerar al otro, se vive manifestando en los hogares, colegio, trabajo; eventos que ilustran este comportamiento son muchos: la vecina que sale a barrer el frente de su casa y se encuentra a la señora de otra casa, empiezan a comentar de las vidas de los demás que viven alrededor. Si en ese momento pasa un vecino frente a ellas, no saluda a las señoras por evitar la charla; ellas lo saludan y le hacen el comentario de por qué es tan creído, le preguntan con sarcasmo: ¿qué fue, se gano la lotería?... ¿su mujer lo regaña si lo ve hablando con nosotras?
Entonces, las señoras sueltan la carcajada y cuando el señor voltea la esquina empiezan a comentar de su vida, de su familia, cómo si los conocieran lo suficiente o vivieran con ellos; se extienden a comentar de la vida de la familia dando la impresión que estuvieran observándolos a diario, como si estuvieran en un realitie de televisión o en un programa de cámara escondida.
Si por alguna razón otra persona escucha estos comentarios y les dice que no sean tan chismosas, como se dice popularmente, se molestan, responden con una exclamación de asombro y exigen respeto. No aceptan que otro venga a opinar que están equivocadas, en sus conceptos o en sus acciones con respecto a los demás; en este momento no les interesa el qué dirán de ellos, aunque si comentan: ¡a mí no me importa lo que piense! ¡Debería preocuparse más por ella o su familia! ¡Tan ilusa,… sí supiera! ¡Ni que fuera tan importante!, por solo señalar algunas expresiones.
Cuando alguien se dedica a criticar lo hace con tanta propiedad que si está en compañía de alguien más, que conozca al otro, se entra en un juego donde gana el que más conozca del personaje, como se dice popularmente, el que "raje más" es quien gana. En este juego, que se lleva a cabo siempre y cuando no esté presente el sujeto del que se habla, se justifica afirmando que son simples opiniones, que no hacen daño a nadie y, por el contrario, se hacen estos comentarios, criticas constructivas, con todo el cariño para que cambie.
Se tiene por costumbre que ante el error, o comportamiento inadecuado, como la crítica, solo se justifican las acciones sin tomarse el tiempo para la reflexión; cuando al alguien se le hace ver que crítica se argumentan que ésta no existía, solo se expresaba una opinión, se molestan, se avergüenzan o se retiran del lugar.
A las personas que se les hace ver su crítica buscan el medio más rápido para salir de esta situación embarazosa, que no aceptan, se incomodan, lo expresan con un grito, con movimientos gesticulares, enrojecimiento del rostro, movimientos que se conocen como "muecas", que quieren hacer saber el desacuerdo de este tipo de reclamos. Mas aún, las personas "criticonas", llegan a otro sitio, comentan la bochornosa situación que tuvieron, comentan el incidente con comentarios a su favor, en ese momento son las victimas y esperan recibir apoyo. Esperan iniciar la critica del otro, de quién lo hizo sentir mal, no aceptan los reproches porque se consideran personas intachables. Recuerde que las criticas, por más constructivas que sean, son perjudiciales. Más aun, usted conoce su equivocación, porque como dice el adagio: la verdad duele.
Tras la crítica viene la sensación de culpa, se llega a pensar en pedir disculpas, se siente vergüenza de las acciones aunque se piensa que al disculparse se está bajando la cabeza, dejar atrás el orgullo, ofrecer disculpas y reconocer los errores, es de humildes y de sabios. Para las personas es muy difícil aceptar que se ha equivocado, como si en el diccionario de la vida no estuviera la palabra equivocación, como si nunca la hubieran escuchado. Sin embargo, al interior del corazón, donde nace el "sentimiento", si existe la palabra y el significado.
Si a alguien se le pregunta la razón de su comportamiento la respuesta es que nunca aprendieron a pedir disculpas; responden: ¿Qué ganó con pedir disculpas si voy a seguir cometiendo el error? Me enseñaron que nunca se debe bajar la cabeza, que pedir disculpas es cuestión de débiles.
Las personas critican a sus semejantes por cualquier motivo, porque no les parece su punto de vista, porque no le agradan sus acciones o sencillamente por envidias. A la persona que consideran "amigo", primo, hermano, tienen lo que ellos desean, poseen lo que aquél que no se puede comprar. Así pues, la crítica se acompaña de la envidia; muchos trabajadores no aceptan que a un compañero se le haya premiado con un aumento de sueldo, con un ascenso, no comparten la alegría de éste, sino critican su desempeño como empleado y compañero, se afirma que no lo merecía, se hace saber la inconformidad gestada con el nombramiento, se piensa que eligieron al menos apto para el cargo, actúa la envidia que dice: ¡Por qué no me dieron el aumento a mí, si tanto lo merecía!
Muchos casos ilustran este comportamiento, por ejemplo: Un empleado sobresale en la empresa por su organización, sentido de pertenencia, cumplimiento, sus jefes lo exaltan por su desempeño. Algunos de sus compañeros sienten envidia, critican al otro, piensan por qué no fueron ellos a quienes felicitaron; siembran la cizaña contra el otro, afirmando que no merecía el reconocimiento obtenido. Es triste ver situaciones de estas en los seres humanos que por estar pendiente de la crítica no están pendientes de su trabajo, aunque sí esperan recibir felicitaciones por lo que no lucharon, que deben colaborar par vencer la mediocridad.
Las familias no se escapan de este sentimiento, se presentan críticas por cualquier cosa, bien sea porque el hermano tiene mejores prendas para vestir, o el primo tiene el juguete que no le compraron, inclusive hay críticas porque el novio o la novia de un familiar no agrada, los motivos son diversos.
Se podrían escribir muchas causas de la crítica; ella nace de los sentimientos, personales e independientes, entonces, es modificable con el cambio de actitudes.
La idea es no criticar. Al leer estas notas, haga un alto y reflexione, ¿en qué momento ha criticado a sus semejantes?
Pregúntese: ¿Por qué no puedo tolerar? ¿Por qué soy envidioso? ¿Por qué me cae tan mal esta persona?
Antes de sentir envidia de alguien recuerde que este sentimiento negativo le traerá más sentimientos negativos, formará conflictos. Recuerde que así como no se tolera a alguien ese alguien tampoco le va a tolerar. En algún momento, las personas cuando son envidiosas no saben cómo ocultarlo, son personas que se hacen notar con facilidad, generan desconcierto, desconfianza. La crítica, como lo vengo diciendo, va acompañada de la envidia, se presenta en todos los entornos sociales, en todas las empresas y en todas las familias, en todos los estratos.
Entre más educación reciba el ser humano mejor va a ser su desempeño con la sociedad. Sin embargo, el ser humano, se comporta y reacciona, dependiendo de su estado emocional, el cual es precedido por algo independiente de su entorno. El nivel cultural no influye en todos los casos cuando se quiere expresar lo que se siente en el corazón: Como "mentarle la madre a los demás", como se suele decir, o cuando se quiere decir algo que se tiene reprimido.
Nuestro comportamiento debe ser el mejor, debemos esforzarnos por aprender a respetar al otro y tolerar los puntos de vista diferentes.
Recuerde, sí no le gusta que le vivan criticando, que no lo toleren. ¿Por qué usted va a hacer lo mismo con los demás?
Aprenda a no criticar. Haga el esfuerzo, hay que intentarlo.
Cambie los hábitos que considere negativos hasta el momento en su vida. Le va a traer alegrías, amistad y, sobretodo, paz consigo mismo y con los seres humanos que le rodean.
"No hable de los demás lo que no quiera que hablen de usted".
Recuerde: Si fulanito, que se la pasa hablando mal de mí, supiera lo que yo pienso de él, lo más probable es que no se atrevería a seguir hablando.
Esta frase lo invita a abstenerse de hacer comentarios negativos de otros y, le invita a respetarlos. Dejar de criticar es el primer paso, aunque pareciera que este hábito fuera parte de las funciones humanas, como respirar, caminar, comer o dormir. Sin embargo, es cuestión de practicar a diario: Cuando sienta envidia, no sea tolerante, o sencillamente quiera hablar de otro, respire, cuente hasta diez, piense que usted es la persona más comprensible, sociable, tolerante y amable de este mundo; pasado un tiempo lo convertirá en un hábito positivo, tan normal como respirar.
No se engañe con palabras que esconden su hábito, reconozca que crítica cuando se explica diciendo:
? No son criticas, es solamente una opinión…
? Yo seria incapaz de criticar…
? En ningún momento lo estoy criticando…
? ¡No!, solo considero que él no debía hacerlo…
? Porque lo quiero mucho…
? Porque es un sapo…
? Ni que fuera tan importante…
? Se lo merece
? Me cae mal
? ¡Porque sí!
A partir de hoy sea tolerante, reserve sus opiniones especialmente cuando sean negativas, reconozca que criticar es un mal habito, que genera sentimientos que acaban con su personalidad.
Recuerde las palabras bíblicas: ¿Cómo es qué ves la paja en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que tienes en el tuyo?, Jesucristo.
La tolerancia es una virtud personal muy importante, que podemos ejercer a diario. Es cuestión de intentarlo.

CAPÍTULO VI
LA ENVIDIA

Este sentimiento negativo llega a ser autodestructivo. Ocasiona tanto o más daño a quien la siente que a quien es objeto de ella.
Esta es una de las reacciones que tiene el ser humano por ignorancia, convirtiéndose en seres vulnerables, que son víctimas de charlatanes. Creen que serán capaces de arrebatar a otro lo que añoran para sí mediante la fe, por medio de actos de brujería como la lectura de cartas, el tabaco, el chocolate, rezos, baños y prácticas no naturales. Peor aún, normalmente quienes son víctimas de la envidia creen en Dios y son conocedoras de antemano que está prohibido desear el bien ajeno y que es un aspecto condenable en el ámbito religioso.
Por envidia se cometen multitud de ataques, se llega inclusive a agredir a las personas, a dañar los bienes del otro, o intentar que pierda lo que deseamos para nosotros, aunque no lo obtengamos.
La envidia empieza a surgir en los primeros años de vida del ser humano, es el caso del niño que no puede conseguir lo que desea manifestándolo con disgustos, rabietas,... si el niño esta demostrando este sentimiento y no se le orienta, crecerá con sentimientos de frustración, vacío, intolerancia y, con el tiempo, será un adulto envidioso, con las consecuencias que eso trae.
Recordemos que la envidia es un mal sentimiento que se ha mostrado desde el principio de la humanidad, según la Biblia, Caín mató a su hermano Abel por que quería el aprecio que Dios le tenía. Por eso, debe esforzarse para no permitir que entre este sentimiento en nuestros corazones, porque lo único que traerá será tristeza.
Sin embargo, es un poco difícil descubrir al envidioso, puesto que éste se esconde a través de apariencias amables, conductas de respeto, admiración, pero ocultan la alegría por los fracasos ajenos, sufren con los éxitos ajenos, y algunas veces manifiestan con ironía su desagrado. Dejan notar su inconformismo, su envidia.
Como vemos, por culpa de la envidia se han producido robos, asesinatos, odio e inclusive guerras.
Preguntémonos, entonces, hasta dónde llegaremos por desear lo que otros poseen, como un hermano, primo, tío, amigo, compañero de trabajo e inclusive hasta con los propios padres.
La envidia se siente con el corazón, se nota en los ojos, es un sentimiento profundo, que se revela cuando la persona envidiada no se percata. Sonrisas fingidas y muecas ponen en evidencia al envidioso y algunas expresiones lo revelan, por ejemplo:
? A lo mejor se lo robo
? Yo puedo comprarme algo mejor
? ¿Qué será lo que hizo para merecerse el aumento?
? A lo mejor le toco hacerle el favorcito al jefe
? Esa secretaria viste muy bien a lo mejor tendrá su amiguito
? Yo no creo que gane tanta plata por su trabajo
? El novio de mi amiga debe trabajar en algo raro
? No lo soporto siempre esta alegre
? Qué sé estará creyendo
? Qué dicha, está sufriendo
? Así era como lo quería ver …
Recuerde: Tras la envidia viene la calumnia.
La envidia, sin embargo, no ocurre sólo por bienes materiales también por los estados de ánimo, por la felicidad que otro goza; buscan la destrucción del envidiado, pero solo lo consiguen en su sentir porque aun muerta la persona el sentimiento sigue latente, como en el caso mencionado de Caín y Abel, donde la sombra de Abel subsiste a pesar de su muerte.
La envidia más que un pecado es una desgracia, un padecimiento, una enfermedad incurable que no se puede disimular. Este sentimiento esconde un sentimiento de baja autoestima, el envidioso se compara con el envidiado, su trabajo, desempeño, entrega, personalidad, carácter, cuestionan el desempeño o comportamiento del otro, recurren a mentiras, comentarios bajos, cizaña, calumnias…
Los envidiosos aprenden a serlo desde niños. A pesar de que a temprana edad dicho comportamiento es manifiesto por los problemas que generará al menor en su entorno, ya sea en el colegio, trabajo, familia, o con las personas que se relacionan. Los adultos que reflexionan sobre sus sentimientos, acciones, muchas veces se dejan llevar del sentimiento de envidia, justificando siempre sus acciones por algún motivo. Pero, es posible evitarlo, cambiar los hábitos, lo cual le traerá múltiples beneficios.
Piense: ¿Cuándo ha sentido envidia de sus hermanos, primos, compañeros de trabajo, vecinos del barrio, etc.?...
¿A diario?... ¿Algunas veces?
El sentimiento lo transformará, lo pondrá en evidencia, y usted responderá:
? Yo no tengo envidia de ese
? ¿Envidia, yo?
? ¿Acaso, por qué iba a tener envidia?
? ¿Y Envidia de qué?
? ¿Envidioso yo?
? No me gusta ser envidioso…
¿Actúa a la defensiva cuando se siente descubierto?
Las personas dan explicaciones del porqué dicen o actúan de esa forma, tratan de convencer a los demás procurando dejar una buena imagen pero saben que es un sentimiento muy negativo. No tendrá paz y tranquilidad, por la mentira que usted mismo se dice.
Hay un adagio popular que dice: "La envidia es mejor despertarla que sentirla". Al sentirla generará un sentimiento de dolor e inconformismo. Al querer sembrarla recibirá engaños.
Tenga presente que "la vida es la obra de sus pensamientos", como lo dijo el romano Marco Aurelio.
Haga una pequeña reflexión de sí mismo. Pregúntese si esta bien sentir envidia por otras personas. No justifique este tipo de comportamiento.
Se dice que la receta para llegar a agradar a nuestros semejantes, es el buen humor, suavidad, franqueza y tacto con los demás.
Muchas veces no se percata que está siendo aquejado por este sentimiento, en la familia, con mucha frecuencia, se ve la envidia por el hermano/a, porque éste tiene los mejores juguetes, el mejor carro, las mejores calificaciones, o en ocasiones el mejor novio, la mejor ropa, la mejor casa, las mejores amigas, porque pasea mucho, o porque el papá le compra lo que quiere, entre muchas situaciones. Entonces, se justificará el envidioso diciendo que es una respuesta normal por ser personas humillativas que sólo desean hacer gala de lo que poseen, consiguiendo, sin embargo, que se les mire con recelo, con lastima o se evite cualquier contacto con ellos.
En el trabajo también es habitual este sentimiento. Se presenta por la competencia de quien quiere escalar una posición o ganar un aumento, que para cumplir su cometido recurren a métodos desleales contra el envidiado.
La arrogancia y la prepotencia irrisoria, demuestran la personalidad del envidioso. Son personas a las que les gusta estar recibiendo pero no dando, mostrando su infelicidad, su frustración, su intolerancia, que les impide aceptar que otros posean lo que ellos desean. He ahí la importancia de aceptar, lo que se tiene y lo que no se tiene, sin permitir que se presenten sentimientos negativos, malestares sentimentales, bien sea por razones sociales, económicas, sentimentales; no se puede querer tener lo que no se ha trabajado, otras personas pueden tener más cosas pero no lo que usted posee, recuerde que sí quiere tener algo hay que fijarse metas para lograrlo.

CAPÍTULO VII
LA INTOLERANCIA

La intolerancia es la raíz de donde brotan actitudes sociales, políticas, económicas, culturales, que perjudican a los seres humanos. Con esta actitud no se respeta la conducta de nuestros semejantes, ocasiona el racismo -la no-aceptación de un grupo étnico considerado como inferior, "personas de color"-, la xenofobia, -considerada por los expertos como odio, repugnancia u hostilidad, hacía los extranjeros-, la homofonía -aversión obsesiva hacia las personas homosexuales-, la violencia política, entre otras.
El 16 de Noviembre se celebra el Día Mundial de la Tolerancia, en una jornada instituida por Las Naciones Unidas para recordar que éste principio ético es una necesidad política y jurídica para la convivencia pacífica; día que ofrece una oportunidad para reflexionar sobre la raíz de los graves problemas como terrorismo, xenofobia, racismo, violencia y otros conflictos que aquejan a la humanidad y que configuran "las caras de ese poliedro maligno de la Intolerancia".
El 21 de Marzo se ataca el problema de la discriminación, cuando se celebra el "Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial", declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas, que recuerda la tragedia racista ocurrida en 1960 en la ciudad de Sharpeville, en Sudáfrica, y nos invita al compromiso colectivo para la erradicación de este problema social. Además, es tal la falta de respeto que se tiene con las opiniones, pensamientos o practicas de los seres humanos, contrarias del punto de vista que se tiene que se deben crear espacios para recordárselos a la humanidad.
La tolerancia debería ser una herramienta necesaria en la educación para admitir en los demás una manera de sentir, pensar, ser, obrar, aunque sea diferente de la propia.
Las personas intolerantes son agresivas y violentas, que han llevado a la humanidad a guerras civiles, religiosas, dos grandes guerras mundiales, y millones de muertes.
El intolerante se oculta tras una personalidad "normal", aunque son irrespetuosos, arrogantes, desconsiderados, violentos…
Su origen se da en la educación, desde el mismo hogar. Los niños captan este comportamiento en la no aceptación del otro, en la familia, el trabajo, los vecinos, los colegios, el bus, la televisión… Por ejemplo, los niños cuando se encuentran jugando, gritando, saltando, y los mismos padres, les hacen saber con un grito, un ultimátum, que dice: Si no deja de molestar los castigaré. Como si estos adultos no hubieran sido niños un día. Talvez, porque los padres estaban ocupados, viendo el partido de fútbol, la novela, hablando por teléfono con las amigas, los amigos, el novio, haciendo gala de su intolerancia. Se acostumbra, sin embargo, solicitar a los demás que respeten el espacio, aunque no se respeta el de ellos.
Los niños son seres que en la medida que ven a los adultos comportarse tratan de imitar este comportamiento. Las primeras personas que estos niños empiezan a imitar, es a sus padres, los consideran sus héroes; como dice un adagio "deja solo a un niño jugando y se convertirá en papá".
La falta de tolerancia que se tiene hacía los demás se da por irrespeto; las personas se creen con derecho de opinar, de comentar, de tomar represalias, criticas, gritos y, en muchos casos, de agresión, física o verbal. Es tal la falta de tolerancia que las personas se "transforman" en seres de película, donde con un grito y una mirada quisieran intimidar al otro e imponer su propia voluntad. El resultado es otro porque al momento de hacer o decir lo que se piensa del otro se consigue un enemigo más. En un futuro aquellos que critican y no toleran se convierten en personas asociales, dignas de repudio.
La intolerancia lleva a los demás a tomar represalias contra sus semejantes con el fin de desquitarse, "cobrar la deuda", por las diferencias de opiniones.
Los padres enseñan este tipo de comportamientos cuando toman represalias con sus hijos por una falta y optan por castigarlos, con la violencia cobran su resentimiento, su deuda. Los niños, aprenden, repiten este comportamiento, toman represalias contra sus hermanos, amigos, familiares, o padres, manifestándolo con egoísmo, con berrinches, no hacen tareas, dañan sus juguetes, inventan comentarios infundados, más conocidos como "chismes".
De igual forma, los niños toman represalias cuando se sienten agredidos por cualquier persona de su entorno, en ocasiones cuando se les culpa de alguna falta que no hallan cometido, porque no hay comprensión ni dialogo, aprenden que la tolerancia es un concepto erróneo, que las personas deben hacer lo que ordene el más fuerte, quién tiene poder, que lo ostenta con gritos y amenazas.
La crítica es otra acción de intolerancia, constituye una falta de respeto y de aceptación de las diferencias.
En muchos casos, las personas, cuando tienen la oportunidad de estar en una posición superior con relación a otras, bien sea en el ámbito administrativo, educativo, social o económico, dan la impresión que tuvieran derechos sobre las otras personas de maltratarlas, peor aun, se llegan a creer superiores, al punto de gritarles o decirles que, lo que han dicho, hecho o sugerido, es completamente equivocado, sin ninguna otra razón que la posición.
Esto sucede cuando se quiere imponer la propia voluntad, o superioridad, por encima de todos, así se sepa que la otra persona tiene la razón, y por lo regular cuando esto sucede, no se reconoce el error cometido. Y cuando se opta por pedir disculpas en ocasiones es demasiado tarde, porque es tal la falta de respeto, la humillación, el dolor causado, que se piensa en la venganza.
En ocasiones, las personas que por su situación económica no pudieron terminar sus estudios, o vienen de familias de poca "fluidez verbal", por así decirlo, o que son personas humildes, se alcanza a notar en ellos un gran esfuerzo, porque se les acepte tal y como son, creen que son poco importantes para los demás. Muchos aprovechan su condición contra ellos. El solo hecho que se tenga un cargo, una posición económica alta, porque se vista de corbata, o les llamen "doctores", no da derecho a los demás a maltratar a estos seres, que muchas veces le colaboran, le sirven incondicionalmente, como es el caso de la señora que hace el aseo, el vigilante, la señora que sirve los tintos, el mensajero. El "maltrato" se hace notar con acciones, verbalmente, con miradas, denota una falta de respeto, un abuso.
Imagínese por un momento: Existen momentos en la vida donde hoy se está bien y mañana no se sabe, por eso es muy importante que se trate a las personas con respeto y tolerancia.
Recuerde: Las personas tienen sentimientos, y no debe hacer lo que a usted no le gustaría que le hicieran.
La intolerancia también sucede en la pareja. Tanto el hombre como la mujer no toleran las diferencias en su pareja, discuten, desvían su atención del tema y terminan muchas veces con problemas como separación, violencia intrafamiliar o abandono, infidelidad, indiferencia, rechazo, represalias donde finalmente no gana nadie. Estos padres, en cambio, enseñan a sus hijos que ante las diferencias lo valedero es la violencia, y luego se preguntan: ¿por qué el hermanito no tolera a su hermanita sino se les ha enseñado eso?
Debe hacer el esfuerzo para corregir sus acciones, sus sentimientos; todos tienen derecho a tener su propio punto de vista, sus posiciones.
Por otra parte, si se debe hacer un reclamo o sugerencia, hágalo con amor, con tacto, aprovechando el don de maestro que caracteriza al ser humano, ya que así se podrán aprovechar a estas personas y estará ganando mucho.
Pregúntese antes de maltratar: ¿A quién le gusta que le maltraten por el solo hecho de no ser entendido, o no entender lo que quieren decir?
¡A nadie! ¿Verdad?
Recuerde: Usted es quién no se hacen entender.
Las personas tienen un niño en su interior; cariñoso y amoroso, al que le gusta ser tratado con respeto, y de hacerlo este niño lo invitará a jugar con él.
Aprenda a ser más tolerante: respete, comprenda al otro, evite las discusiones, solucione sus problemas con el dialogo. Recuerde que debe hacer sus cosas con la convicción de que a partir de hoy va a empezar de nuevo, sin rencores, "sin deudas por cobrar", siendo sinceros y brindados al cambio.

Recuerde: El cambios será benéfico para usted y los demás. Sí se da otra oportunidad de conocer a las personas, se dará cuenta que son personas maravillosas como usted. Hará felices a los suyos y a usted mismo. ¡Piénselo! Querido amigo/a.

CAPÍTULO VIII
LA VIOLENCIA
El ser humano tiene varias conductas negativas pero ninguna es tan nefasta como la violencia.
Expertos, como el investigador ADRIENNE L. ZILHMAN, afirman que el genoma humano es aproximadamente solo un poco más de uno por ciento distinto al de los chimpancés. Consideran que los hombres agresivos son por naturaleza, no necesariamente por razones de supervivencia, es decir, que hay hombres que nacen con este tipo de comportamiento. Otros científicos, como el genetista holandés HAN BRUNNER, afirman que dicho gen no existe y nuestro destino no está en los genes, a pesar de la predisposición, porque la violencia nace en la familia y se cultiva en la sociedad. Por esto se debe preservar la inocencia del niño, evitando el maltrato, porque esto desencadena un ser sin respeto por la sociedad, con carencia de amor, tolerancia, valores y principios.
Recuerde: Las personas maltratadas generalmente son maltratadores.
Los avances científicos han revelado además que existen otros factores biológicos asociados con la violencia: La hormona sexual masculina, la testosterona, está relacionada como un factor muy importante en las conductas violentas; por cada diez delitos de agresión ocho son cometidos por varones; otros factores condicionantes son el abuso del alcohol y drogas ilegales, que trastornan temporalmente a las personas.
La violencia tiene múltiples espacios; la intrafamiliar, la sexual, la social, son manifestaciones de este problema que involucra a los miembros de la familia; padres, madres, adultos mayores, hijos, sobrinos, cónyuges, hermanos; la comunidad y la sociedad.
La violencia es la manifestación más cruda de la subordinación. En el caso de la violencia intrafamiliar, de las mujeres en una sociedad machista, de los niños y, últimamente, de los hombres. El consumo de bebidas alcohólicas y sustancias psicoactivas, así como los celos, la infidelidad, la separación de la pareja, son factores que motivan conductas agresivas y violentas.
La violencia intrafamiliar, es considerada una de las formas que incluye a todos los miembros de la familia, en especial a los niños y los adultos mayores. Se cometen abusos de poder. Bienestar Familiar, el órgano de control de la niñez, reporta que la incidencia de denuncias está dada así:
1. Violencia contra los niños
2. Violencia contra los jóvenes
3. Violencia entre Padres e Hijos
4. Violencia contra los adultos mayores de edad
5. Violencia entre Hermanos
6. violencia de Pareja
7. Otros Parientes
En las familias debería existir más democracia y menos autoritarismo, porque así se genera la violencia en los hogares; desde un principio se ha creído y aceptado este comportamiento por creencias sociales que enseñaban al hombre que llevaba los pantalones "el macho", que tenía el derecho de golpear a la mujer y lo hacia en presencia de los niños con el fin de enseñarles quién mandaba en el hogar.
Las conductas violentas se aprenden a la primera oportunidad observando e imitando la conducta de los padres, familiares, personajes que aparecen en la televisión, iconos de la moda. Los padres permiten la conducta agresiva de sus hijos y el maltrato por parte de ellos hacía las demás personas haciendo ostentosidad de su poder, empezando por la empleada del servicio: el niño solicita las cosas con un grito acompañado de insultos; les falta al respeto a sus abuelos; o se defienden ante los demás niños atacándolos. Los niños aprenden a expresarse en forma violenta.
Los niños son considerados seres débiles, dependientes, sumisos, obedientes, cuya seguridad depende de los adultos varones, patriarcado donde el macho ejerce poder sobre la mujer y los hijos.
Se justifica la utilización de la violencia para resolver conflictos familiares, con el argumento de que quien grite más fuerte, golpee más duro, es el que tiene la razón. Es el que tiene el poder.
La violencia contra la mujer por parte de la pareja, llamada violencia instrumental, tiene como fin conservar el control de los recursos económicos del hogar, es su justificación.
La violencia es un fenómeno de la sociedad, un comportamiento social muy complejo, con múltiples causas interrelacionadas entre sí.
Ella se manifiesta contra la mujer adquiriendo muchas formas: Como sufrimiento físico, mental, sexual. El hombre abusa de las mujeres sin ninguna contemplación, va desde el maltrato verbal hasta el maltrato sexual. En estas se incluyen amenazas, privación arbitraria de la libertad, secuestro en el hogar, abuso sexual, gritos e insultos.
Estos comportamientos hacen que las demás personas tengan miedo, estrés postraumático, que es el terror a salir a las calles, condiciones que se viven en la sociedad producto de la inseguridad en las ciudades y en el campo, oculta tras el desempleo, el hambre, las crisis económicas, etc.
Las victimas recurrentes de la violencia son mujeres y niños, pero también se presenta en adultos mayores por parte de hombres y mujeres, especialmente al interior de los hogares.
La violencia domestica contra la mujer se ha evidenciado en el transcurso de los años, hoy por hoy se vive en aumento este tipo de conductas, especialmente la de origen sexual, donde la mayor parte de las victimas y agresores son hombres jóvenes entre 12 y 58 años de edad.
La violencia no es un problema de escasa ocurrencia. Se refleja en todos los espacios de la sociedad, llegando a los extremos de la cordura, hombres y mujeres golpean, insultan, atentan contra la integridad física de los otros. En Bogotá se han presentado casos de alienación como llegar a quitar los genitales de los niños, vaciarles una ollada de agua caliente mientras el conyugue, o el menor, está dormido, asesinatos justificados por la impotencia o el agotamiento.
La violencia sexual al interior de los hogares ha ido en aumento. La pareja reclama los derechos sexuales como propios, considera que la esposa/o es de su propiedad, que debe cumplir sus obligaciones.
VIOLENCIA CON LOS NIÑOS
Los niños por su edad demuestran debilidad para defenderse. El daño emocional, los efectos a corto y a largo plazo que provocan los maltratos, las violaciones, tendrán consecuencias de por vida.
Las personas que suelen maltratar a los niños deberían recordar las siguientes palabras:
"Todo lo que hagáis al más pequeño de entre vosotros es como si me lo hicierais a mi" Jesús.
Los maltratadotes de hoy fueron maltratados en su infancia. Sus patrones de crianza los utilizará en los castigos que inflingirán en sus hijos. Ellos justificaran la necesidad de castigar, y tendrán efectos posteriores como arrepentimiento, depresión o lástima. Lamentablemente, se trata de padres que están a favor del castigo como medida disciplinaria y educativa. Personas que fueron criadas con el argumento que la letra con sangre entra.
El castigo recibido por los adultos en la infancia, suele guardar relación con el tipo de castigo que hacen con sus hijos. Los castigos físicos que se emplean para "corregir" a los hijos no son los más adecuados, en ocasiones los niños se encuentran en la calle porque son maltratados, es una causa importante de la indigencia infantil. Son muchos los métodos y objetos que recurren los padres que castigan a los hijos para enseñarles, corregirlos, según esto para que el día de mañana sean hombres de bien y no deban pasar por las necesidades que pasaron los padres…
¿Que opina usted?
¿Cree que así lo conseguirán?
Aplique los avances de la modernidad, los niños son el futuro de la humanidad y sólo el diálogo es la herramienta conciliadora que necesita la sociedad. El niño aprende a ser agresivo por medio de la observación de las conductas violentas en su hogar, por sus padres o familiares. Responderá con violencia o frustración ante los conflictos y necesariamente creará sentimientos negativos como la intolerancia, la envidia, la critica, el irrespeto, las manifestaciones violentas, y todas las actitudes que se han relacionado en este libro.
A pesar de que la Violencia contra la infancia no respeta condición social, es evidente que en los estratos sociales bajos es más notorio este tipo de reacción porque en el convergen mayor cantidad de factores desencadenantes.
LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
Los medios de comunicación masivos, especialmente la televisión, ponen en contacto permanentemente con la violencia a los niños. Debieran ser transmisores de buenas costumbres pero son considerados como una de las principales causas de violencia. La televisión enseña con sus programas este tipo de invitación, hasta en los mismos noticieros se enseña que la respuesta violenta es una alternativa: La guerrilla asesina a campesinos y soldados; los grupos de delincuencia común roban y asesinan a quien opone resistencia.
La incidencia de la televisión en el comportamiento infantil se manifiesta inmediatamente después de que ellos observan un programa. Ellos imitan lo que observan, representan la acción, golpean o "matan". Utilizan juguetes bélicos y sus victimas en ese momento son los padres, o quien se encuentre en el lugar, incluyendo a la mascota.
Conviene, entonces, promover en los niños una actitud reflexiva y crítica respecto a la violencia que les rodea, con explicaciones y argumentos. Se debe hacer saber al niño que las conductas vistas no son dignas de ser imitadas, no son reales y que golpear o disparar no es bueno; las películas son para entretener, entonces, debiera escoger con sabiduría el tipo de entretenimiento que quisiera sus hijos vieran.
Recuerde que la violencia es un comportamiento social adquirido.
Si usted fue un menor maltratado y su preocupación es orientar a los jóvenes de la mejor manera, recuerde que son otros tiempos, que vivimos en un mundo que está evolucionando y pertenecemos a una sociedad con nuevas reglas.
Los jóvenes rebeldes son personas que se comportan expresando su rechazo a la sociedad, que no los respeta, con su comportamiento expresan su insatisfacción, aunque colaboran con su intolerancia en preservar tales características.
La mayor parte de las conductas violentas tienen como fin ejercer en la otra persona el poder de control, por ejemplo:
Con los hijos, se justifican las acciones violentas, afirmando: Lo estoy corrigiendo para educarlo; lo estoy haciendo entrar en razón o le estoy enseñando lo que es disciplina. En otros casos se defienden, argumentando: Es que no me obedece...
El Estado está en la obligación de actuar para impedir que se continúe en este comportamiento, en Colombia se crearon instituciones que tienen como función ofrecer Servicios de Atención frente a la violencia intrafamiliar, protección de los niños, resolución de conflictos familiares, prevención de la violencia; orientación, capacitación y protección son sus objetivos, para alcanzarlos utilizan equipos multidisciplinarios compuestos por abogados, sicólogos, médicos y trabajadores sociales, con el fin de orientar y ayudar a las personas más necesitadas, que quieran solucionar sus problemas o conflictos. Otras de sus funciones es servir de espacio de conciliación de conflictos familiares, fijación de obligación alimentaría, custodia de los niños, separación de cuerpos, declaración de unión marital de hecho y unión libre, liquidación de sociedad patrimonial, cauciones de comportamiento, soluciones de la patria potestad de los menores, analizar la Violencia intrafamiliar y ofrecer la solución negociada de conflictos familiares, detectar eventos de violencia intrafamiliar y sexual a través de talleres y vigilancia al interior de la familia.
LA VIOLENCIA DE GÉNERO.
Está considerada como la violencia domestica, en la cual el varón, o la mujer, ejercen poder sobre el conyugue, buscando la subordinación de este. A pesar del aumento de casos de mujeres maltratadotas, aún los hombres tienen el primer lugar en su ocurrencia: Durante los años 1998 y 1999, las organizaciones de mujeres que trabajaban en el estudio de la violencia de género y en la atención a las víctimas, plantearon la necesidad de una Ley Integral contra este tipo de violencia. Se trata de un problema de Estado, que es necesario afrontar con políticas en todos los ámbitos para la protección de la mujer, ocasionada por una comunidad machista e intolerable.
Es un problema grave: En el año 2001, Profamilia, entidad sin ánimo de lucro de origen privado, mostró cómo el maltrato verbal, las amenazas, el abandono económico y el maltrato físico y sexual están presentes en el 52 por ciento de las mujeres que alguna vez han estado unidas a una pareja. El 14 por ciento de ellas fueron forzadas a tener relaciones sexuales y han sido amenazadas con armas por su pareja. Además, entre las mujeres desplazadas por la violencia, 36 por ciento han sido agredidas por desconocidos.
VIOLENCIA EN EL TRABAJO
Ningún espacio humano está exento de sufrir de este flagelo. En el trabajo se conoce como "conductas psicolaborales negativas"; que no son más que la acumulación de estrés laboral, problemas personales, sentimientos encontrados, maltrato, injusticias, condicionados por la relación económica imperante.
Ante este panorama, pregúntese: ¿Cuándo he sido violento?
¿Cierto que casi todos los días? ¿O no?
Porque no necesita cogerse a golpes con alguien para ser violento, el solo hecho de no saber usar las palabras es generador de violencia.
Haga primero una limpieza mental. Limpie su mente y su corazón. De continuar con rencillas y rencores lo único que conseguirá será enemigos, tristeza y soledad.
Pregúntese, entonces: ¿Cómo puedo prevenir la violencia?
Es decir: ¿Cómo puedo dejar de ser violento?
La respuesta la tiene usted, sea tolerante. Respete a su prójimo, es cuestión de intentarlo.
Recuerde: "La violencia genera violencia"

CAPÍTULO IX
LAS COMPARACIONES

Las comparaciones son comentarios dañinos que ocasionan en las personas sentimientos de dolor, ira y tristeza, que afectan la autoestima. Estas comparaciones hacen daño, porque las personas no tienen la capacidad de asimilar dichos comentarios, tenga en cuenta que las personas son seres que sienten diferente, piensan y actúan de forma individual, reaccionando de la misma forma, como sientan en ese momento, a mayor dolor mayor reacción.
Muchas veces se hacen comparaciones sin medir el grado de dolor que se llega a ocasionar. Se pretende motivar mediante la competencia, se hace saber que hay otras personas que hacen mejor su trabajo, como el caso de comparar a un hijo con su hermano, un amigo con otro, un empleado con otro compañero. Pero solo se consigue el efecto contrario: Baja Autoestima.
Cabe recalcar, una vez más, que todos los sentimientos negativos como la comparación tiene su origen en la infancia. Los padres empiezan a enseñar este sentimiento a los niños, generando malestar y resentimiento con la persona a la que se le está comparando. Los padres cometen el error de comparar a sus hijos y en ocasiones utilizan frases como:
• Mire su hermano, es más pilo que usted
• ¿No entendió? Su hermano sí
• se viste como un payaso
• se parece al niño de la vecina
• esta igualito a su primo
• parece un marrano
• camina como un cojo
• como su hermano si pudo y usted no
• aprenda de su hermano
• a su hermano no se le tiene que repetir en cambio a usted sí etc.,
Estas son formas de comparar a los hijos en pro de motivar la competencia, genera es actitudes autodestructivas, sentimientos negativos. Luego se preguntan: ¿Por qué será que nuestros hijos son tan criticones?
Los niños aprenden de sus padres, independientemente del estrato social. Es preciso, entonces, evitar comparar a las personas, sobretodo a los niños, porque se reacciona de manera diferente, con rebeldía, soberbia, intolerancia, violencia o depresión
Recree este episodio en su imaginación:
Cuando un hijo comete la imprudencia, de hacer una comparación en presencia de una visita, los padres y adultos optan por sonreír, y corregir al niño diciendo: ¡Mi amor, eso no se hace, eso es malo!
¿Acaso es que nos ha oído comparar a alguien?
Antes de que el niño responda se le dice: Ve y juega con tus juguetes, o con tu hermanito. Se molestan con el niño, lo castigan.
Se explica al visitante diciendo que son cosas de niños.
Como si los demás no conocieran que los niños dicen lo que viven escuchando, que es su manera de relacionarse con los demás.
Las personas viven comparando a los suyos con personajes de éxito, comparan a sus parejas con otras, buscando las virtudes que en ellas no encontraron, desean generar el cambio mediante comparaciones, por ejemplo:
• Mire que el esposo de mi amiga si la lleva a pasear
• Mire que el esposo de mi amiga no es borracho
• Mire que el esposo de mi amiga si la invita al cine
• Mire que el esposo de mi amiga se arregla mejor
• Usted esta igual de gorda a la vecina
• Se párese a la chismosa del barrio
• Es tan malgeniada como su mama
• Debería de aprender como su prima...
Las reacciones no se hacen esperar, muchas veces se discute, se opta por la violencia, se pretende ganar el respeto, actuando a la defensiva diciendo:
¡Pídasela a la gorda de la vecina!
¡A mí no me pregunte nada! ¿No ve que yo soy una chismosa?
¡No me diga nada, porque soy muy malgeniada!
¡No tengo plata!, ¡No ve que me la tome toda con mis amigos y las viejas!
¿Por que no va al cine con su amiga?...
Hay jefes que tienen por idea que para que un empleado se esmere es necesario compararlo con los otros. Es común escuchar: Necesito que realice esto porque su compañero no creo que lo haga bien, usted, en cambio, creo que sí lo hará. Prefiero decirle a usted que realice esta labor porque es más pilo que su compañero. No es por compararlo pero es que su compañero no es tan enérgico como usted. Me cae bien porque es muy atento, en cambio, aquél no sirve para nada; por eso, está dónde está.
Entre compañeros muchas veces se presenta las comparaciones y debates de cómo hacer el trabajo: "Esto no se hace así; donde yo trabajaba se hacía así". "Usted me hace recordar a mi compañera de puesto; igualita". "Grita igualito a un compañero que tuve". "Este man es tan lambón como uno que había en la otra empresa". "No hermanito, a mí no me venga a enseñar que yo aprendí allá".
Pregúntese: ¿Cuántas veces ha comparado a las personas que le rodean y con las que convive a diario?
Muchas veces; ¡cierto!
Piense cuando vaya a comparar a alguien, ¿le gustaría que le compararan a usted?
Recuerde: "No te compares con los demás, porque siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tu" Desiderata

CAPÍTULO X
LA MENTIRA

Es otro sentimiento del ser humano de pensar, actuar, sentir, contrario a la realidad, y a su vez, es aparentar lo que no se es y lo que no se tiene.
Una persona mentirosa tiene por costumbre ser falsa, fingida, engañosa. Lo manifiestan, con el único fin de agradar, sorprender, convencer y causar admiración en los demás, "el mentir es oficio de esclavos, los hombres libres dicen la verdad" como lo dijo algún día APOLONIO.
Cuando se diga algo, se debe de decir siempre con la verdad, tal y como se piensa, pues obrar de otro modo seria maldad.
Mentir es dramatizar, acompañado de expresiones corporales, y en ocasiones con gritos. Las personas mentirosas son faltas de valores. Maltratan con tal de hacer saber que lo que se dice en ese momento es cierto. Además, este tipo de personas no aceptan que se le cuestione sus actos, hacen gala de una dignidad que no poseen, dicen: ¿es qué se duda de mi palabra?… ¡No me conoce lo suficiente!... ¿Me está llamando mentiroso/a?...
Mentir es acusar falta de franqueza, no actuar con inteligencia, irrespeto y baja autoestima.
En ocasiones, los seres humanos cuando mienten, y son descubiertos por los demás, suelen ser tratados con prevención. Lo peor es que son descubiertos con facilidad. La mentira causa inestabilidad física, hacen notar su intranquilidad con movimientos corporales, evade la mirada, sube la tensión arterial, presentan sudoración, como si la conciencia les estuviera diciendo que lo que están haciendo esta muy mal.
A muchos pareciera que no les importa. Tal vez por que son personas, que en la vida no aprendieron a tratar a sus semejantes con respeto. No consideran las consecuencias que pueden generar. Por lo regular, este tipo de personas no aceptan sus errores porque consideran que estarían dándole la razón a "quien los juzga". Las personas necesitan tener carácter para aceptar que se equivocaron.
El mentiroso gana que los demás los tilden de charlatanes, se burlen de sus acciones, no se les de crédito a lo dicho por ellos, aún cuando estén diciendo la verdad. Muchas veces ocurre como le sucedió al Pastorcito Mentiroso del cuento infantil: Son tantas las mentiras, las burlas que hacen con su actitud, que al momento de atravesar por una necesidad o calamidad, y solicitan ayuda, ésta no se les va a prestar, porque no se les llega a creer.
Recuerde, unos adagios populares respecto a la mentira dicen:
• "Más rápido cae un mentiroso que un cojo"
• "Hay quienes son victimas de su propio invento"
Los niños con tal que sus padres no los vayan a reprender optan por decir mentiras, justificando sus acciones porque no se les da suficiente confianza, o por temor al maltrato.
Cuando hacen un daño, culpan al hermanito, evadiendo su responsabilidad. Sin embargo, reaccionan de manera que pueden ser descubiertos: la ansiedad, el tartamudeo, la sudoración y el llanto, develan la verdad. Buscan una salida, culpan a personas inocentes para salvarse del castigo… Imagínese la reacción de un adulto que es capaz de mentir culpando a personas inocentes…
Los adultos que dicen mentiras en presencia de los niños solo enseñan que es una alternativa para quedar bien ante las personas. Al hacerlo, ellos por lo regular justifican las mentiras en presencia de sus hijos y luego cuando los niños quieren justificar las propias no las entienden. Por eso, los niños empiezan a utilizar estas "mentirillas piadosas" para quedar bien con sus padres, para evitar el castigo o porque consideran en ese momento que no valía la pena decir la verdad.
En ocasiones, en el trabajo las mentiras son un hábito laboral: Los compañeros de trabajo inventan aumentos, ascensos, traslados, con el fin de hacer sentir envidia a los demás, o en muchos casos por hacerse sentir ante sus compañeros como personas importantes. En otras ocasiones las personas recurren a decir mentiras con el propósito de sacar verdades, como es costumbre en jefes manipuladores, compañeros "lambones", empleados mediocres, que con tal de sacar información para ganar puntos con sus jefes. Buscan el interés personal sin importarles por encima de quien tenga que pasar:
¿Acaso puede un ciego mostrar el camino a otro ciego?
¿No caerán los dos al hoyo? Jesús.
A ninguna persona le agrada que se hable de su comportamiento, sin embargo, la mentira sólo oculta seres frustrados, infelices. En su interior el mentiroso sabe que lo que están haciendo es malo, que tarde o temprano, su verdad será revelada, entonces, su felicidad no va a ser total como quisiera.
En el hogar, entre las parejas, no hay excepciones.
Se acostumbra mentirle a la pareja con cualquier explicación y se responde con indignación con expresiones como:
• Qué ¿no ves que estaba trabajando?
• ¿Pues en dónde cree? ¡En el trabajo!
• ¿Pues, en una reunión de la empresa, en dónde más?
• ¡Ay! Donde mi mama
• Pues en donde mi amiga
• ¿Sabe qué? Deje la cantaleta
• ¿Otra vez va a empezar con lo mismo?
• ¿Que, es que usted es el único que tiene el derecho de salir?
Se representa al actor interior, el personaje es un hombre, o mujer, serio (a), alguien que no entiende lo que está pasando. Se ofende ante la insinuación de que se miente, se actúa con agresividad o con desconcierto; la persona sabe de antemano que se encuentra descubierta y no sabe como reaccionar, opta por responder:
• ¿Mentiroso (a) yo?
• Qué pena, pero yo no soy mentiroso (a)
• Hágame el favor y me respeta, no soy mentiroso (a)
• De qué me esta hablando
• ¿Ah, sí? Mentiroso yo
• Con quien crees que estas tratando
• Qué, ¿estás loca (o)?
• Yo no tengo porque ser mentirosa (a)
Finalmente acepta la verdad, aunque lo hace con indignación.
Piénselo: "No hay nada secreto que no llegue a descubrirse
Ni nada oculto que no llegue a conocerse" Jesús
No mienta, responda con la verdad, recuerde que "La verdad os hará libres" Jesús
CAPÍTULO XI
LA HIPOCRESÍA

Este sentimiento se refleja en el comportamiento con las personas que lo rodean. Se constituye en fingir sentimientos contrarios a los que se tienen.
Este comportamiento se adquiere a muy temprana edad. Las personas aprenden a ser sociables con las personas de su entorno por las costumbres que la misma sociedad les enseña. Y esta misma sociedad enseña a las personas que si no se es hipócrita no se es un ser sociable, porque se tiene por costumbre que entre más "se tienda el tapete", por así decirlo, más formal es este ser humano, No con esto se quiere expresar que no haya personas formales, corteses, porque tienen valores aprendidos en sus casas que hacen parte de su diario vivir como el comer o dormir
La hipocresía es complemento de otros sentimientos negativos como: el irrespeto, la intolerancia, la crítica, la envidia y otros. Siendo comportamiento adquirido por imitación.
Los niños llegan hasta asimilar los movimientos gesticulares que ven en los adultos, convirtiéndose en actores. Si embargo, este sentimiento va acompañado de la envidia, es notorio porque se acompaña de gestos corporales, "muecas", que demuestran el verdadero sentir que no pueden disimular por más que lo que intentan.
Analice este caso: Un niño es elegido en el colegio por su profesor para llegar a ser monitor de curso. Uno de sus compañeros, por envidia, no siente alegría por el premio que aquél se ganó, decide felicitarlo, siendo hipócrita; oculta sus motivos tras comentarios agradables. Sin embargo, luego manifiesta su desacuerdo, simplemente hace saber que no está de acuerdo; la felicitación se acompañó de una sonrisa pero los gestos lo pondrán en evidencia.
Otro caso es el del niño con ropa nueva, al que ven sus compañeros con envidia, opinan que se les ve muy bien, y su opinión expresa una verdad diferente a su sentimiento real en ese momento. Decide, poco tiempo después, hacer apreciaciones de su vestir, comenta que sí sus papitos le compraran ese mismo conjunto, escogería otro color más bonito, aunque le dijo a su compañero, que el usado le quedaba muy bien, "divino".
La hipocresía en el trabajo se hace presente con ciertos comportamientos: se tiene la costumbre de hacer comentarios con una actitud mentirosa, se dice compartir ideas o sentimientos, a sabiendas que no se está sintiendo.
Traicionan la "confianza" que reciben. No pierden la oportunidad de ser hipócritas y comentan las infidencias del compañero, hacen apreciaciones con exageraciones y mentiras. A este tipo de compañeros los preside el sentimiento de hipocresía, envidia, la falsedad, y por supuesto no podría faltar la mediocridad, que reúne los más bajos y negativos sentimientos que tiene el ser humano: Se dicen amigos y no suelen orientar a sus compañeros, por el contrario, le apoyan en su equivocación, no desaprovechan la oportunidad para hacer comentarios negativos con el único fin de que se tome la decisión de actuar, por lo regular, de manera irracional. Se alegran de las desgracias causadas por alcanzar un propósito. Empieza a comentar que el otro es una persona no grata para la empresa, que no simpatiza con nadie y se tratan así solo por convivir sin peleas, para evitar que los jefes tengan el concepto de que son personas no sociables e intolerantes.
De la misma manera, hay empleados que con tal de hacerse notar ante sus jefes y compañeros, demuestran que son personas tolerables, buenos empleados, excelentes compañeros, negando la verdad que sienten en su corazón, sin llegarles a importar el dolor que causan, a quienes llaman amigos.
Se dice, entonces, que amigos no existen; cómo van a existir si se trata a la gente con hipocresía, se le falta al respeto, se les envidia, no se le tolera... ¿Usted tendría un amigo así?
Los empleados muchas veces son hipócritas con sus jefes y superiores, aparentando lo que no son, llegan a tal nivel su comportamiento que se convierten en lo que se llama, popularmente, "lambones". "Tienden el tapete" para venderse al mejor postor.
Con lo anterior no se quiere decir que no existan personas que puedan brindar un cariño sincero, sin el más mínimo sentimiento de hipocresía. Empleados serviciales, atentos, que hacen bien su trabajo, sienten afecto, respeto, cariño, porque les nace, sienten que así deben tratar a los demás.
En los hogares, con la pareja, muchas veces se es hipócrita transmitiendo mentiras, porque al interior de la persona piensan de forma contraria a la que se transmite. Se es hipócrita cuando se responde con mentiras, argumentando motivos diferentes para justificar el proceder, con respuestas como:
• El pantalón se te ve bien.
• Tu maquillaje no está muy cargado.
• Me encanta la forma de tu cuerpo.
• Acepto tu opinión.
• Tienes la razón.
• Entiendo tu comportamiento
• Usted es mi mejor amigo
• Usted me cae muy bien
• Es el mejor compañero que tengo
• Es uno de mis mejores empleados…
Las personas hacen estas apreciaciones para no lastimar la autoestima de los demás, sea esta, la esposa, el esposo, el amigo, el compañero, el empleado.
No justifique sus opiniones hipócritas con argumentos como por ejemplo:
• Soy así para no causar daño a mis semejantes
• Para quedar bien ante los demás
• Porque toca
• Por tolerar
• Para engañar
• Para impresionar a los demás
• Por que siento envidia
• Para demostrar lo que no soy
El hipócrita se justifica, toma un tiempo para responder, pareciera que estuviera organizando el archivo de sus sentimientos. Se logra notar que hacen expresiones gesticulares en donde quieren hacer notar su extrañeza, del por qué de esta pregunta, es cuando responde con extrañes, falso aplomo, ironía, sarcasmo, entre otras reacciones.
Todas las personas saben que no se debe ser hipócritas con los semejantes, ya que así demostraran sus valores como seres humanos. Las personas hipócritas tratan de esconder este sentimiento, pero no lo pueden ocultar y sienten que las demás personas lo perciben, y comentan que la hipocresía no la permiten ellos, no la brindan, que es preferible decir lo que le molesta en el momento para no tener resentimientos con nadie.
Hay personas que recitan un discurso para indicar que no son hipócritas, como si quisieran hacer saber que son seres muy maduros, trabajadores, se esfuerzan por quedar bien ante los demás, elemento vital para ser Hipócritas.
Recuerde que "Nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo".
No se preocupe por tales opiniones.
Lo que debe tener certeza es que:
"Nuestra vida es la obra de nuestros pensamientos" Marco Aurelio

CAPÍTULO XII
LA MEDIOCRIDAD

JOSÉ INGENIEROS, en su libro "El hombre mediocre", decía que el mediocre se refleja a diario en su personalidad.
La evolución humana es un esfuerzo continuo del hombre para adaptarse a la naturaleza, se puede definir como el proceso de adaptación física y sicológica del individuo ante el entorno cambiante, y del cambio de comportamiento de la sociedad.
La sociedad que vive la mediocridad, ésta considerada como la incapacidad de evolucionar, es carente de personalidad, falta de espíritu, vulgar, rutinaria, envidiosa, hipócrita y perezosa. Por lo regular, las personas que tienen esta característica en su personalidad son seres que imitan, siguen o copian comportamientos sociales, porque desde pequeños se les ha venido enseñando a imitar. Finalmente serán excluidas de ella.
Por otra parte, la vulgaridad, otra característica de la mediocridad, se considera como un comportamiento ignorante con la sociedad. Es negarse a la realidad, como vivir en las nubes, sin darse cuenta cuántas cosas suceden en la vida y, por el contrario, se prefiere vivir en ese mundo mediocre, en donde no se da un paso al frente porque no se ve que otra persona lo haga.
Los mediocres esperan que los demás giren para luego girar. Usted los reconocerá porque suelen decir que más vale malo conocido que bueno por conocer. Desconocen que el ser humano no vale por lo que aprende sino por lo que asimila. Son tercos, aquejados de una terquedad que ciega, faltos de respeto por las ideas y convicciones del otro.
El hombre mediocre, por lo regular, actúa imitando a los hombres cultos. Su comportamiento produce risa, y ellos mismos ríen de su convencionalismo. Quieren impresionar, convencer a las demás personas de su valor, argumentando, que las cosas no hubieran salido bien si no hubiera sido por ellos, aunque no hubieran hecho nada.
Entonces, son seres hipócritas, que amarran los sentimientos de los demás mediante mentiras. Es una forma de ser vulgar con sus semejantes y, consigo mismos, no aceptan la verdad, disimulan las cualidades que a su parecer consideran ventajosas, pretenden confundir el punto de vista de la otra persona. Ellos no tienen la capacidad de amar, son seres celosos, que no se dan cuenta que la perversidad está siempre con ellos.
La envidia es otra característica del ser mediocre. Ella es una adoración de la mediocridad.
Los esclavos de este defecto lo son de la vanidad; viven avergonzados de su propia tristeza, lo que en psicología se conoce como inferioridad. Condición que no implica la posesión porque existe así se tenga "todo el dinero del mundo". Es imposible, así, la adquisición del bien ajeno; el envidioso activo siembra siempre la cizaña con las demás personas, se dice ser amigo y traiciona: vende a su amigo como Judas vendió a Jesús.
Aquél es capaz de besar la mano de quien envidia con el fin de cobrarse sutilmente su resentimiento.
Entonces, ¿qué enemigo tan peligroso ha venido siendo la mediocridad para la humanidad?
Los seres humanos aquejados por este sentir se pegan como las rémoras, se adhieren a la opinión general para evitar reflexionar. Ejemplos, encontraremos en nuestro hogar o sitio de trabajo: Quién no ha conocido el caso del empleado que no hace más de lo que se le paga. Piensan que las labores que les solicitan son de otras personas, que ellos fueron contratados para labores más importantes o, que su contrato de trabajo no especifica este tipo de acciones. Sonríen y hacen apreciaciones como: ¿por qué no lo hace usted?, "Hágalo, regalado", con sarcasmos o palabras soeces.
La mediocridad en el trabajo se ve reflejada en personas que hacen las cosas a medias, llegan tarde consecutivamente argumentando disculpas con mentiras, viven "robándose el sueldo" demostrando su negligencia, pereza al trabajo y disculpándose por todo. Sin embargo, son personas adeptas al qué dirán, cuando ven que el jefe se acerca pegan un sobresalto y actúan como un trabajador dedicado a sus labores, concentrado en sus tareas, suele mirarlo de reojo, y piensa que logró engañarlo sin percatarse que el único engañado es él mismo. Descargan su responsabilidad en otros, se justifican siempre que pueden e inclusive arremeten contra alguien más con tal de no aceptar su mediocridad.
Hay que tener presente que los hábitos son reacciones propias del carácter que se han venido acomodando en el comportamiento y son los que detonan como por una chispa.
Comience, entonces, por hacer un análisis de conciencia para determinar si sus hábitos están frenando su crecimiento personal, de ser así comience a sustituirlos por otros que le aporten. La clave para lograrlo se encuentra en la persistencia y el deseo de ser una persona mejor. De hacerlo verá reflejada su decisión en su vida y las demás personas lo notaran.
Es un trabajo complicado, no imposible, observe si ellos están afectando su estado emocional de manera negativa, actúe entonces en consecuencia con lo que usted estime correcto en su corazón. Sea independiente, pero con tacto, aplomo, no permita que un comentario negativo lo lastime o lo desanime, que una opinión destruya lo que quiere conseguir. Recuerde, las opiniones de los demás son simplemente puntos de vista diferentes, si no los comparte no permita que le afecten.
Sea optimista. Piense en dar soluciones, no en los problemas. Al buscar las soluciones resolverá la confusión.
Es normal que sienta que le faltan las fuerzas. En esos instantes, es muy fácil optar por el camino fácil, el del abandono, el del cobarde mediocre, ya que aparentemente no queda nada por hacer, o eso es lo que diera la impresión. Es en ese instante es donde el verdadero triunfador aparece, hace el éxito con su empuje y persistencia.
¿Ha escuchado el dicho "La fe mueve montañas"? Aplíquelo.
Las personas mediocres esperan que les lleguen las oportunidades sin mover un dedo, las triunfadoras trabajan a toda hora sin cansarse, sin quejarse.
Demuestre que es usted una persona optimistas, mantenga una postura erguida la mayor parte del tiempo, transmita a través de su forma de hablar ese optimismo al mundo. Si observa detenidamente a una persona optimista, la primera característica que llamará su atención es la forma en que utiliza su voz, ya que brinda seguridad, confianza, consejo, energía positiva, la cual se siente y se propaga.
Los optimistas corrigen con amor y tacto, infunden respeto, admiración, cariño, no se les puede discutir porque cuentan con sabiduría para hacer que la corrección se siga con determinación.
Permita, entonces, que salga a flote ese ser humano hermoso que todos tienen por dentro, eliminando los sentimientos negativos de su vida:
Rehúsese a escuchar comentarios malintencionados sobre los demás; aléjese del "chismorreo"; recuerde que "entre menos sepa menos involucrado estará"; "no juzgue y no será juzgado". No tome el papel de juez contra una persona, sin antes conocerla bien. No siembre dudas, cizaña, ni conceptos negativos de los demás. Busque lo mejor en todas las personas, y se sorprenderá de todas las maravillas que encontrara en los demás. Si busca y espera lo mejor en ellos, obtendrá solo lo mejor; de lo contrario, encontrara lo que no estaba esperando.
Recuerde que por más años que lleve tratando a una persona nunca dejara de aprender de ella y nunca llegará a conocerla. Respétela.
Una de las características de las personas de éxito es que no tratan de imponer nunca sus propias opiniones, respetan, toleran, comprenden las diferencias. Las personas entusiastas estimulan a las personas que les escuchan con un acercamiento positivo, en ningún momento tratan de imponer sus creencias personales, convencen a través de la fuerza de su entusiasmo, amabilidad y convicción; no por medio de su autoritarismo y abuso de poder.
Los mediocres se hacen notar como seres autosuficientes, dueños y señores de sus acciones, son sabios, nadie les gana, todo lo saben y no aceptan que les contradigan. Este hábito se adquiere, como todos, desde la niñez, se refleja en la intolerancia, la falta de compromiso, el irrespeto y la agresividad, son personas déspotas, víctimas de complejos, a los que la sociedad va a exigirle que cambien su comportamiento o terminará aislándolos.
He ahí la importancia de cambiar para evitarse infinidad de sinsabores.
Los adultos juegan un papel trascendente en la formación de los niños, ellos viven absorbiendo información, imitan el comportamiento, sea positivo o negativo, de los padres. Por esto, se les debe brindar el espacio para que formen su propia personalidad, que reconozcan su individualidad, que sean seres capaces de imponerse metas y evaluar el medio de conseguirlas.
Los seres humanos, como lo he dicho, viven muy preocupados por una sociedad que día a día es más corrompida, donde se han venido perdiendo los valores que rigen la vida, donde no se respeta al otro y se justifica por la libertad, como "modernismo".
Entonces, si este problema social le preocupa, debería empezar por replantear sus sentimientos, su comportamiento, los pensamientos, de esta manera estaría cambiando su propio ser y luego enseñará el cambio, a su familia, a las personas de su entorno, para que no vayan a sumergirse en una sociedad que no aporta nada bueno. Es evidente que nuestra sociedad sufre por la carencia de valores y es la misma que en un futuro heredaran nuestros hijos, trabajemos para que sea diferente.

CAPÍTULO XIII
SENTIDO DE PERTENENCIA

Antes que todo, los invito a que hagan un alto y se pregunten: ¿Qué es el Sentido de Pertenencia?
Muchos de ustedes, mis queridos lectores, responderán diciendo que es el cuidado que se debe a las cosas que le son propias.
¿Verdad?
Otros dirán que es el cariño con el que se deben de hacer las cosas. O, que es algo que me pertenece solo a mí, declarando así la posesión. Algunos afirmaran que es un sentimiento de aceptación por los demás, es decir, sentirse aceptados y queridos, para adquirir facilidad en el momento de socializar en el mundo, en su entorno, grupo, trabajo, colegio, universidad, etc.
Como todo pensamiento en relación al sentir es verdadero, quiero compartir con ustedes mi punto de vista con relación a este sentimiento.
El Sentido de Pertenencia, es fundamental para que las cosas funcionen como esperamos, debemos actuar siempre con buenas intenciones, tanto de pensamiento, como de obra, ya que al actuar de mala fe estaremos generando en nuestros semejantes un sentimiento negativo en el momento que éste nos descubra. No solo es el obrar bien con relación a un oficio o a algo, sino también, con nuestros pensamientos.
Los pensamientos nos impulsan a la acción. Si al momento de actuar usted lo va hacer con mala intención, porque considera que se está arriesgando a ponerse en evidencia con los demás, recuerde que el comportamiento del ser humano es independiente de su forma de pensar, y está precedido por sus sentimientos.
No debemos olvidar que antes de reaccionar contra alguien, debe tomarse un tiempo para determinar si vale la pena o no, para así canalizar la energía primero en lo que se vaya a hacer en contra de las demás personas. Analicemos, por un momento: ¿Cuántas veces pensamos antes de actuar?
Usted es quien tiene la respuesta.
Por eso, antes de hacer alguna labor ya sea en su trabajo, estudios o en su relación de pareja, hágalo convencido de que al hacerlo no lastimará, engañará ni dañará a nadie. Así tendrá Sentido de Pertenencia con la sociedad, la cual es el reflejo de lo que piensa, y es su resultado lo que le llevará a actuar.
Este sentimiento va de la mano con la autoestima, el entusiasmo, la actitud positiva, la responsabilidad, la ética, el éxito, la justicia, porque son estas virtudes las que permiten al ser humano salir adelante en sus metas, ser feliz, tanto en el ámbito laboral como en lo personal.
Ahora bien, para comprender las bases del Sentido de Pertenencia, empecemos por saber qué es autoestima.
Hay varias definiciones de ésta: Es un juicio personal de la dignidad que se expresa en la actitud del individuo hacia sí mismo. Por eso, se podría decir que, es la satisfacción personal, la aprobación que se siente hacia uno mismo. Otra dice que es la confianza que tiene el ser humano de pensar y de asumir los desafíos que le deparara la vida en su entorno.
Así, una persona con autoestima será una persona feliz; será considerada como una persona de gran valor, que se alegra de ser quien es, contagia a los demás con su alegría, su fogosidad, que le permitirá un crecimiento psicológico, ya que poseer una alta autoestima esta actúa como el sistema inmunológico de la conciencia dándole resistencia, fortaleza y capacidad de regeneración.
Por otra parte, si es baja, disminuye nuestra resistencia frente a las adversidades de la vida, nos derrumbamos ante las circunstancias. Mientras más sólida es su estima, mejor estará equipado para enfrentar las pruebas que surgen en nuestra vida social, laboral o personal.
Así pues, la autoestima es la base de la confianza en si mismos, como la seguridad; dicha palabra suele referirse a las garantías internas como la seguridad interior, que es tener confianza en sí mismo y en su capacidad de solucionar cualquier problema que se presente, esta le permite tomar desafíos en la vida, afrontarlos con éxito, generando así una fuerza de carácter que es un requisito para la supervivencia. La alta autoestima es un resorte de la automotivación, que al momento de asumir riesgos es el "yo puedo", "soy capaz", que nos permite ser creativos, productivos, positivos, por esto es importante cultivar este rasgo de la personalidad.
Las personas con una autoestima baja, según los expertos, tienden a contraer enfermedades cardiacas o pulmonares, disminuyendo así la eficacia de su sistema inmunológico, favoreciendo el avance rápido de tumores malignos. Al igual el estrés puede ayudar a que la persona se sienta ineficiente y que los problemas que debe afrontar le preocupen más de lo normal. Son personas que no se preocupan por cuidarse a sí mismos, dudan de su "importancia", lo que hacen no tiene sentido, no cuidan su cuerpo, son personas que siempre piensan o actúan de forma destructiva.
Este tipo de comportamiento origina mala salud, las personas aquejadas por ella tienden a seguir dietas deficientes, que atentan contra su salud por conseguir tener el cuerpo de las modelos de pasarelas, que va ligado a una necesidad de parecerse a otro porque no se aceptan tal y como son. Estas personas sufren de ansiedad, no duermen lo suficiente y aquejan múltiples problemas de salud.
Recuerde: "Nadie puede hacernos sentir inferior sin nuestro permiso" Leonor Rooseveld
Las personas con baja autoestima son seres que viven decepcionados, y la decepción golpea la autoestima, se pierde el impulso. Por eso, es muy importante evaluar nuestras habilidades y nuestros logros, sin llegar a negarlos ni exagerarlos. Recordemos "que la autoestima es el factor que decide el éxito o fracaso del ser humano".
Nuevamente, la clave del éxito reside en los padres: Hay que ayudar a los niños a desarrollar altos niveles de autoestima, fomentándola con la confianza, el amor y la orientación. De esta manera, estará ayudando en el crecimiento psicológico de sus niños, que crecerán con un sentimiento entusiasta por la vida, estarán preparados para afrontar las cosas que harán en el futuro. Son niños alegres, dinámicos o, como se conoce popularmente, niños pilos.
Como dijo José Ingenieros, escritor argentino:
"Él entusiasmo era para los platónicos una exaltada inspiración divina que encendía en él animo el deseo de lo mejor, el entusiasmo es salud moral embellece todo el cuerpo más que todo ejercicio, prepara una madurez optimista y feliz hace converger su mente hacia un ideal. Sus energías son puestas en tensión por la voluntad y adquiere fuerzas desconocidas por los tibios y timoratos. Los entusiastas despiertan los temperamentos afines, los conmueven, los afiebran hasta a traerlos a su propio camino.
Obran como si hubiera fuerza de imán en sus deseos, en sus palabras, en el sonido mismo de su voz, en la inflexión de su acento." Las fuerzas morales, José Ingenieros
ENTUSIASMO
Es el combustible que nos permite luchar en la vida, para que nuestras ideas lleguen avante, es la fogosidad del ánimo, es la alegría. La vida pone a prueba nuestras debilidades o fuerzas, por eso, debemos darle importancia a todo lo que se haga en la vida, porque para llegar al éxito se debe ponerle amor, persistencia, voluntad, entusiasmo, a cada una de nuestras acciones. Así se estaría celebrando los logros como resultado, de nuestras capacidades.
Recordemos que el entusiasmo se desarrolla cultivando el interés y el cariño por nuestra tarea a realizar.
ACTITUD POSITIVA
Actitud es la disposición que se transmite a los demás, ya sea buena o mala. Asimismo, sabemos que es más agradable estar con una persona optimista, vital, segura de sí misma, que con una persona deprimida que se vive sintiendo como victima, ya que a todos nos agrada trabajar con personas optimistas.
Algunos especialistas afirman: "Instintivamente nos agrada la persona que sabe lo que quiere y actúa como si esperara conseguirlo, si usted desea que la gente lo aprecie hágalo saber. Cuando usted espera vencer, mantenga la cabeza erguida, mire a la persona a los ojos, camine como si tuviera una meta y estuviera decidido a alcanzarla; hombres y mujeres cambian totalmente de personalidad mediante adopción deliberada de una actitud confiada" Como Tener Seguridad Y Poder Con Las Personas
Recuerde que la actitud positiva incluye la capacidad para sobreponerse en las adversidades de la vida. Ella es sinónimo de progreso. Basta pensar en los grandes personajes de la historia: Ellos tuvieron fracasos, ¿qué pasaría si hubieran abandonado su empeño por esto? Tomas Alva Edison, el inventor de la lamparilla eléctrica, entre otros inventos, llego a hacer aproximadamente mil cien intentos antes de obtener éxito, tuvo sus fracasos en el momento de sus experimentos, pero persistió, por lo tanto, es considerado un optimista consumado ya que nunca se dio por vencido.
Recuerde: No faltará el escéptico o el criticón, que dudará de su capacidad. Cuando crea que todo está perdido piense que todavía tiene tiempo, inténtelo nuevamente, finalmente obtendrá el éxito, lo más importante es la actitud.
En el colegio, los niños deben tener Sentido de Pertenencia, integrándose en ambientes como el trabajo en grupo, juegos, donde se aprenden las reglas del juego. En este tipo de actividades los niños aprenden a ser líderes, a resolver problemas. Los niños copian de los modelos que los rodean como hermanos, primos, vecinos o amigos, recrean su personaje en el juego e interiorizan los valores al representarlos. Por esto, es de suma importancia que los pequeños socialicen cómo esperar su turno, las reglas que se deben seguir y otras conductas que denotan la independencia, el autocontrol, las destrezas necesarias de adaptación del individuo a la sociedad. Recuerde que el subvalorar o intimidar al niño hará que crezcan las inseguridades, porque tratar sin respeto al niño es elevar toda clase de perjuicios en su contra.
Enseñar al niño a respetar es construir la autoestima. Es muy importante dar ejemplo a los hijos, las acciones y hábitos de los padres deben ser consistentes con sus exigencias, se debe utilizar una presión positiva, no plantear metas inalcanzables, ni logros mínimos. Los niños y jóvenes necesitan ver en los adultos un ejemplo a seguir, ser personas con una alta autoestima, porque los primeros en sufrir con mayor frecuencia de baja autoestima son los jóvenes, debido a sus cambios físicos y hormonales, que desconocen cómo hacerle frente a este proceso. Los jóvenes deben valorarse, aceptarse a sí mismos cómo son, dejar de culpar a los demás aceptando que son personas únicas e irreemplazables.
Es un difícil equilibrio el proceso de pasar de la niñez a la juventud, para los jóvenes, tanto como para los padres, porque implican momentos de cambio, estados de melancolía, de reestructuración en el hogar, los jóvenes reclaman su espacio, necesitan de argumentos para obedecer las reglas y atraviesan etapas de rebeldía.
Es importante, entonces, reconocer las características de niños y jóvenes con Sentido de Pertenencia y alta autoestima para promoverlas en su formación:
En principio, las personas con Sentido de Pertenencia tienen como valores:
o compromiso
o responsabilidad
o compañerismo
o honestidad
o honradez
o transparencia
o lealtad
o respeto
o ética profesional
Ahora bien, para reconocer quién los posee se debe establecer ciertas formas de comportamiento:
A. COMPORTAMIENTO DE LOS NIÑOS CON POCO SENTIDO DE PERTENENCIA HACIA LOS DEMÁS:
• Tienen pocos amigos
• Tienden a sentirse incómodos
• No toman la iniciativa
• Tienden a relacionarse con objetos o animales en lugar de las personas
• Son prepotentes
• No son colaboradores
• Viven atrayendo la atención de los demás para conseguir sus objetivos
• Se jactan de cosas que no son verdaderas o que han sido sobrevaloradas
• Se dejan influenciar fácilmente por los demás, o intenta controlarlos
• Tienden a actuar más desde la competencia que desde la cooperación
Actitudes que los jóvenes recurren para ganar la atención de los padres.

B. NIÑOS CON BUEN SENTIDO DE PERTENENCIA.
• Comparten el concepto de colaboración y de amistad
• Es capaz de iniciar los contactos unipersonales con las personas que se relacionan
• Demuestra sensibilidad y comprensión hacia los demás
• Se sienten cómodos en los grupos
• Consiguen la aceptación de los demás
• Se le busca para que forme parte del grupo
• Demuestran una actitud social positiva y abierta
• Se siente valorado por los demás
• Acepta a las personas como son, sin intentar controlarlas
• Los padres pueden motivar a sus hijos a la acción desde la confianza que se les demuestra.
Por esto es fundamental llevar una vida en armonía, tener en cuenta que los tiempos cambian, prestar atención a dichos cambios y proyectar la seguridad a los demás. Lo más importante es reconocer los momentos de cambio y adaptarse a ellos. Aunque, más allá de cualquier titubeo debe entender que usted es una persona única y especial. Por más que se sienta con ánimo bajo, debe hacer un esfuerzo, trabajar con entusiasmo y no permitir que estos estados acaben con la energía que le ayudara a cumplir sus metas. Las personas con una buena autoestima saben lo qué quieren conseguir, se trazan metas y emprenden el camino. Sus energías se dirigen a tareas específicas, son concientes de los obstáculos y crean estrategias para sortearlos.
La baja autoestima es un factor importante para que los jóvenes se motiven por ser aceptados en grupos e incurran en males como la drogadicción, el vandalismo, o ingresar en sectas o pandillas
Por ende, el desarrollo de la autoestima es esencial para reducir el estrés del cambio, sirve para motivarnos día a día y proporcionarnos apoyo moral. Para alcanzarla deje de juzgar a los demás, relájese, busque consejo en sus buenos amigos, no piense que la soledad o la autocompasión son la solución. Por esto, no tema consultar a un buen amigo, familiar, o a un profesional, cuando sienta que no posee buena autoestima, recuerde que sus comportamientos pueden afectar a los suyos.
Retomemos algunos casos para reforzar este concepto:
Adán y Eva, por desobediencia, fueron expulsados del paraíso. El profeta Moisés, y Aarón, por ser infieles ante los ojos de Dios, al no honrarlo como debían frente a los hijos de Israel, cuando el pueblo se quejaba de sed en las Aguas de Meriba - Cades en el desierto de Zin y no confiaron en Él; por tal razón Dios no los dejo ingresar en la Tierra Prometida.
Así pues, la obediencia hace parte del Sentido de Pertenencia, porque existe un orden que no se puede transgredir y de hacerlo se formaría el caos. Asimismo, la confianza, es otro aspecto que involucra dicho sentir, el camino hacia las metas no fue trazado por azar y de no existir la confianza es como caminar en la oscuridad, es imposible estar seguros.
Por otra parte, los padres deben ser responsables con el compromiso de enseñar al niño que las cosas se deben cuidar, que si se quiere algo se debe valorar, pero para ello debe existir libertad. A los hijos se les debe de inculcar desde pequeños el sentido de pertenencia, ya que es este, el que le permitirá en un futuro demostrar que son personas idóneas para realizar cualquier función, les generara confianza y serán capaces de darle una respuesta a las dificultades: "Sea parte de la solución mas no del problema".
En las universidades, también, es de suma importancia este sentimiento, porque es en estas instituciones de enseñanza superior, donde se están terminando de formar los profesionales que en un futuro van a contribuir con el progreso del país. En las Universidades se preparan los doctores, científicos, ingenieros, arquitectos, abogados, lideres políticos que ayudaran a formar nuestro país, que serán parte del gobierno, o que por su saber son líderes. El conocimiento no significa actuar con ética y Sentido de Pertenencia. Hay profesionales que surgen por encima de otros sin importar los medios, son profesionales mediocres, que hacen gala de su conocimiento para ejercer y desechan trabajar con ética:
Es el caso de doctores que operan sin las más mínimas medidas higiénicas, que ponen a sus pacientes, en riesgo de adquirir una infección, o peor aun, de morir, subordinando la urgencia al dinero o a requisitos administrativos. En un reconocido hospital de Bogotá un niño quedo ciego, porque una enfermera no trabajó con Sentido de Pertenencia con la institución, con ética ante la profesión, y aplicó al recién nacido formol en los ojos en lugar de gotas para la vista.
El político corrupto, que no puede faltar, que vive robando al Estado, que con sus promesas, engaña al pueblo, aprovechándose de su posición. Olvidando que si no fuera por los votos no estaría en ese cargo. Pero las promesas no tuvieron ese fin. Aplican a Nicolás Maquiavelo, su máxima que "el fin justifica los medios", para obtener lo que desean.
La política es servir a los más necesitados, encaminar las acciones del Estado por el bien social, buscando soluciones en procura del bien común.
Se podrían seguir nombrando muchas falencias más, pero la intención no es criticar o relacionar las fallas que los seres humanos presentan por la falta del sentido de pertenencia. Es, al contrario, señalar cómo alcanzar dicho sentir:
Primero, debemos definir El trabajo. Según la Academia Española es un esfuerzo humano aplicado a la producción de riqueza; es el hacer con esmero y cuidado alguna cosa; poner el esfuerzo y empeño para vencer un obstáculo, ocuparse con ahínco en algo y esforzarse por obtenerlo.
Ahora, hemos de definir cómo aquél nos ayuda a alcanzar el Sentido de Pertenencia: Sigmund Freíd, fundador del psicoanálisis, psicólogo de origen judío dijo: "Para gozar de salud mental debemos ser capaces de amar y trabajar, el trabajo es uno de los medios más importantes para mantenerse en contacto con el mundo y dominarlo, quien no trabaja pierde parte de su motivación, para resolver sus propios problemas."
Así pues, el trabajo no debe ser solo un medio para ganarse la vida, sino el propio medio para ser uno mismo. Por eso, hemos de procurar que nuestro trabajo sea satisfactorio, no debe ser una necesidad impuesta, deberá ser una expresión espontánea y creadora, de goce. De esta manera, el trabajo que se hace con espíritu y amor es de mejor calidad, que el que se desempeña únicamente por dinero. Por tal razón, debemos tener presente lo siguiente:
"Cuando un hombre está dedicado a desempeñar un trabajo que le agrada, para él no es penoso trabajar más y mejor por el pago que recibe; por esto, todo hombre debe hacer hasta lo imposible para encontrar la clase de trabajo que más le agrade" La Ley Del Éxito
"Cada trabajo mal hecho, o hecho a medias, que sale de sus manos, deja tras de sí un rastro de desmoralización, después de menospreciar su trabajo. Después de realizar una labor deficiente no volverá a ser el mismo hombre que era antes, ya que no tendrá las mismas probabilidades de mantener el estándar de su trabajo" Iniciación en los negocios
Recordemos, una vez más, que Tomas A Edison fue uno de los trabajadores más productivos del mundo, es un creador prolífico, que obtuvo la patente de la lámpara incandescente, el fonógrafo, una primitiva cámara kinetoscopica, las pilas alcalinas, entre otros y, por supuesto, la bombilla eléctrica. Trabajaba hasta dieciocho horas diarias y para no perder el tiempo comía y dormía en el taller. Al final de su vida, al mirar hacia atrás, dijo: "No trabaje ni un solo día de mi vida, todo fue diversión"
Así pues, es de suma importancia que el trabajo sea siempre una diversión, no una carga, un fastidio o algo que debe hacerse para no dejarse morir de hambre, como un castigo que considera el pago como un servicio de servidumbre. Hay personas que se avergüenzan de su trabajo, que difícilmente podrán lograr el respeto por sí mismos.
Recuerde que cualquier cosa que desempeñe debe hacerla bien, con todas sus fuerzas, porque será su mejor carta de presentación: "La ociosidad, como el moho, desgasta mucho más rápidamente que el trabajo" Benjamín Franklin
La falta de pertenencia en el trabajo se ve reflejada en empleados que no trabajan más por lo que se les paga, son seres que al momento de ingresar a laborar están pendientes de la hora de salir, personas que viven criticando el proceder de sus compañeros o jefes, buscando alternativas para evadir sus responsabilidades.
Las personas que no tienen esta virtud se viven quejando de las labores que tienen que realizar; viven cansados, agotados, hacen una especie de alto cerebral, no razonan por segundos hasta que reaccionan, se dan cuenta que deben decir sí están de acuerdo o si entendieron la orden dada, porque viven oponiéndose a todo lo que se les ordena. Solo entienden que deben de obedecer si la orden la dirige el jefe superior; así pues, son personas tramposas, habilidosas para envolver a los demás con mentiras, que pasan por encima de sus compañeros sin importarles el daño que causan. Son personas hipócritas que logran sus fines engañando con su supuesta amistad y lealtad.
Así pues, estas personas no saben trabajar en grupo porque son conflictivas, desconocen el significado del grupo, quieren ser líderes pero, infortunadamente, no reúnen las condiciones para serlo, y cómo lo saben, se dedican a oponerse a toda decisión que se haya tomado previamente. Lo hacen para hacerse sentir, y creen que están participando. Es ahí donde se pone en evidencia la baja autoestima que los embarga, acompañada de resentimiento y la falta de respeto por los demás.
Es necesario, entonces, entender que el trabajo en equipo es fundamental para el desarrollo. Considerando equipo al conjunto de personas que se necesitan mutuamente para actuar. Todos los equipos son grupos, pero no todos los grupos son equipos, la noción de equipo implica el aprovechamiento del talento colectivo. Por esto, los equipos deben aprender a explorar el potencial de sus propios participantes, para ser más inteligentes en una sola mente. Para concluir que, ninguno de nosotros es más inteligente que todos nosotros juntos.
La relación de un verdadero equipo es una relación completa, descansa sobre el compromiso compartido con ideas, problemas, valores y metas. Aunque en ocasiones provoca una tensión que puede ser aliviada mediante la catarsis, donde las personas expresan sus emociones sin inhibición, es decir, sin privarse el derecho de expresar sus sentimientos, para darle solución a los conflictos.
Sin embargo, es conveniente recordar que la crítica por constructiva que sea es perjudicial. Entonces, la catarsis no es "sacarse los trapos al sol", es, por el contrario, dialogar para dar soluciones. "No se puede encender una hoguera con un fósforo mojado"
"Mientras más envejezco, más comprendo que solo hay una riqueza, una seguridad en esta tierra y se le encuentra en la capacidad de una persona para desempeñar bien una tarea, y antes bien que nada esa tarea debe de iniciarse con el conocimiento " Abraham Lincoln
EL ÉXITO
Según el Dr. Camilo Cruz el objetivo para el éxito debe ser programar el subconsciente para poder acertar ante toda situación, con el fin de lograr lo que se quiere, porque la mayoría de las limitaciones que el ser humano experimenta son el resultado de creencias erradas que ha interiorizado acerca de su verdadero potencial. Creencias que actúan como programas mentales que dirigen nuestras acciones y crean expectativas en nuestro subconsciente.
Es bien sabido que pocas veces nos detenemos a evaluar la validez de las creencias que gobiernan nuestra vida, no nos molestamos por verificar si las convicciones que tenemos sobre nuestras habilidades y potenciales son ciertas o no. No hay verdad absoluta, es la única verdad.
Tanto el éxito como el fracaso son el resultado de elecciones personales, las personas que triunfan desean triunfar y eligen un camino en el que se visualizan un resultado, el éxito.
"Todos somos responsables por los pensamientos que albergamos en nuestra mente en cualquier momento. Tenemos la capacidad de pensar lo que deseamos, así que inclusive todas nuestras actitudes y comportamientos negativos y autodestructivos se han originado en la manera en que hemos elegido pensar". Wayne Dyer
Entonces se origina una necesidad, actuar con inteligencia. Siendo ésta la capacidad general de plantear y resolver problemas, de comprender y aprender. Un concepto que encierra mucha de las funciones que tienen como objetivo la búsqueda del conocimiento. Muchos hombres son ejemplo de inteligencia aplicada al trabajo, con Sentido de Pertenencia ante la sociedad y éxito al cumplir sus metas:
Albert Einstein, físico alemán, recibió el premio nobel de física y fue conocido por su Teoría de la relatividad.
El Doctor Manuel Elkin Patarroyo, médico colombiano nacido en Ataco en 1946, especializado en virología e inmunología, fundó el Instituto Colombiano de Inmunología en Bogotá. En 1987 descubrió una vacuna sintética contra el Paludismo, homologada por la comunidad científica internacional cediendo todos los derechos a la Organización Mundial de la Salud y la UNICEF con dos condiciones, que siempre se produjera en su país natal y que llevara el nombre de Colombia. En 1994 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica.
El empresario estadounidense Bill Gates que a los diecinueve años de edad fundó Microsoft convirtiéndose al poco tiempo en el empresario más rico del mundo.
Ejemplos como estos existen en todas las épocas y civilizaciones, personas dotadas de una inteligencia y poder mental extraordinario. Sin embargo, todos los seres humanos nacimos con los mismos cien billones de neuronas, al igual que estas mentes brillantes, la diferencia está en el carácter, el trabajo, darle la debida importancia, la atención a todo lo que se hace, es decir, al tener Sentido de Pertenencia con sus labores.
La atención es otro de los factores de este sentir, parte del camino para alcanzar el éxito. Ella es una función básica de nuestra mente. Sin atención, no hay aprendizaje, no hay entendimiento, no hay memoria, tampoco hay observaciones. Por esto, la buena observación es crucial porque construye el mejor medio para orientarse ante los problemas. Tengamos en cuenta que si no hay una buena observación no tendríamos bases para pensar racionalmente. La atención que elegimos es la determinación del curso del pensamiento que seguimos. Siendo ella un modo voluntario de la inteligencia.
"Si cierras la puerta a todos los errores te sientes omnipotente, si solo admites como valedero lo que te complace, dejaras abiertas las puertas para que la verdad huya de tu racionamiento" RabInd Ranath, escritor hindú.
La disciplina es vital, constituye un conjunto de reglas que se sigue para realizar algo, es la manera de proceder u obrar con un orden. Gracias a la disciplina, hoy por hoy, existen creaciones artísticas y logros científicos cuya base es el orden, esfuerzo y la constancia. Es el alimento psicofísico que provoca el crecimiento de las personas.
"Si queremos que las cosas sean fáciles, tenemos que trabajar duro. Si queremos que una prueba escolar sea fácil, tenemos que estudiar mucho. Si deseamos que nuestro juego de tenis sea más llevadero tenemos que entrenar bastante. Si deseamos que nuestros matrimonios sean buenos, tenemos que ser cuidadosos y fortalecernos. Si queremos que la vida sea fácil, tenemos que darnos por completo a ella sin importar cuan dolorosa sea. No hay ganancia alguna sin dolor no permita que alguien diga otra cosa. Si alguien así lo hace le estará mintiendo". Las Verdades Que Debemos Creer
La pasión es otra característica que debe poseer quien busca el éxito. Es el arma de todas las grandes empresas, que ha producido las grandes obras artísticas, literarias, filosóficas y científicas. Todos los inventos, los avances de la civilización, tienen detrás el motor de la pasión. Hasta los descubrimientos que sucedieron accidentalmente, se dieron en un marco apasionado de trabajo. Por lo tanto, cualquier cosa que haga hágalo con todas sus fuerzas.
Recuerde: "La pereza va tan despacio que a la miseria no le cuesta nada alcanzarla". Confucio
"No es perezoso únicamente el que nada hace sino el que también no hace lo mejor que puede". Sócrates
LA INICIATIVA
Se define como la acción de adelantarse a los demás en la palabra o en la ejecución, se considera como una cualidad. Para ilustrar su contribución en la conquista de las metas, debemos recordar algunos ejemplos:
Cierta vez, un periodista preguntó al multimillonario griego Aristóteles Onassis cuál era el secreto de su éxito.
Él respondió: ¿Ves esa lámpara?
¡Sí! -Respondió el periodista-
"Pues yo la ví primero", fue la tajante y gráfica respuesta del señor Onassis.
El rey de Macedonia, del año 336 al 323 Antes de Cristo, conquistador, fundador y estratega, Alejandro Magno, a los dieciocho años demostró sus actitudes militares, a los veinte tuvo que hacer frente a las incursiones de Tracios e Ilirios, que luego de la derrota de estos se hizo nombrar "Hegemón", General en Jefe, toma la iniciativa en pro de conquistar todo el mundo conocido al adueñarse de Egipto para asegurarse el abastecimiento de trigo.
Gandhi Mohandas Karamchand, conocido como Mahatma -Gran Alma-, nació en la india en el año de 1869 y murió en Nueva Delhi en el año 1948. Fue un gran luchador contra la injusticia, por la dignidad del hombre, inició varias campañas para libertar a su país, una de ellas fue la campaña de resistencia pasiva, la cual recibió el nombre de "Devoción a la Verdad" que consistía en una lucha no violenta. Fue encarcelado por primera vez durante tres años, siendo condenado, no obstante, a seis años; pena que por razones de salud no cumplió. Al salir retomó su liderazgo y fue encarcelado nuevamente llevando a cabo los famosos ayunos épicos con la intención de oponerse a las regulaciones británicas. Fue encarcelado tres veces pero esto no lo detuvo para conseguir lo que siempre se propuso… La diferencia que marcó su éxito fue Tomar la iniciativa.
Así pues, la iniciativa consiste en hacer lo que es necesario hacer sin que no lo estén ordenando o insinúen, para alcanzarla es necesario un nivel superior de perfeccionamiento individual. Ella implica el impulso de adentrarse en un nuevo territorio, de explorar otras posibilidades, de hacer lo que todavía no se ha hecho o de hacerlo mejor. En otras palabras, es seguir la intuición de que se debe de actuar sin tardanza. También es la disposición a cambiar a tiempo, es decir comprender que es necesario cambiar, para que las cosas cambien. Produce, entonces, confianza en sí mismo, porque nos hace fijar nuestras propias normas; no hay nada que pueda ocupar el sitio de nuestra propia iniciativa.
"Si todos hiciéramos las cosas que somos capaces de hacer, nos asombraríamos literalmente a nosotros mismos" Tomas A Edison
LA ÉTICA
Es otra de las necesidades del individuo para alcanzar el Sentido de Pertenencia, esta parte de la filosofía trata de la moral y las obligaciones que tiene el hombre con la sociedad y en su entorno; es el conjunto de normas morales que rigen la conducta humana.
Fernando Savater, en su libro Ética Para Amador, dice que las cosas que nos convienen solemos llamarlas buenas y lo contrario malo. Aunque es un concepto relativo, por ejemplo: La mentira es mala, destruye la confianza, pero las personas en ocasiones la utilizan para sacar beneficios. Teniendo entonces dicho concepto una respuesta personal, diferente a las obtenidas en la ciencia, porque "nadie discute si las piedras deben caer hacia arriba o hacia abajo, caen hacia abajo y punto".
Las personas somos educadas con tradiciones, hábitos, formas de comportamiento. Enseñanzas que nos inculcan desde muy pequeños que hacen que seamos previsibles, como lo expone Savater, al narrar sobre Héctor, el guerrero de Troya, en su lucha contra Aquiles. Héctor tenia que luchar para preservar su honor, sus valores y costumbres, virtudes que le fueron enseñadas desde muy pequeño. De tal manera, no somos libres de elegir lo que nos pasa, porque él podría haber huido, somos libres para responder por lo que nos pasa: obedecer o rebelarnos, ser prudentes o temerarios, vengativos, resignados, etc.
Los hombres podemos inventar, elegir la forma de vida que queramos, tenemos la seguridad que podemos equivocarnos, y acertar para saber vivir, el arte de vivir, lo llamamos ética.
Las circunstancias nos ponen a elegir entre dos opciones que no hemos elegido, y con ellas adquirimos costumbres, que no son más que rutinas en el comportamiento. Cuando somos jóvenes decimos que las cosas las hacemos porque nuestros padres nos las ordenan, la rutina nos la impone, porque se acostumbra hacerlas. Es el obedecer por hábito. Allí no hay libertad.
Se es libre al poder decidir sí o no, a pesar de lo que digan las demás personas. Al juicio de esa libertad se le conoce como ética. Ella sirve para intentar mejorarse a uno mismo, no para estar corrigiendo al vecino, recordemos que los seres humanos somos diferentes. Es el arte de elegir lo que más nos conviene y vivir lo mejor posible; trata de considerar los intereses del otro, como si fuesen propios.
"La ética lo único que puede decirte, es que busques y pienses por ti mismo en libertad sin trampas, responsablemente, ni yo, ni nadie, tiene derecho a llevarte en hombros" Fernando Savater, "Ética Para Amador"
Ahora bien, no hay humanidad sin aprendizaje cultural. Por esto, hablarle a alguien y escucharlo es empezar a darle un trato humano. Entonces, nos humanizamos uno del otro. De esta manera, podremos adquirir buenos hábitos, especialmente el respeto que nos debemos con todos; si se obra bien cada vez será más difícil obrar mal. Así pues, "No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti" -Principios fundamental de la ética-, "…todo lo que haga a otros te lo haces también a ti mismo" Erich Fromm, "Ética y Psicoanálisis"
Entender mejor a nuestros semejantes debe ponernos en el lugar del otro. Se trata de tener en cuenta sus derechos y, cuando falten, comprender sus razones, así estemos ante el peor de los hombres.
Aristóteles, en su libro Ética Nicomaquea, dice que cada cual juzga acertadamente de acuerdo a lo que conoce. Todo conocimiento y toda acción apuntan a un bien. El bien supremo es la salud y la riqueza. Así se alcanzará la felicidad, considerada como una vida dichosa y conducta recta. La felicidad es el fin de la vida, consiste en tener virtud, prudencia, sabiduría y prosperidad. Siendo el resultado, entonces, de los esfuerzos que se hagan en el crecimiento personal.
Lo justo, es así una virtud que inclina a las personas a dar lo que le pertenece a los demás. Se llama justo a todo lo que produce felicidad, a todo lo que se haga en pro del bien, como: no hablar mal de su vecino, obrar de buena fe, hacer las cosas como corresponde.
Sin embargo, la Justicia, para los teólogos, es un atributo de Dios, que permite la divina disposición por su perfección, omnipotencia, sabiduría, amor, para castigar las culpas de los hombres.
Vivimos en una sociedad que se acostumbró a pagar mal por mal, sin equidad. Entonces, es el momento de iniciar el cambio; según los expertos psicólogos desarrollistas, es necesario enseñar a los niños que las reglas y las leyes están hechas por los seres humanos y que por lo tanto son susceptibles de ser cuestionadas y modificadas. De tal manera, que el cambio es una posibilidad que se debe tener en cuenta ante los obstáculos.
Por ejemplo, el psicólogo suizo Jean Piaget realizó una encuesta en la que preguntó a niños de distintas edades porque no se puede mentir. Las respuestas las agrupó en tres categorías distintas por edades: Los menores de seis años respondieron que no se puede mentir porque los castigarían. Entre los seis y los ocho años, respondieron porque es malo. A partir de esta edad, porque la mentira perjudica el afecto y suprime la confianza mutua.
Así, infringir las normas implica en principio ser castigados, al pasar el tiempo el niño llega a una moral objetiva que le permite entender que la obediencia a las reglas y a las normas es positivo, pero puede ser cuestionado. El niño aprende normas como que no es correcto hablar con la boca llena, no lo hará en presencia de adultos, pero sí en presencia de otros niños. Por esto, debemos orientar a los niños, haciéndolos reflexionar sobre sus acciones, fomentándoles su sentido de responsabilidad, alentándolos a tomar sus propias decisiones, prestándoles atención, teniendo en cuenta su punto de vista, fortaleciendo su autoestima y creando un proceder ético, con Sentido de Pertenencia con las acciones que emprenda.
LA PIEDRA FANGOSA
Harvey William Vanegas B.
NOTAS DEL AUTOR

Después de haber escrito el ensayo el ser humano y su comportamiento, donde quise dar a conocer mi punto de vista en cuanto al comportamiento de las personas que nos rodean. Vi la necesidad de representar situaciones de la vida con historias, en donde la idea es aportar en la sensibilización de ellas, tocar los corazones por medio de historias o fábulas con el propósito de invitar a entrar a analizar más sobre las conductas que vemos en nuestro entorno, ya que se ha dicho que los seres humanos somos lo que pensamos y en ocasiones, nos da miedo enfrentarnos al cambio.
Porque no aceptamos que somos seres humanos que nos vivimos equivocando a diario. En ocasiones culpamos a los demás de las reacciones que tienen contra nosotros.
Escribí estas historias para invitarlos al cambio, ya que es bien sabido que las parábolas, fábulas, historias... nos invitan a pensar en una idea personal, independiente, de análisis y reflexión.
Si de algo sirve, estas historias como aporte en el auto aprendizaje lo presento a ustedes con el mayor de los gustos y con todo mí afecto. GRACIAS

Harvey William Vanegas B.
PARÁBOLAS
LA PIEDRA FANGOSA
En un jardín, se encontraba una piedra cubierta de fango, rodeada de varias piedras brillantes de todos los tamaños y colores. Estas se burlaban de ella, no la dejaban participar de las actividades, la rechazaban, porque era diferente a las demás, por donde quiera que esta iba, encontraba grupos de piedras reunidas, compartiendo, jugando, laborando...; la piedra quería hacer parte de estos grupos pero las otras no la aceptaban porque vivía siempre enlodada, sucia..., cada vez que hablaba salpicaba las otras piedras, o por donde caminaba dejaba rastro.
Tanta era la suciedad que dejaba a su paso, que a las demás piedra no les gustaba compartir con ella y hacían comentarios como:
¡Lo mejor es dejarla sola!
¡Es muy sucia!
¡No es como nosotras!
¡Vive amargada!
¡Es intolerante!
¡No es sociable!...
Cada vez que la piedra fangosa quería integrarse al grupo la rechazaban, se burlaban, la insultaban... entonces ésta arremetía contra las demás por que la aislaban. Sin embargo, así no era siempre, en ocasiones, trataba de convencer a las demás para formar su propio grupo, logrando persuadir, algunas veces, a unas cuantas piedras, que poco después al darse cuenta que tipo de piedra era lograban alejarse a tiempo.
Cuando llovía, la piedra fangosa se escondía porque le tenía miedo al agua, cuando escampaba y se formaba el lodo, aprovechaba para enlodarse más.
En una oportunidad, se le acerco una piedra que conformaba uno de los grupos, y conmovida por el trato que le estaban dando a la pierda fangosa, le sugirió a ésta que se bañara con agua limpia, para que las demás la aceptaran. Ella no quiso escuchar, y empezó a salpicar a quien se le había acercado con la intención de ser su amiga.
Era tanta su amargura, dolor, intolerancia e ira, que esta piedra se la pasaba la mayoría del día peleando y renegando de sus compañeras; nada la agradaba. Mas, cuando estaba sola, lloraba sin que nadie se diera cuenta.
Un día, se alejó tanto de su casa por estar peleando con otras, que no se percato que iba a llover; de pronto, en medio de sus disgustos, cayó a un hueco, del cual le era difícil salir por sí misma. Al verse en este apuro gritaba con desespero que le ayudaran, prometiendo cambiar sus actos.
Entonces, comenzó a llover y la piedra no tuvo tiempo ni espacio para resguardarse de la lluvia.
Tanta agua cayó que a la piedra fangosa se le empezó a caer el lodo y su color empezó a notarse.
Al salir el sol, las demás piedras salieron a ver que era esa luz que se reflejaba de aquel hueco, con la sorpresa que jamás habían visto una piedra tan hermosa, una de ellas pregunto ¿cómo te llamas? Esta contesta, mi nombre es Piedra de Rubí. Luego, exclamó: ¡Antes era la que llamaban Piedra Fangosa!

Las personas cuando tienen su corazón lleno de fango, por así decirlo, no alcanzan a darse cuenta que las demás de su entorno, notan la falta de brillo que hay en su interior.
Dejan de compartir lo bueno y se niegan a la felicidad de tener amigos y personas que lo amen.

Cuando dan el cambio, se dan cuenta del gran tesoro que estaban desperdiciando. No hay que esperar caer en un hueco para darse cuenta qué tan valioso eres como persona.
EL ÁRBOL DE LOS FRUTOS
Un día de verano, se encontraba dos árboles de manzanas, en el patio de una finca, uno era joven, y el otro viejo, ambos daban frutos apetitosos, pero las personas de esta finca, cuando querían comer de estos árboles preferían del árbol joven, porque su fruto era más llamativo, dejando perder el fruto del árbol más viejo. Por esto, el árbol joven se reía del árbol viejo diciendo: ¡Sus frutos ya a nadie le gustan porque no son nada atractivos!
Usted está tan viejo que se cansaron de recoger sus frutos, en cambio, vienen cuatro y cinco veces cada día a recoger mis frutos porque son más provocativos. Sus frutos se desperdician en el suelo y son alimento de los insectos; usted está tan viejo, que lo único para lo que sirve es para dar sombra y para que los niños jueguen con sus ramas.
Un día los dueños de la finca necesitaban recoger varias manzanas para venderlas en la plaza de mercado; con el fruto del árbol joven no alcanzaron a llenar los canastos, entonces tuvieron que completarlos con los frutos del árbol viejo para poder hacer la entrega.
Una semana después el dueño de la Plaza de Mercado le solicitó al propietario de la finca que le enviara cinco canastos de las manzanas más oscuras, porque las más llamativas eran muy insípidas en cambio las otras eran dulces y de buen sabor.
El de la plaza de mercado no pudo vender las manzanas más llamativas, que sus clientes estaban devolviendo, le dijo al dueño de la finca que no pagaría más estas manzanas y se las devolvería. Aquél no tuvo remedio, aceptó la devolución y perdió lo invertido en el negocio. Disponiéndose a corroborar lo informado por el comerciante.
Cuando el dueño de la finca fue a recoger las manzanas del árbol viejo para hacer la entrega probó el fruto de ambos árboles y noto que el fruto del árbol viejo era más dulce y de buena pulpa. En cambio el otro árbol más joven era de buen aspecto pero su pulpa era insípida y en ocasiones con sabor amargo.
El señor no tuvo otro remedio que talar el árbol más joven, que le había costado mucho dinero en mantenimiento y cuidado, éste árbol joven de buen aspecto, no le daba lo que en ese momento necesitaba, como buenos frutos.
Antes de que fuera talado este árbol joven, lloraba diciéndole al árbol más viejo que como hacia para dar buenos frutos y evitar que lo talaran, el árbol respondió: Querido joven, es tanto el abono malo que recibiste desde un principio que todas tus raíces y tronco están infectadas y no dejan endulzar tus frutos.

A los hijos como a las amistades hay que cultivarlas mucho para no perderlas. No hay que esperar que vengan otras personas y digan que sus frutos son de mala calidad porque no se abono bien desde un principio.

Hay que abonar muy bien, para recoger buenos frutos y no tener que recurrir a medidas extremas o perder una inversión a la cual se le ha dedicado mucho tiempo y cuidados.

EL BILLETE DE LOTERÍA
En una noche lluviosa y de tormentas, de esas que ponen a las personas a pensar y a reflexionar acerca de la vida, se encontraba un señor en su cuarto meditando, y preguntándose: ¿Cómo debo de hacer para tener más dinero?
Este señor, por lo regular, se vivía castigando a diario: que la vida lo tenía castigado porque siempre tenía que pasar necesidades y por este motivo no era feliz, él y su familia.
Pasaron las horas y el hombre logro dormir. Al día siguiente despertó, se fue a su trabajo como era su costumbre. Al caminar por la calle se encontró en el piso un billete de lotería que jugó la noche anterior, lo recogió, sin saber que era él numero ganador, siguió caminando rumbo a su trabajo y pensó por un momento: ¡Si yo me ganara la lotería haría maravillas con esta plata!
Cuando salió al descanso de quince minutos y notó que se encontraba un vendedor de lotería en el caspete, en medio de su anhelo por saber el resultado del billete que sé había encontrado corrió hacia donde se encontraba y le solicitó que le dijera los resultados del billete que tenía.
El lotero saca de su bolso los resultados de las loterías que habían jugado esa semana y verificó el resultado con el billete que le había pasado el señor. Entonces, al verificar los resultados, el lotero exclamó: ¡Se ha ganado la lotería, hermano! ¡Felicitaciones!
Fue tal el desconcierto del hombre que éste no sabia que hacer en ese momento, tartamudeaba, las manos le sudaban, le provocaba salir corriendo... Era tanta la alegría y los deseos de vivir mejor, que optó por renunciar a su trabajo. No sin antes decirle a su jefe, lo mucho que lo odiaba por la miseria de sueldo que le había pagado durante quince años, que llevaba en esa empresa.
Al día siguiente, se alista para ir a cobrar el premio de la lotería que había encontrado. Con tan mala suerte, que los comentarios de su suerte se extendieron por todo el barrio, poniendo sobreaviso a tres ladrones, los cuales se instalaron frente a la casa desde muy temprano. Esperando que saliera este afortunado, para asaltarlo y quitarle el billete.
En el atraco no pudo hacer nada y optó por rendirse a la presión de los asaltantes. Como si el billete no hubiera sido suficiente, los asaltantes le propinaron dos puñaladas en la espalda, dejándolo así por largo tiempo en cama, recuperándose de su riqueza momentánea.
Una vez que se recuperó, más pobre que antes, se preguntaba: ¿Qué debo hacer para tener otra vez mi trabajo?
Pensaba que era feliz y por codiciar más cosas, encontró la miseria.
Luego de varios días tomó la decisión, fue para la empresa donde había laborado por quince años, donde había conocido a su esposa; la misma que le pagara un sueldo con el que había comprado su casa, carro y había terminado de pagarle los estudios a sus hijos.
Llega a la empresa, donde había trabajado tantos años, con la vergüenza que se le notaba en el rostro.
Preguntó a la secretaria que si el jefe le podía atender.
Ella sabía que en el momento de su llegada debía dejarlo ingresar avisándole al jefe inmediatamente de su arribo.
Cuando el señor vio de nuevo al jefe quiso presentarle disculpas, decirle que su comportamiento de la última vez era erróneo. Pero el jefe no lo dejó terminar, lo interrumpió diciéndole: Mañana lo espero a la misma hora, en sus labores diarias como de costumbre -luego exclamo- ¡Nos hizo mucha falta! ¡Bienvenido!


Muchas veces no se alcanza a percibir la riqueza que se consigue con el trabajo honesto, pues éste a diario suple las necesidades que se presentan.
Se tiene la costumbre de desear más de lo que se puede manejar y por no tomar las medidas pertinentes se arriesga todo. En ocasiones no se valora a las personas que se consideran desagradables y son estas que nos enseñan que tan valiosas son.
EL MILAGRO
Un joven, muy rebelde, grosero con las personas que lo rodeaban y con sus propios hermanos, tenía un perrito de mascota, al que quería mucho. Que le acompañaba a todo lado y en todo momento.
Un día estaba jugando con sus amigos y no se percató en medio de su brusquedad, que lo caracterizaba, el daño que podría causar; arrojó al perrito contra el techo mientras se encontraba jugando con sus amigos, luego del golpe el perro lanza un gemido y cae. El niño alcanzó a cogerlo antes de que golpeara contra el suelo. Tanta era su angustia que lo mantuvo entre sus brazos y lo acostó en la cama.
Angustiado del daño que había hecho, lloraba inconsolablemente. Sus amigos no sabían que hacer en ese momento, unos se asustaron, otros acompañaron su llanto, porque pensaban que al perrito lo había matado aquel niño rebelde.
Entonces, el niño recordó que la mamá solía hacer sus oraciones a DIOS para que le socorriera en los momentos de angustia y necesidad.
De manera espontánea, hizo que sus amigos se cogieran de la mano y colocó al perrito en la cama. Suplicó, imploró, prometió, encomendándole a DIOS a su amigo, con lágrimas en los ojos, para que le diera la vida al perrito. Afirmaba que no quiso golpearlo a propósito.
Después de media hora, o mucho más tiempo, de estar suplicando en una oración interminable el animalito se levantó, saltando, ladrando y lamiendo la cara de aquel joven rebelde. Sus amigos acompañaban su alegría y no podían creer que DIOS los había escuchado.
Cuando se ama con el corazón como amaba este niño al perrito, DIOS ve con gracia estos sentimientos y siempre estará ahí en el momento que se le pida. No hay que esperar ocasionar un daño para darnos cuenta cuánta falta hace alguien, para aprender a valorar a todas las personas de nuestro entorno, como amigos, hermanos o padres.

ESTAS MUY VIEJO
Un hombre joven, recién salido de la universidad, donde terminó sus estudios en Administración ingresa a una prestigiosa empresa en la cual se desempeñara como Jefe de Personal.
Una de sus funciones al ingresar era mejorar la calidad de los empleados y el rendimiento laboral. Por política personal tenía la creencia que los empleados mayores de edad no rendían lo mismo que los jóvenes, así que su primera gestión fue despedir a varios empleados por la edad; consideraba que no eran personas con el rendimiento que necesitaba esta empresa.
Entre los empleados que despidió, se encontraba un hombre que llevaba veinte años laborando en la empresa, quien conocía muy bien el manejo de ésta. Cuando se le pasó la carta de despido, preguntó los motivos y comentó que durante los años de trabajo, nunca tuvo un llamado de atención, por el contrario, había recibido muchas felicitaciones; veinte veces, una por año…
El joven profesional observa al señor, con la mirada le recorre de arriba abajo. Luego, con una sonrisa exclama: ¡Entienda, usted ya es demasiado viejo!
Pasaron los años, el Presidente de la empresa convoca una Junta Directiva, donde el tema a tratar era el ascenso para el cargo de Gerente. Uno de los más opcionados era el joven que se desempeñaba en el Departamento de Personal. Mientras estuvo en la empresa siguió estudiando y se especializó en Economía. Las miradas de sus compañeros apuntaban hacía él, era el más preparado para desempeñar este cargo.
Cuando el presidente de la empresa hizo su entrada a la Sala de Juntas el Jefe de Personal se imaginaba en su nueva oficina gerenciando, haciendo cambios que desde hacia mucho tiempo venia pensando.
El presidente de inmediato nombra al nuevo Gerente. Un joven recién graduado en Administración de Empresas tuvo el honor del nombramiento. El Jefe de Personal había dedicado ya quince años a la empresa y se siente indignado de la elección. Le pregunta al presidente: ¿Por qué no se me da este ascenso a mí? Estoy más preparado que este joven, un profesional recién egresado.
El presidente lo escucha con atención y le responde diciendo: Es usted una persona muy valiosa para la empresa, el trabajo que hace es muy bueno, excelente, pero la persona que necesito que ocupe la gerencia, debe ser joven y ya esta muy viejo para este cargo.

En ocasiones, no se valora la experiencia de los adultos porque se cree que son demasiado viejas para que aporten algo. En ocasiones piensan en ellos como una carga. Sin pensar, por un momento, que las experiencias adquiridas con el transcurso de los años no se enseña en ninguna universidad por más prestigiosa que esta sea.
Se debe de aprovechar al máximo las personas mayores, porque son ellas quienes por su experiencia son personas sabias.

EL GAJO DE CEBOLLA
Un día mi madre me contó la historia de un señor que tenia un supermercado de granos y verduras. Era muy tacaño. Cada vez que pasaba por la tienda alguien solicitando comida, sin regalarle nada lo sacaba del local a empujones.
Un día se encontraba atendiendo a una de sus clientas, quien al ver lo que ocurría se conmovió y le llamó la atención al propietario.
El hombre contesta con arrogancia, argumentado que nadie le regalaba nada cuando iba a la plaza de mercado, por el contrario, debía pagar hasta la empacada de los alimentos que compraba.
Sin embargo, al ver que la señora no le comprendía, no aceptaba sus explicaciones, toma un gajo de cebolla podrida y se la da a la persona que le había solicitado ayuda.
Pasaron los años y el señor murió.
Cuando subió al cielo a rendir cuentas. DIOS le preguntó: ¿Recuerdas el gajo de cebolla que regalaste ese día a quien pidió tu ayuda?
El señor respondió: ¡sí!
DIOS dijo: ¡Bueno! Debes de colgarte de este gajo de cebolla si la cebolla te resiste vendrás conmigo; si no, ya sabrás tu destino.
En ocasiones damos a los demás lo que no nos sirve, en muchos casos, de mala manera, solo por salir de éstas, porque nos estorban o por aparentar ante los demás.
Muchas veces no alcanzan a imaginar el dolor, angustia y tristeza que se tiene al vivir con hambre, al no tener dinero para comprar un pan.
Cuando se comparte con alegría con el que lo necesita DIOS entra en ese momento en nuestro corazón y nos agrádese el gesto de amor que tuvo con este Hermano.
¡ALGUIEN ME AMA!
Estaba, cierto día, un niño abandonado en la calle desde muy pequeño por sus padres, buscando el sustento diario en los restaurantes y cafeterías del sector... Comía algunas veces de las sobras que se daban a los perros o de las basuras que esculcaba en busca de un trozo de pan o sobras de comida. Algunas veces, pasaba el día sin comer, los dueños de los establecimientos lo sacaban a empujones o le vertían agua caliente.
Dormía en cualquier acera cubierto por periódicos, siempre y cuando alguien se los regalara. Muchas veces debía salir corriendo de donde se encontraba durmiendo, porque llegaba una persona mayor y lo amenazaba diciéndole: ¡Si no se quita de ahí le pego! Argumentando que ese lugar le pertenecía.
Todos los días tenía que enfrentarse a una situación diaria y hacia la misma pregunta: ¿Por qué nadie me quiere?
Pasaron los días y el pequeño le hacia frente a la vida, debía soportar hambre, frío; cuando llovía trataba de resguardarse en alguna tienda pero siempre lo sacaban de ahí y terminaba empapado, hasta que el calor de su cuerpo secaba sus ropas con el transcurso de las horas. Enfermó de tanto frío y hambre que estaba soportando. La enfermedad lo obligó a buscar un espacio para recostarse. Por su cabeza pasaban muchas preguntas pero siempre le interesaba saber si alguien lo amaba.
Las personas que veían al pequeño, tirado, mojado, con frió y temblando, decían: ¡Pobre muchacho! ¡Qué hace ahí, váyase para su casa!
Otra persona, que venía en compañía de su esposa exclamó: ¡Se da cuenta mija que estos vergajos chinos prefieren la calle en ves de la casa!
El pequeño, en la medida que pasaba el tiempo, iba acabando sus energías, con lágrimas en el rostro seguía con la misma pregunta.
Sopló el viento y en medio de la basura que traía consigo llevó a su mano una hoja que decía: ¡DIOS TE AMA!
Tomó la hoja, la leyó. Se dio cuenta que su pregunta había obtenido una respuesta. Sonrió con su último aliento y murió.
¿TU, AMAS A TUS SEMEJANTES?
EL ANCIANO SABIO
Un anciano sabio se encontraba en el bosque y vio que venían tres hombres renegando entre sí de la vida que estaban viviendo.
El primero contaba con una familia acaudalada, reconocida por todo el pueblo, pero no conocía el amor. El segundo era muy simpático pero no poseía dinero. El tercero era muy feo, pobre y todas las personas del pueblo se burlaban de su aspecto físico.
Al escuchar el anciano sabio a los tres que comentaban sus tristezas, se acercó a ellos y dijo: Les obsequiaré un trago milagroso que los convertirá en personas felices.
Sin embargo, colocó como condición que debían poner de su parte para que surtiera efecto el trago.
Ellos, ansiosos del trago milagroso, preguntaron en coro: ¿Qué debemos hacer maestro? ¡Haremos lo que diga!
El anciano respondió con firmeza: ¡Lo deben de tomar en ayunas, antes de levantarse de la cama!. Deben dejar de renegar de sus vidas como lo han venido haciendo hasta el momento, de lo contrario, el trago que les acabo de dar los convertirá en personas feas, pobres y la gente no se reirá de ustedes porque serán repudiados.
Los hombres aceptaron la botella del trago milagroso, prometiéndole al anciano que seguirían las recomendaciones al pie de la letra.
A la mañana siguiente, el primer hombre bebió su trago y reflexionó acerca de las necesidades del pueblo y decidió ayudar a las personas que más lo necesitaban.
El segundo hombre bebió el trago como se lo había dicho aquel anciano y se preguntó: ¿Cómo puedo conseguir dinero? Entonces, tuvo la idea de participar en obras de teatro. Representó al galán de la escena, brindó alegría al pueblo y se hizo famoso con el tiempo.
El tercer hombre, que era muy feo y pobre, bebió el trago y pensó en cómo podría evitar que la gente se burlara de él sin que le afectara: Tomó la decisión de cambiar su forma de vestir. Sonreiría a las personas que se burlaban de él, con la intención de verlo enfadado y renegando.
Al ver las personas que a este hombre ya no le importaba las burlas, que siempre sonreía, decidieron cambiar de actitud hacía él y le ofrecieron trabajo.
Pasaron los días y el pueblo estaba contento con el resultado del cambio de estos hombres:
Aquél que tenia dinero, compartía con ellos; las personas más necesitadas podían alimentarse, educarse, asistir a las obras de teatro tan comunes ahora allí. Aquél hombre conoció a una joven muy hermosa y se enamoró.
Por otra parte, gracias al trabajo del segundo hombre, los habitantes del pueblo se recreaban viendo obras de teatro donde tenían un momento de esparcimiento y alegría. Aprendieron muchas cosas: el respeto, afecto, el bien de compartir, el amor, la tolerancia, y muchas más... Sobretodo, aprendieron a conocer los sentimientos de las personas que los rodeaban.
Al tiempo, cuando la botella del trago milagroso se estaba acabando, fueron los hombres hasta el bosque en donde se encontraba el anciano sabio, angustiados le dijeron: ¡Maestro, el líquido que nos diste se nos está acabando!
El anciano sabio los interrumpió en medio de tantas preguntas que le estaban haciendo en ese momento y les pregunto: ¿Cómo les está yendo?
Exclamaron en coro: ¡Muy bien!
El anciano respondió con una sonrisa: ¡Me alegro por sus alegrías!,
Luego los escuchó con atención, les dijo: No se preocupen, lo que bebieron es agua del río que pasa por el pueblo.


¿Tu, necesitas de un trago para cambiar algo en tu vida?


EL PAJARITO CARPINTERO QUE QUISO SER ÁGUILA
Un pajarito carpintero siempre añoraba ser como un águila. Mantenía triste, renegando de su especie. No se sentía bien siendo un pájaro carpintero, vivía siempre desafiando a la madre naturaleza y negándose a contribuir con las labores que se le había encomendado.
Su madre al ver estos comportamientos, le decía que no podría ser como esa águila que contemplaba a diario: Era un pájaro carpintero y tenía que estar orgulloso de ser lo que la madre naturaleza había hecho de él.
El animalito no obedecía a su madre, por mucho que ésta le hablara; la pasaba durmiendo, comiendo, no colaboraba en nada con su comunidad. Dedicaba la mayor parte del tiempo imitando el águila que veía volando por los cielos.
La madre naturaleza se compadeció al ver este comportamiento y decidió darle la oportunidad al pajarito, con la advertencia que si le concedía el deseo no podría cambiar su decisión.
El pajarito, en medio de su emoción por ser un águila, no escuchó la advertencia que le hacia la madre naturaleza y aceptó con alegría. Por fin cumplió su sueño y batió sus alas rumbo a las montañas.
Recorrió todo el valle hasta cuando estaba cansada, con hambre regresó a su casa a buscar comida y contarle a su madre que el deseo que tanto añoraba se le había hecho realidad. Entonces, notó que su madre emprendía la huida aterrorizada, en la medida que más se le acercaba, más nerviosa se ponía.
El águila no comprendía qué estaba sucediendo. Gritaba que no corriera, le decía: ¡Madre, soy yo! ¡No corras…, soy tu hijo!
Sin embargo, su madre había emprendido ya la huida.
El águila al verse sola, con hambre, no sabia qué hacer para alimentarse, dónde dormir y cómo vivir.
Levantó el vuelo para distraerse un poco y logro ver desde las nubes que el águila que siempre había observado atacaba a su madre y la había hecho su alimento.
A su sorpresa siguió la angustia. El águila ya no podía hacer nada por su madre y lloraba inconsolablemente. No entendía por qué le estaban sucediendo estas cosas.
Entonces, el águila que algún día fuera pájaro carpintero, gritaba y gritaba, llamando a la madre naturaleza: ¡Madre naturaleza, no quiero ser más un águila! ¡Ven por favor! ¡El águila mala se comió a mi mamá!
Seguía repitiendo, una y otra vez, estos llamados con lágrimas en el rostro.
Finalmente al ver esta pobre águila la madre naturaleza llega a su llamado. El animal, al verla se abalanzó a ella, suplicante: "No quiero ser más un águila, madre naturaleza"
Ella respondió con mucha tristeza en su corazón que ya no podía hacer nada, recordándole: ¡Te advertí que no podías cambiar tu decisión!
Tendrás que aprender a sobrevivir y adaptarte a la nueva vida que escogiste

En ocasiones las personas no se aceptan como son, viven inconformes de lo que tienen, manifestando siempre su inconformidad, bien sea por su color de piel, su estatura, aspecto físico, la forma de su cuerpo... sin imaginar que DIOS nos a creado de esta forma para que cumplamos con una función en este mundo.
Por otra parte, las personas muchas veces toman decisiones en la vida sin imaginar las consecuencias que a futuro estas traerán. Cuando se dan cuenta del error cometido, muchas veces es demasiado tarde y se reflexiona diciendo:
"Si pudiera devolver el tiempo..."

LA BELLEZA DE UNA ROSA
En un vivero se encontraban flores y rosas de todos los colores; entre ellas se encontraba una más hermosa que se distinguía entre las demás. Era tal su belleza, que todas las flores que había a su alrededor, la admiraban y le decían a diario lo hermosa y especial que era. Con el paso de los días ella empezó a cambiar; fueron tantos los elogios que recibía de sus amigas, que fue comportándose con las demás con antipatía, arrogancia, superioridad...
Al ver su comportamiento las demás rosas se fueron alejando.
Cierta mañana, la rosa hermosa notó que a su alrededor ya no se encontraban sus amigas, las que diario le decían lo bella que era.
Le preguntó a una flor que se encontraba muy cerca: ¿Sabes que pasó con mis amigas?
La flor respondió: ¡Sí! Tus amigas se alejaron porque ya no aguantaban más tu comportamiento.
Con el tiempo, fue tomando un color marchito. Dejo de ser la rosa más hermosa que todos en el vivero admiraban por su belleza, convirtiéndose en la rosa más fea y marchita que había en este vivero.

En ocasiones las personas no valoran las verdaderas amistades que tienen a su alrededor, porque se tiene la costumbre de esperar siempre halagos de los demás.
Son muy pocas las veces, que se corresponde a este hermoso sentimiento. Cuando nos damos cuenta que por nuestra arrogancia y antipatía hemos perdido una valiosa amistad nos preguntamos: ¿Qué pasó? ¿Qué hice?...
Aprendamos a valorar las personas de nuestro entorno, a no llenarnos de bellezas externas.
La belleza duradera se lleva en el interior.
EL POBRE ANCIANO
En una clínica geriátrica, un anciano llegó luego que su familia lo abandonó por ser tan malgeniado, o como ellos decían, por gruñón.
Este abuelo, era una carga a esta familia.
Al notar el anciano, que se le maltrataba, le gritaban, humillaban..., optó por irse de su casa sin comentarle a nadie lo que iba hacer.
Al notar su familia que el abuelo no estaba en su cuarto, exclamaron: ¡Ah!, ¿Dónde se pudo meter ahora este viejo?
Aunque ninguno quiso averiguar su paradero.
Pasado el tiempo, el hijo mayor que llevaba quince años sin ver a su padre, sin preguntar por él, porque estaba en otro país estudiando, terminando su especialización en medicina, tomó la decisión de regresar al país a dirigir uno de los mejores centros geriátricos.
A su regreso se entero de la suerte de su padre, que toda su vida había pagado sus estudios con el dinero de la pensión que recibía. Entonces, se puso en la tarea de buscarlo por cuanto centro geriátrico conocía, sin lograr dar con su paradero.
En cierta ocasión se presentó una urgencia en un Centro Geriátrico de un barrio de clase baja. Al director de la clínica geriátrica más reconocida de la ciudad, se le solicitó prestar sus servicios en ayuda de esta emergencia.
El doctor asistió al llamado, contra su voluntad, porque manifestaba que esas funciones no le competían, además, estaba muy ocupado porque aquel día debía asistir a la celebración del cumpleaños de uno de sus hijos.
Cuando el doctor llega al centro geriátrico empezó a atender a los abuelos a regañadientes, con tan mala suerte que uno de los pacientes, un anciano que por su edad y por el susto que tenía de la asistencia del médico defecó en sus pantalones.
Al percatarse del desagradable olor, por salir corriendo, se cayó y se rompió la cabeza.
El abuelo se quejaba mucho del dolor y lloraba inconsolablemente solicitando ayuda.
El doctor, airado por no poder asistir a la celebración del cumpleaños de su hijo, continuaba atendiendo a sus pacientes de manera no profesional. Más aún, cuando el anciano hediondo requería de atención. Lo hizo a un lado y no le prestó el cuidado que necesitaba.
Con el transcurso de las horas, el viejo se quejaba con menos frecuencia y terminó muriendo, sin que nadie lo notara.
Cuándo el doctor logró desocuparse toma la decisión de atender al viejo que desprendía un olor desagradable y comprobó que ya había muerto.
Sin dolor llamó a uno de sus colegas que trabajaba en el centro y le dijo: ¡Este anciano murió, no se puede hacer nada!
Su colega exclama: ¡Qué pesar, hubiera querido que mi padre hubiera sido como este abuelo!
El doctor, se queda mirándolo y pensando en su padre ausente por un momento, luego dijo: ¡Llenemos el informe!
Tomó las formas del informe por muerte y preguntó a su colega: ¿Nombre del occiso?
Él responde: Pedro Pablo Pérez Puertas
El médico que estaba diligenciando el informe dejo caer la tabla donde estaba apoyando las hojas, junto con el esfero, mientras su rostro empezó a adquirir un color amarillento; las piernas le temblaban como si se fuera a caer. El colega al ver lo que estaba pasando le pregunta: ¿Se siente bien, doctor?
Este, con lágrimas en el rostro dice: ¡si, si!
Su colega le dice: ¿Le afecto mucho la muerte de este pobre anciano?
El doctor se queda mirándolo y con llanto le responde: ¡Este pobre anciano era mi padre!

Cuántas veces se tiene a los seres queridos y no se valoran. En ocasiones, no se dan cuenta del gran esfuerzo que la familia hace para suplir las necesidades, en ves de retribuirlas cuando ellos lo necesitan son considerados como una carga. En muchos casos, cuando están viejos, los asilan en lugares como el rincón de la casa o en centros geriátricos, los cuales se suelen llamar, popularmente: "Centros Especiales Para Abuelitos"
Son ellos, los adultos mayores, quienes nos han aguantado, limpiado, suplido nuestras necesidades, curado nuestras heridas, pagado la educación..., se nos olvida en ocasiones que somos lo que somos gracias a estos ancianos.
SOY JUSTO
En una prestigiosa Empresa de Seguridad trabajaba el señor Fernando Fernández, desde hacía cerca de diez años, y una de sus funciones era llevar a la oficina del gerente las cintas de video que se grababan durante el día. Esta labor la hacia en ausencia del Jefe de Seguridad, porque éste se encontraba en vacaciones, en una ocasión, entró como de costumbre a la oficina del gerente, a dejar los videos y recoger los que ya habían sido revisados.
Cuando el gerente llegó a su oficina, notó que hacían falta veinte millones de pesos que tenía en uno de los cajones. El señor salió desesperado de la oficina preguntando a todos, luego grito: ¿Quién estuvo en mi oficina? ¡Gutiérrez!- ¿Quién entro a mi oficina?
El empleado respondió: Yo vi entrar al señor Fernández, a nadie más-
Lo vi sacar un morral con algo dentro. ¿Por qué doctor?
¿Qué paso?
El gerente contesta angustiado: ¡me robaron veinte millones del cajón de mi escritorio.
¡Uy..., eso tuvo que ser Fernández, Doctor!
¡Reúname al personal! -Exclamó el gerente.
Cuando estaban reunidos los empleados, el gerente dijo, ya se quien entró esta mañana a mi oficina y me saco del cajón del escritorio veinte millones de pesos. Ustedes saben que soy una persona muy justa, si pasa al frente esta persona y lo entrega, no voy a levantar cargos y no lo voy a despedir.
¡Le doy dos minutos para que se decida!
Pasaron los dos minutos y el culpable no salió al frente.
El gerente desesperado de un grito llamó al señor Fernández diciendo: ¡Fernández pase al frente, ladrón desagradecido!...
¡Queda despedido, sin derecho a liquidación ni prestaciones!
El señor Fernández dijo: ¡Doctor, déjeme explicarle!
El gerente dijo, sobresaltado: ¡No, no me explique nada, tuvo su oportunidad y la desaprovecho, pase por la oficina de personal!
Pasados algunos días, regresa el jefe de seguridad de sus vacaciones. Se entera de la situación con el señor Fernández. Se dirigió a la oficina del gerente y preguntó cómo había sucedido el robo. El gerente le comentó, lo que le había dicho el señor Gutiérrez, que le había dado la oportunidad de defenderse, y él no la quiso aceptar.
El jefe de seguridad, que le tenia mucha confianza a aquel gerente, le dice: ¡Hermano, vio el video del día del robo!
¿Recuerda que en su oficina instalamos unas cámaras?
El gerente, se queda pensando por un momento y dice: ¡no!
El jefe de seguridad se queda mirándolo y con un movimiento de su cabeza le hace saber la falta que cometió. Se levantó del puesto diciéndole: Ya vengo para que miremos el video.
En el momento que lo estaban observando, notaron que el señor Fernández dejaba el video del día anterior, recogía los videos ya revisados y salía de la oficina.
El gerente no entendía qué pasaba. Siguió rodando la película y observó que entraba su hijo mayor, se servía una copa de licor y husmeaba por toda la oficina, mientras deleitaba su trago. Vio a su hijo con unas llaves en la mano, intentando abrir los cajones del escritorio y luego observó como su hijo sacaba el dinero del cajón y salía de la oficina.
El Jefe de Seguridad mira al gerente y dice: ¡La embarró, hermano! ¿Qué hizo?
El gerente se mando las manos a la cara y suspiró profundamente. Exclamó con lágrimas en los ojos, airado por lo que había acabado de observar, diciendo: ¡No fui justo!

¿Cuántas veces se le niega a las personas la oportunidad de defenderse cuando son culpadas de algo?
En ocasiones, las personas no se dan cuenta que por no cerciorare primero de las acusaciones que se hagan a los demás se puede están maltratando a personas inocentes, valiosas...


DIOS ESTA SIEMPRE CONMIGO
Un hombre que provenía de una familia humilde le pedía a DIOS en sus oraciones que lo ayudara a salir adelante en la vida.
Tenía la idea de tener casa, carro, una familia amorosa, para alcanzar la felicidad.
Pasados los años el hombre logró ingresar a una prestigiosa empresa, donde pagaban un buen sueldo, comisiones, bonificación..., que superaban dos veces el salario básico. Además recibía un subsidio para vivienda y vehículo. Cada año le aumentaban su salario tres puntos por encima del aumento legal, incrementando aún más el ingreso.
Con el paso de los años el empleado ascendió a un cargo mejor, acompañando su ascenso con un aumento salarial.
Ya no tenía problemas económicos y había olvidado dar gracias a DIOS.
Sin embargo, un día se le presentó una calamidad y el hombre empezó a renegar de su suerte, a maltratar su esposa, sus hijos, a llegar todas las noches embriagado.
La esposa, le decía que cambiara de actitud, que pidiera a DIOS ayuda, que recordara que DIOS siempre escucha y nunca desampara.
El señor, enojado, decía: ¡DIOS nunca esta conmigo! ¿Para qué le pido algo si Él no escucha? ¡Tal vez no existe!
Su esposa vio que no cambiaba su comportamiento, al contrario éste empeoraba. Decidió abandonarlo, llevándose a sus hijos.
Al hombre se le empeoraron los problemas: Lo despidieron, le embargaron la casa, estrelló el carro, los amigos se alejaron, dormía en la calle, comía de basuras...
Al verse en esta situación tomó la decisión de cambiar. Fue a una iglesia a suplicarle a DIOS que le devolviera todo lo que le había quitado por su mala conducta y acciones; era tanta su fe y deseos de pedir perdón que DIOS se le presentó y le dijo: ¡No te he quitado nada, despierta tienes una pesadilla!

¿Tu, estas viviendo una pesadilla?
"DA SIEMPRE LO MEJOR"
En cierta ocasión, la Asociación Nacional De Estilistas Profesionales, queriendo galardonar el mejor Salón de Belleza por su calidad y atención al cliente les informó que el premio consistía en veinte millones de pesos para mejoras del establecimiento y un adicional para el estilista que brinde mejor atención al cliente, que consistía en un viaje de ocho días a las islas del caribe.
Pasaron los días y la atención en los establecimientos mejoraba.
En uno de ellos, un mes después, los empleados empezaron a brindar una calidad inferior.
Una tarde ingresó al Salón de Belleza un señor vestido con ropa deportiva, observó que a pesar de que los empleados estaban desocupados nadie lo atendía; se dirigió a la recepción, solicitando el servicio. La recepcionista le asignó a una de las estilistas que se encontraba dialogando. Ella le indicó con una seña el lugar en donde sentarse. Mientras que le colocaba la capa, le preguntaba: ¿Cómo desea el corte de cabello?.
Sin prestarle la menor atención al señor; procedió a hacer su trabajo. El señor, al notar que la señorita no seguía las indicaciones que le había dado, le preguntó: ¿Señorita, es su mejor atención?
Ella exclama: ¡Perdón!... Continúo con su trabajo.
Una vez terminado el corte de cabello, el cliente se dirigió en busca de la cajera y canceló el servicio.
Al día siguiente ingresa al establecimiento un señor elegantemente vestido. Las mismas personas que se encontraban el día anterior sentadas dialogando, corrieron inmediatamente a atenderlo. El señor se dirigió directamente a la recepción y solicitó hablar con el administrador.
Momentos después, salió a su encuentro la administradora y preguntó: ¿En qué le puedo colaborar?
Él respondió: Mi nombre es Pablo Pérez, ayer me hicieron un corte de cabello en este establecimiento y, como usted lo puede ver, el corte que me hicieron no está bien, es poco profesional. Una de las patillas me queda más larga que la otra.
La administradora al percatarse del error se disculpó por la atención que se le había brindado, y procedió a llamar a un estilista que había ingresado a trabajar con ella ese mismo día.
La administradora le encargó al joven un trato especial con el caballero.
Él procedió a atenderlo, preguntándole cómo prefería el corte.
El caballero le dijo que hiciera lo posible para corregir el corte que le habían hecho el día anterior.
El joven en la medida que iba cuadrando el corte le preguntaba sí estaba conforme o quería algún cambio.
Fue excelente su atención: Le sugirió una marca de champú especial y ciertos cuidados que debía tener para su cabello. También, un corte distinto al habitual, que fuera acorde con su perfil de ejecutivo.
Una vez terminado el trabajo, el caballero al comprobar la excelente atención del joven, sacó del bolsillo diez mil pesos y se los obsequió. A continuación, se dirigió a la administradora y le informó que ahora si estaba satisfecho con el servicio; también, le dijo: ¿Señora Jenny Lozano, ustedes estaban esperando la visita de un funcionario de la Asociación Nacional De Estilistas Profesionales?
Ella exclamó: ¿Sí, por qué?
Porque ese funcionario soy yo y, para su información, la visita fue realizada ayer…

Las personas tienen la costumbre de clasificar a los demás dependiendo de cómo vistan o de la impresión que se llegue a tener en el momento. Sin llegar a imaginar que este tipo de comportamiento puede estar renunciando a un gran premio.
Es el caso de las personas que nos rodean que cuando no las tratamos con la debida importancia y respeto que merecen, las perdemos.
Con el tiempo nos damos cuenta qué tan valiosas eran.
VIVIR EN ARMONÍA
Un joven ansioso de adquirir conocimiento y sabiduría, se internó en un monasterio con la intención de aprender este significado. Allí lo recibió el gran maestro, quien le pregunta al joven, la razón del por qué de su interés en este tipo de formación.
El joven responde: ¡Maestro, quiero saber que significa la armonía! El sentido de la vida.
El maestro al notar el interés del joven lo invita a seguir al monasterio, donde lo recibe con hospitalidad.
Al día siguiente, el joven comienza con la formación: La primera tarea encomendada fue llenar baldes con una medida exacta de agua. La segunda, era llenar sacos de arena con una medida exacta de peso. La tercera, fue organizar varias cajas por tamaños y formas.
El joven insatisfecho del monje, cansado de lo que hasta ahora había realizado, se encontraba decepcionado, porque esperaba encontrar el significado del sentido de la vida, la armonía, en libros, pergaminos y mucha meditación.
El alumno reclama a su maestro por qué, para qué, todas estas tareas.
El maestro al notar su comportamiento lo invitó a sentarse y le dijo: Viniste aquí en busca de conocimiento y es lo que has estado recibiendo desde un comienzo. Cada tarea elaborada por ti está llena de enseñanzas.
¿Cuáles –respondió el joven- si hasta ahora no he hecho más que llenar baldes con agua, sacos con arena y organizar cajas?
El maestro observa al joven que estaba decepcionado, malhumorado; lo que había venido a buscar no era lo que se encontraba realizando, a su parecer.
Entonces, le dice a aquel joven: ¡Aún no estas preparado para aprender el significado de la armonía y de la vida! La armonía hace parte de vivir en unión con la naturaleza y acoplarse con la misma. Ella es la unión del alma con el cuerpo, el modo de vivir en orden, en su fortuna o infortunio, con comodidades o incomodidades, viviendo el momento.
Él no entendió lo que el maestro explicaba y le dice: ¿Maestro, qué quiere decirme?
El maestro respondió: Joven, el alma y el cuerpo deben estar siempre juntos, toda labor que tu realizas con la naturaleza tiene un fin. La naturaleza nos surte de alimento y debes cuidar de ella. –Añade- Los baldes que llenaste con agua son para regar los cultivos. Los sacos con arena son para colocarlos a orillas del río para que no inunden los cultivos en el momento que llueva. Las cajas de diferente tamaño y forma son para guardar diferentes frutas y verduras por tamaño y peso. Con esta labor conseguimos dinero para poder compartir con otras personas y sirve de ayuda para nuestro sustento. Así, ayudas a nuestro monasterio, convives en armonía y aprendes el significado de la vida. Lastima que no lo hayas comprendido…

Las personas, en ocasiones creen que vivir en armonía es vivir sin esfuerzo, de igual manera, consideran que las cosas pequeñas son triviales, sin imaginar que todo lo que se aprende en la vida es muy importante.
La armonía con las personas y consigo mismo se lleva acabo desde el momento que se aprende el significado de la tolerancia y el respeto.
EL PORTERO
En una prestigiosa empresa, trabajaba una señora en el área administrativa.
A ella le gustaba pasar la mayoría de su tiempo laboral criticando y haciendo burlas de sus compañeros sin importarle qué cargo ocuparan. Se burlaba de la forma como dirigían sus superiores la empresa. No acataba los consejos que le hacían sus compañeros y familiares, donde le hacían saber que no le quedaba nada bien esa forma de comportarse. Además, ella era una persona que desempeñaba un cargo muy importante y las personas que la escuchaban se podrían hacer una imagen desagradable no sólo de ella sino de la empresa.
A las críticas la mujer respondía con enfado que le tenía sin cuidado lo que los demás pensaran de ella, extendiéndose con sus comentarios, dejando muy claro su punto de vista, en cuanto a las sugerencias o criticas por parte de sus compañeros y familiares.
Cierto día, el presidente de la empresa decidió dar un premio sorpresa al mejor empleado. Como no quería que fuera dado injustamente, convocó a unas elecciones donde participarían todos los empleados.
Así, transcurrida la votación, durante el conteo de los votos, una de las primeras personas que encabezaba la lista preliminar de ganadores era José, el portero, como solían llamarlo.
Los comentarios de parte de sus compañeros no tardaron, cuando conocieron que la persona que iba adelante en las elecciones era aquel portero. Algunos de parte del personal del área administrativa.
En la medida que iban sacando las papeletas, el Presidente de la empresa iba observando, escuchando los comentarios y burlas que hacían los demás empleados de José, el portero.
Una de los que más se burlaba era la señora que gustaba de criticar a los demás.
Cuando terminaron el conteo, fue tal la sorpresa de la mujer, al enterarse que la mayoría de los votos habían sido para José, el portero, que dejó saber su inconformidad. Discutía diciendo que no podía creer que un portero tuviera tantos adeptos. En cambio ella, que manejaba personal, a quien la mayoría de los empleados debía tratar a diario y a quien le debían muchos favores, tuviera tan pocos.
La señora preguntó a una persona que se encontraba a su lado: ¿Qué le vieron a ese portero para haberlo elegido?
La persona contestó: ¡El don de gente! José, es una persona que no se mete en la vida de los demás, no critica a sus semejantes, no vive quejándose de la vida, no reniega de sus compañeros ni de la empresa. Lo más importante siempre sonríe, saluda a las personas cuando ellas llegan a la empresa, llama a los demás por su nombre y cuando hace un favor no lo cobra.
El presidente al escuchar al empleado como calificaba al ganador y daba una buena referencia de él se sintió satisfecho de saber que había hecho una buena elección. Decidió comentar en qué consistía el premio: Un viaje al caribe durante ocho días para el ganador y su familia. Además decidió ascenderlo de cargo una vez llegara de disfrutar el premio que había sido ganador por ser un excelente empleado.
Las personas en ocasiones discriminan a los demás por su condición, no se dan cuenta que todas las personas son importantes en nuestras vidas.
Se tiene la creencia a recibir siempre porque en algún momento se sirve. Si sé esta en una posición superior se espera siempre el apoyo del subalterno.

UNA MISIÓN
Un hombre que contaba con mucho dinero, vivía angustiado por la mala condición de vida que notaba en la humanidad de bajos recursos. Se preguntaba siempre ¿para qué he venido a este mundo?, ¿Que misión tengo que realizar en la vida?, ¿Que querrá Dios de mí?. Eran muchas las preguntas que hacia este hombre. En medio de sus oraciones, le pedía a Dios que le mostrara el camino, que le enseñara como poder ayudar a tantas personas que necesitaban de él. Porque no soportaba saber que había muchas personas aguantando hambre, mientras que él se podía dar gusto comiendo lo que se le antojara. Eran tantas sus suplicas que Dios decidió mostrarle el camino.
Este hombre vivía rodeado de personas que le solicitaban favores a diario, las personas más allegadas le comentaban sus necesidades, por otra parte en la calle, veía como las personas esculcaban las basuras en busca de alimento, veía a señoras vendiendo dulces en la calle en estado de embarazo acompañada de sus hijos, niños pidiendo limosna, ancianos abandonados en las calles. Eran tantas las angustias que sentía en ese momento que optaba por huir a las suplicas y peticiones que le hacían este tipo de personas, y cuando decidía ayudarlos lo hacia de mala manera ya que siempre lo manifestaba a cuanta persona pudiera. En donde hacia comentarios que si no fuera por él no podían salir adelante en la vida, que ellos eran lo que eran gracias a él, y cada vez que este hombre ayudaba a las personas, este esperaba que se le dijera que él era una persona muy bondadosa y muchas cosas más.
Un día este hombre murió, los familiares, allegados, y personas que ayudo, lloraron su muerte; Porque con su muerte dejaba un gran vació y de paso una gran pregunta ¿quien nos ayudara ahora?. Este hombre subió al cielo y Dios se le hizo presente, y este pregunto ¿porque me llamaste a tu presencia señor? Dios le respondió ¡tu me pediste que te mostrara el camino y eso hice! ¡Ya llegaste al final! Este hombre pregunta a Dios ¿y como me fue? Dios le respondió te enseñe el camino, y siempre estuve a tu lado guiándote pero tu insistías en irte por otro lado, llegaste pero no entraste por la entrada que tengo preparada para las personas que vendrán conmigo.
Fue tal su sorpresa que este hombre, le pregunto a Dios ¿pero en donde estabas que nunca te vi? Dios le respondió, ¡siempre estuve a tu lado! Tocando tu corazón pero no me quisiste escuchar. En varias ocasiones me hice presente pero cuando te busque me rechazaste ¿pero como? Pregunto aquel hombre y Dios le dijo me presente como una señora embarazada, con tres niños y otro en camino, y tu me miraste de arriba abajo y dijiste eso es no tener nada que hacer. Luego dijiste Dios mío en donde estas. Y me presente en un niño, te pedí una moneda para un pan y tu me dijiste que no tenias plata para alcahuetear vicios, luego me dijiste que me fuera para la casa.
Luego dijiste, Dios mío dame una señal. Y me presente como un anciano en donde te dije que me ayudaras, que lo que hicieras por mí, Dios te lo iba a pagar y te sonreíste y me dijiste ¿cómo sabes que Dios me va a pagar lo que yo haga por ti?, Luego dijiste, ¡por algo estas como estas! Eso te paso por no pensar en tu vejes; Te fuiste, pero no me ayudaste. Ahora te digo te mostré el camino pero no lo recorriste.

Cuantas veces las personas se preguntan ¿cuál es mi misión? Pedimos a Dios que nos muestre el camino, pero cuando Dios nos enseña el camino, buscamos atajos.
Porque cuando vamos en menos de la mitad del recorrido ya estamos cansados y preguntamos ¿en donde estas Dios mío? Y no nos damos cuenta que el siempre esta a ahí guiándonos, orientándonos. Y enseñándonos que para llegar a él hay que tener bondad, humildad, amor.
PERFIL DEL AUTOR
El autor, Harvey William Vanegas Bocannegra, es una persona de origen humilde que con esfuerzo se ha capacitado. Aunque su educación sólo llegó a los primeros años de secundaria, se ha preocupado por trabajar para lograr adquirir el conocimiento que le liberaría de la ignorancia. Aquélla que ata a los seres humanos y los condiciona a cometer peores equivocaciones.
A pesar de las dificultades económicas que vivieron en su familia, lo que motivo que experimentará, a muy temprana edad, vida callejera; soportó, entonces, los embates de la sociedad que le llevaba irremediablemente hacia el precipicio, la pérdida total de los valores.
Sin embargo, experimentó la necesidad de cambiar; ya se habían cometido errores, tenía ante sí la posibilidad de permanecer en esa ruta y contribuir con su fracaso o enmendar su camino. Aunque esta segunda alternativa era más difícil. Fue su decisión emprender esta ruta.
Luego de muchos años de trabajo continúo, de observación constante, de lucha contra los hábitos, ha logrado sobreponerse de múltiples obstáculos comportamentales. Ha comprendido que la violencia no es la respuesta ante los conflictos y quiere, mediante este libro, transmitir, a quién desee escucharlo, el proceso que le ha permitido liberarse de dichas ataduras y ser mejor persona.
El camino ha sido arduo, es un compromiso que se adquiere con la vida, ser mejor. La meta es servir de ejemplo para quienes se identifiquen con sus dificultades en la vida, sencillamente decirles que es posible lograr cambiar, a pesar de lo arraigado de los sentimientos, de los hábitos y comportamientos.
Así mismo, William, hoy día, padre de cuatro hijos, con base en su experiencia, invita a sus lectores a superar los hábitos de crianza focalizados en el maltrato como instrumento educativo. Envía así, una propuesta necesaria para la convivencia pacífica: El camino para resolver conflictos es el diálogo y la tolerancia.
Entre sus metas se encontraba la producción de este libro, un espacio que invita a la reflexión, a comprender que los sentimientos son inspiradores de la acción, que existen previamente y son generadores del pensamiento. Hoy día es una realidad que pone a su consideración.

Carlos Alberto Rey Ardila